El Parlamento de la República Checa aprobó reconocer a Jerusalén como la capital de Israel en el Día de Jerusalén, que marca el 50 aniversario de la unificación de la ciudad bajo la soberanía israelí. Además, la República Checa decidió condenar a la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (UNESCO) por sus recientes resoluciones contra Israel.

Un total de 112 diputados de los 156 legisladores que conforman el Parlamento checo apoyaron en Praga la resolución. Los miembros del Parlamento instaron a su Gobierno a adoptar la resolución y a reconocer a Jerusalén como la capital de Israel, y a la apertura de negociaciones directas e incondicionales con los palestinos.

El Parlamento también condenó las recientes decisiones de la UNESCO de no reconocer los derechos de los judíos sobre Jerusalén e instó a su Gobierno a detener los pagos a la UNESCO, a la luz de la incitación contra Israel y la politización de la organización.

Tras la votación del Parlamento checo, un evento especial tuvo lugar en Praga en ovación del Día de Jerusalén, en la Catedral San Vito. En el evento que contó con la presencia del ministro checo de Cultura, Daniel Herman, participaron cientos de cristianos y judíos.

La decisión fue promovida por la Embajada Cristiana Internacional en Jerusalén, la organización cristiana sionista más grande del mundo, a través del director de su filial en la República Checa, Vladimir Kalos. En los últimos meses, Kalos promovió esfuerzos para que los parlamentarios aprobaran la ley.