Dos policías murieron y un tercero resultó herido esta mañana en un ataque en la Puerta de los Leones en la Ciudad Vieja de Jerusalem. Los tres atacantes murieron tras los disparos de la policía.

Tres terroristas árabes israelíes abrieron fuego contra las fuerzas policiales hoy por la mañana en la Puerta de los Leones en la Ciudad Vieja de Jerusalem, mataron a dos oficiales identificados como Ha’il Satawi y Kamil Shanan e hiriendo a un tercero. Los terroristas huyeron al Monte del Templo, donde fueron abatidos por la policía.

Los atacantes llegaron al Monte del Templo alrededor de las siete de la mañana (hora israelí) armados con dos rifles Carl Gustav y una pistola. Sin embargo, fueron advertidos por los oficiales de policía de Israel y comenzaron a disparar. El incidente es el segundo ataque en la Ciudad Vieja de Jerusalem desde el mes pasado y resultó con el cierre del Monte del Templo a los fieles musulmanes.

Los tres terroristas fueron identificados como ciudadanos árabes israelíes de Umm al-Fahm: Muhammad Ahmad Muhammad Jabarin, de 29 años; Muhammad Hamed Abed al-Atif Jabarin, de 19 años; y Muhammad Ahmad Mafdel Jabarin, de 19. Tres horas antes del ataque, dos de ellos publicaron una foto en Facebook con la Mezquita Al-Aqsa al fondo y escribieron: “La sonrisa será más hermosa mañana”, y una hora antes del ataque, uno de ellos escribió: “Gracias a Dios y suficiente”.

La policía está investigando cómo los asaltantes fueron capaces de obtener las armas, que incluían una pistola, dos rifles Carlo Gustav y un cuchillo, más allá de la estricta seguridad. El jefe de la policía de Jerusalem, Yoram Halevi, ordenó el Monte del Templo cerrado, evacuado y las oraciones del viernes canceladas.

Ha’il Satawi, de 30 años, de Maghar, estuvo en la Policía de Fronteras durante su servicio militar y en 2012 se alistó como oficial de patrulla en la Unidad de Montaje en el Templo de la Policía Fronteriza, donde sirvió hasta su muerte. Kamil Shanan, de 22 años, de Hurfeish, comenzó a servir como oficial de patrulla en la misma unidad hacía siete meses.

El primer ministro israelí, Benjamín Netanyahu, ordenó el cierre del Monte del Templo para el día por razones de seguridad y para asegurar que no haya más armas. La Oficina del Primer Ministro subrayó que “se mantendrá el statu quo”.

El ministro de Seguridad Pública israelí, Gilad Erdan, calificó el ataque como una “línea roja” que “requerirá examinar los arreglos de seguridad en el Monte del Templo y alrededor de él”.

La respuesta del embajador estadounidense en Israel, David Friedman, no tardó en llegar: “Asombrado y horrorizado por el despreciable ataque de hoy en Jerusalem. El terrorismo debe ser condenado por todos y derrotado. Oramos por las víctimas”.

La televisión de Hamás, Al Aksa, calificó el ataque como un “acto heroico”, pero Hamás aún no se ha responsabilizado de ello.

El ataque se produjo casi un mes después de que la oficial de policía fronteriza Hadas Malka, de 23 años, fuera apuñalada por un asaltante palestino junto a la puerta de Damasco de Jerusalem.