“Tenemos diversas opiniones sobre el BDS. Pero los boicots son una táctica no violenta, legítima, que se utilizaron tanto en nuestro propio país como en todo el mundo”, afirmaron en una carta.

Más de 200 rabinos de los movimientos liberales del judaísmo estadounidense firmaron una carta en contra de la prohibición de viajar a Israel para los líderes del movimiento de Desinversión y Sanciones (BDS).

Los rabinos que firmaron la carta ayer respondieron a un incidente ocurrido el mes pasado, en el que el rabino Alissa Wise de “Voz Judía por la Paz”, que apoya el BDS, fue impedido de abordar un avión israelí que salía del aeropuerto Dulles en Washington DC.

Otras cuatro personas que viajaban a Israel como parte de una delegación interreligiosa (incluyendo a otros dos judíos, un cristiano y un musulmán) también fueron impedidas de abordar el vuelo a petición del gobierno israelí.

“Tenemos diversas opiniones sobre el BDS. A pesar de que muchos de nosotros tenemos diferencias sustanciales con Wise y otros colegas rabínicos que apoyan el movimiento BDS en algunas o todas sus formas, creemos que la decisión de prohibir a Wise visitar Israel es antidemocrática y profana nuestra visión de una comunidad judía diversa que tiene múltiples perspectivas”, afirma la carta, firmada por 212 rabinos.

“Los boicots son una táctica no violenta, legítima, que se utilizaron tanto en nuestro propio país como en todo el mundo para crear justicia para las comunidades marginadas y oprimidas”, detalló la carta.

Los firmantes incluyeron al rabino Sharon Brous, de la congregación independiente de IKAR en Los Ángeles; el rabino Amy Eilberg de Los Altos, California; las primeras mujeres ordenadas por el movimiento conservador; y el rabino Jill Jacobs, director ejecutivo de T’ruah: El llamado rabínico por los derechos humanos.

En marzo, la Knesset (parlamento israelí) enmendó la Ley de Entrada para evitar que a los líderes del movimiento BDS se les permitiera entrar en Israel. La enmienda se aplica a las organizaciones, así como al liderazgo y a los activistas mayores de esos grupos, que toman medidas consistentes y significativas contra Israel a través del BDS.