Ni siquiera atravesar una de las peores pesadillas de la historia menguó sus ganas de vivir. Yisrael Kristal fue uno de los sobrevivientes del Holacausto y vivió hasta los 113 años, lo que lo convirtió en el hombre más longevo del mundo. Murió hoy, un mes antes de cumplir lo 114.

Kristal nació el 15 de septiembre de 1903 en la ciudad polaca de Zarnow, se trasladó luego a Lodz, y fue deportado al campo de exterminio de Auschwitz, donde perdió a su esposa y dos hijos. Cuando lo rescataron al fin de la Segunda Guerra Mundial pesaba apenas 37 kilos.

En 1950 se trasladó a Israel y rehizo su vida. Junto a su nueva esposa, abrió en Haifa una fábrica de dulces, la misma actividad a la que se dedicaba antes de que Polonia fuera invadida por los nazis. El año pasado, con cien años de atraso, celebró su bar mitzvah, la fiesta judía que marca el paso de la infancia a la vida adulta.

También en 2016 fue certificado como el hombre más viejo del mundo, luego de que falleciera el japonés Yasutaro Koide a los 112 años.

Kristal no creía que hubiera secretos para su longevidad. “Todos tienen su propio destino”.

“Todos tienen su propio destino, no hay secretos”, dijo acerca de su longevidad cuando recibió el reconocimiento.

Kristal nunca quiso hablar mucho sobre su experiencia en Auschwitz, aunque algunos años atrás confesó en una entrevista que “por cada día transcurrido allí se podrían escribir dos libros”.

3 Comentarios