¡Ah las ocurrencias de López Obrador en campaña! A la pésima idea de cancelar la construcción del Nuevo Aeropuerto Internacional de la Ciudad de México, que implicaría hundir miles de millones de dólares en costos, y la payasada de descentralizar el gobierno federal de la capital, ahora súmese la posible amnistía de la delincuencia organizada en México. En ningún lado del programa de gobierno que presentó el 20 de noviembre se menciona esta medida en el tema de cómo resolver la inseguridad en el país. ¿Así piensa gobernar si gana las elecciones? ¿No importa lo que digan los expertos, sino lo que se le ocurra, a bote pronto, en la plaza pública? ¿Para qué presentar ideas de lo que piensa hacer, en un acto con bombo y platillo en el Auditorio Nacional, si luego lanza propuestas “geniales” en entrevistas banqueteras?

Mucho se ha hablado en los países productores y distribuidores de drogas de la posibilidad de negociar con los cárteles. A cambio de que dejen de asesinar, secuestrar, violar y extorsionar, el gobierno les permite seguir traficando y los perdona por sus “pecadillos” del pasado. La idea suena bien. Lástima que es imposible de implementar por una razón: Los cárteles no son caballeros ingleses que respeten los acuerdos. A lo mejor algunos son lo suficientemente racionales para cumplir con lo pactado, pero siempre habrá otros dispuestos a seguir violando el Estado de derecho con tal de lucrar.

El 16 de mayo de 2013, recién había tomado posesión el gobierno de Peña Nieto, Stratfor, empresa especializada en servicios de inteligencia y espionaje, publicó un reporte titulado “Entendiendo la estrategia de Peña Nieto con los cárteles”, firmado por Scott Stewart. El vicepresidente de análisis de Stratfor recordaba otro informe escrito por él en junio de 2011, en el que se mostraba escéptico de la posibilidad de que el PRI, si regresaba al poder, negociara con los cárteles del narcotráfico, tal y como se rumoraba entonces: “Mucho ha cambiado en México desde 2000, y la nueva realidad en México significa que sería imposible que la administración de Peña Nieto llegara a algún tipo de acuerdo con los cárteles, incluso si tratara”.

Stewart argumentaba que, a pesar de la detención en abril de 2013 de Inés Coronel Barreras, suegro de El Chapo Guzmán, algunos estadunidenses seguían teniendo dudas de la manera en que el gobierno de Peña estaba tratando el tema de los cárteles del narcotráfico. El analista, que había entrevistado a funcionarios en ambos lados de la frontera, afirmaba que no había nada que temer: La postura mexicana no parecía haber cambiado drásticamente como algunos temían. “Habrá algunos ajustes en ambos lados de la frontera mientras se llevan a cabo algunos cambios organizativos en México, pero esto no significa que la cooperación bilateral EU-México declinará en el largo plazo”.

El informe mencionaba los cambios que se habían podido percibir entre las estrategias de Calderón y de Peña Nieto. El actual Presidente, a diferencia de su antecesor, le había dejado el tema de los cárteles a su secretario de Gobernación. Peña nunca quiso involucrarse directamente en el problema de la lucha contra los cárteles. Le bajó el perfil a este tema para concentrarse en otros asuntos importantes, como las reformas Educativa, Financiera y Energética.

Así llegamos al día de hoy, en que la violencia está en su peor punto desde hace 20 años. Dos gobiernos seguidos que han fracasado en el tema. Dos gobiernos que no lograron construir las instituciones gubernamentales para combatir a la delincuencia y pacificar al país.

Y ahora, en lugar de hablar del “aburrido” tema de cómo fortalecer las policías, los fiscales, los jueces y las cárceles, López Obrador nos formula una receta mágica: la amnistía, eso sí, consultado y respetando la opinión de las víctimas. Es una tontería. Con estos muchachos (que son, como bien dice Jorge Fernández Menéndez, las verdaderas mafias) no se puede ni negociar ni perdonarlos. No son guerrilleros buscando la justicia social. Son individuos sanguinarios que utilizan la violencia para ganar dinero. Lo de la posible amnistía de López Obrador es una ocurrencia más de un político obsesionado por el poder. Alguien dispuesto a decir barbaridades para ser Presidente. Ojalá le pregunten pronto a Alfonso Romo, el empresario que dedicó meses enteros a elaborar un programa de gobierno de AMLO, qué piensa de esta “genial” idea.

                Twitter: @leozuckermann

No hay comentarios

Leave a Reply