Inicio Comunidad

Tosia Malamud, Gran retratista escultórica

por - 13 Heshvan 5774 (oct 17, 2013)
Comentarios Visto Veces



Considerada como la máxima retratista escultórica del país. Su obra está expuesta en México, Estados Unidos, Canadá, España, Holanda, Inglaterra, Bulgaria e Israel.

De su vida personal destacamos que Tosia nació el 17 de marzo de 1923 en Vinnytsya, Ucrania, fue la menor de los dos hijos de Isaac Malamud y Liza Backal, quienes emigraron a México cuando ella tenía 4 años de edad. En el nuevo hogar, su padre estableció la primera imprenta en idish, donde se publicó el legendario libro: “Di Drai Vegn” (Los Tres Caminos) de los recordados poetas Itzjak Berliner, Yacov Glantz y Moishe Glikovsky.

Desde muy jovencita Tosia tenía el gusto por el dibujo y las artes manuales, ya en la secundaria tuvo la oportunidad de trabajar con el barro con el que modeló una figura, su profesor quedó sorprendido por la maestría que había revelado la futura escultora, de ahí fue que a los 17 años de edad, con la oposición de su familia, ingresó a la Escuela Nacional de Artes Plásticas de la UNAM, ya que no era propicio que una joven respetable se dedicara a las artes, además no era común que una mujer transitara por ese camino.

Tosia tuvo como profesores de dibujo a maestros de la talla de: Francisco Goitia, Luis Sahagún y Benjamín Coria entre otros, y a los escultores Fidias Elizondo, Arnulfo Domínguez, Ignacio Asúnsolo y Luis Ortiz Monasterio, este último les daba la total libertad a sus alumnos de crear lo que quisieran, sin embargo en sus primeros trabajos se notaba una influencia conservadora del Maestro Asúnsolo, de la cual se fue liberando hasta crear su propio estilo.

En 1943 finalizó la carrera de artes plásticas y un año después contrajo matrimonio con el Sr. Samuel Rubinstein, con el que procreó a sus hijos Ethel y Mauricio, lo que la mantuvo alejada del arte por algún tiempo, finalmente y aprovechando un tragaluz que había en el pasillo de su departamento, para no incomodar a sus vecinos, esperaba a que salieran, entonces sacaba sus materiales e implementos y se ponía a trabajar, hasta que en 1952 tuvo la oportunidad de tener su propio estudio formal que compartió con otro artista, así logró separar su vida familiar con la artística.

El año de 1954 fue para Tosia muy importante, debido a que tuvo varias exposiciones, tanto en el Salón de Plástica Mexicana del INBA como en la Galería Havre y en el Centro Deportivo Israelita, de las que el crítico de arte Jorge J. Crespo manifestó:

…es una joven dama que sale por primera vez a la palestra pública (…) con una buena muestra de su talento y entusiasmo en el campo de la escultura (…)

Ya se pueden advertir tendencias personales y de estilo que la distinguen de otros escultores de México. Lo que más destaca en sus esculturas es la acción, el movimiento; es decir Tosia no toma la expresión escultórica como arte inerte, estática, sino que sus preferencias y su talento la llevan a animar un aliento vivo y sugerente al menor tema.

Tosia participó en más de 40 exposiciones individuales y otras tantas colectivas, tanto en México, Estados Unidos, Europa e Israel, además a lo largo de su vida, recibió importantes premios e innumerables distinciones, por su magistral obra, la mayor parte de ella elaboradas en bronce y piedra, de las cuales 38 de ellas están expuestas en instituciones y lugares públicos en la República Mexicana y 14 en el extranjero.

En 1967, Tosia se divorció, pero en 1979 su vida dio un giro importante al contraer nuevamente matrimonio, esta vez con el reconocido escritor y periodista el Lic. Sergio Nudelstejer, ambos lograron complementar sus intereses, siempre se acompañaron, tanto él en las exposiciones de ella, como ella en las conferencias de él, inclusive ambos compartían el mismo estudio, él con su oficina y ella con su taller de escultura.

En 2007 fue presentada una exposición de Tosia, en el edificio del IMSS en el Paseo de la Reforma, el curador fue su propio hijo Mauricio, valga decir que el estudio que dejó parece un verdadero museo, y según su última voluntad es que la vasta obra que se encuentra ahí, debe ser donada para permanecer en un solo lugar, la cual esperamos se vea cumplida.

Quienes tuvimos el privilegio de conocerla, jamás olvidaremos la sonrisa de esta artista excepcional que siempre irradiaba dinamismo y buen humor, y aunque ya no está con nosotros, su excelsa obra está y seguirá presente para la posteridad.

La Dirección y Consejo Editorial de "Diario Judío", no se hacen responsables de los contenidos de artículos firmados por autores, periodistas o sus seudónimos, a la vez que el autor de este artículo no se responsabiliza de los contenidos de las diferentes secciones de este sitio, ni de los criterios establecidos por su Dirección o Consejo Editorial.

También podría interesarte

2 COMENTARIOS

  1. Sr. Taifeld q bello traer a este Foro comunitario el recuerdo inmortal de nuestra Querida Tosía , como familiar de Ella quiero agradecerle su acertado reportaje y como Ud. menciona es un inmenso privilegio el haberla conocido y en el pleno de su Familia deseo expresarle con orgullo q fue una Magistral Matriarca su sonrisa inigualable, sus consejos tan asertados y su calor humano unieron siempre a nuestra Familia.

Deja un comentario