El candidato presidencial republicano de Estados Unidos, Donald Trump, dijo anoche que si es electo presidente sería “neutral” en el conflicto israelí palestino. Tras ser consultado sobre el tema por un votante en un evento en Charleston, Carolina del Sur, el político dijo que “le daría una oportunidad” y que sería “probablemente el acuerdo más difícil de hacer”.

Pero cuando fue presionado por el anfitrión Joe Scarborough acerca de si la culpa de no llegar a un tratado era de los israelíes o de los palestinos, Trump se negó a tomar partido. “No quiero entrar en eso porque si gano no quiero estar en una posición en la que no quieran que esté involucrado. Soy un hombre neutral. Muchas personas se han prendido fuego tratando de alcanzar un acuerdo. Entonces no quiero decir de quién es la culpa. No creo que ayude”, remarcó.

El candidato también expresó escepticismo sobre la posibilidad de alcanzar una solución de dos estados, dadas las condiciones del conflicto y la necesidad de que haya cualquier tipo de acuerdo sustentable en el tiempo. “Es posible pero no se puede lograr, porque no se olviden de que tiene que durar. ¿Hacer la paz allí? Probablemente sea el acuerdo más difícil, pero voy a intentarlo”.

A pesar de que no se le preguntó directamente sobre cuáles considera que son los obstáculos más sustanciales que se paran en el camino de un acuerdo de paz, él sugirió que la creciente hostilidad entre ambos pueblos estaba contribuyendo al estancamiento actual, algo que consideró la raíz del conflicto, informó el medio israelí The Times of Israel.

“Muchas personas dicen que no se puede lograr un acuerdo, y eso está bien. A veces no se puede hacer un tratado. Hay un lado en particular que crece y aprende que el otro lado es el peor. El otro día estuve con un israelí muy prominente y él me dijo que es imposible porque el otro lado ha sido entrenado de niño a odiar al Estado Judío”, resaltó.