Inicio Opinión Humor

Fabricantes de Sueños

Chistes “Moishes” y de los “Otros”… Poco Conocidos

por - 30 Tishri 5774 (oct 4, 2013)
0 Comentarios Visto 1903 Veces

Por primera vez “tomaré prestadas” letras anónimas de humor, poco difundidas. Ingenio para compartir.



A fin de terminar con la inútil pérdida de vidas inocentes: Árabes e Israelíes deciden dirimir sus diferencias de forma bien peculiar. Una lucha de perros.
Cada pueblo será representado por un ejemplar. El que gane la contienda: será considerado “triunfador” y acabará la lucha por siempre.
Los árabes hacen entrenar a un doberman seleccionado entre miles.

El día de la contienda, llegan primero los árabes con el feroz doberman, que no para de ladrar, gruñir y mostrar sus colmillos afilados.
Instantes después se presentan los israelíes con un insignificante perrito salchicha.
Los árabes se tiran al piso a reírse ante semejante “miniatura”.

Encierran a ambos canes en una habitación con ocho candados.
Se escuchan toda clase de ruidos, golpes, rugidos. Y por fin el silencio se escucha.

Abren la puerta. El perrito salchicha sale caminando muy orondo, ileso. El doberman, más muerto que vivo: ni levantarse puede.
Sorprendidos, los árabes increpan: “¡¿Cómo es posible que haya pasado esto?!”- y preguntan a los israelíes: “¡¿Ustedes tienen alguna idea de lo que gastamos en el entrenamiento de este perro?!” A lo cual los israelíes responden: “¿Y ustedes tienen idea lo que nos costó la cirugía plástica del cocodrilo?”

teloncito

-II-

Se encuentran Sara y Rebeca después de cuarenta años sin verse.
-¡Oy vey!…¡Qué alegría verte Rebeca! ¿Qué es de tu vida?
- Acá estamos. Vivas. ¿Y vos?
- Bien. Contáme: ¿Te casaste?
- No.
-¡¡¿No te casaste?!!
- No
-¡¡¡¿Y no tenés hijos?!!!
- No
- ¡¿No?! ¡¡¿Entonces?!!… ¡¡¡¿ Por quién sufrís?!!!

teloncito

-III-

Un equipo de astronautas de ambos sexos sale de “tour” por el espacio para ver si encuentra algún tipo de Vida más avanzada en pos de solucionar los graves problemas que nuestro planeta padece en este Siglo XXI.  Aburridos de transitar infinidad de  galaxias, por fin encuentran un planeta en el que hay “Vida”.
Los “seres”- de características similares a los terrestres- los reciben con educación y curiosidad.
Comienza entonces  un intercambio de información de todo tipo.
Al llegar al tema de la reproducción, los extraterrestres se interesan en el mecanismo usado para el mismo. Ellos los hacen a través de máquinas- que se ocupan de dicha tarea en forma integral, procesamiento de datos mediante. Todo sin la participación directa de ellos,  entregando “el producto terminado” según demanda.
Los astronautas les explican con total naturalidad que “las relaciones sexuales” son las que permiten el proceso reproductivo de la Especie Humana.
Los seres del planeta desconocido se miran entre sí, miran a los astronautas y preguntan curiosos: “¿Relaciones sexuales?” “¿Qué es eso?”
Los astronautas terráqueos quedan aún más sorprendidos ante el desconocimiento de tan avanzada civilización. Discurren entre sí, tratando de encontrar la forma de hacerles entender el procedimiento. Por fin deciden que la manera más efectiva- como toda explicación- es: ¡una demostración práctica!  Se ofrecen dos voluntarios- uno de cada sexo- y proceden.
Al finalizar el acto, los seres humanos se dirigen a los extraterrestres y les dicen: “Bien, ya han visto como nos reproducimos”
Los ET. preguntan entonces: “¿Y ahora, qué?”
-“Bueno, ahora hay que esperar nueve meses y un “bebé humano” nacerá.”
-“¿¡Nueve meses!?”- se sorprenden los interplanetarios, agregando por todo comentario: “¿Y si hay que esperar tanto?… ¡¿Para qué se apuraron tanto al final?!”

teloncito

-IV-

Un turista sudamericano pasea por una populosa ciudad alemana cuando decide buscar un ciber-café para enviar un mail a su familia. Por ello, decide acercarse a un señor alemán a fin de preguntarle dónde podría encontrar uno.
-“Señor- ¿Podría usted decirme dónde hay un locutorio para enviar un mail a mi país?”
“¡Clago qué sí!”- contesta el señor alemán.
Y comienza: Siga deguecho dos cuadgras. Después doble a la issquigda y encontgragá una  plaza que tiene un ombú de tgress metgros y cuagto de altuga. Luego doble a su deguecha y camine diess pasos, evite el semáfogo que vegá a su izquiegda y siga hasta el final de la calle. Ahí se detiene y entgre usstedd en el local de nombgre “ Kagtoffel mail Essen Sudamegicanen”.

-“Muchas gracias”- le contesta el turista agradecido, a lo cual el alemán le dice: “¡Qué muchas ggracias, ni muchas ggracias !” “¡¡¡¡GGEPITA LAS INSTGUCCIONES!!!!”

teloncito

-V-

Una vez llegó a una ciudad pequeña un circo ambulante. De puro pobre nomás: ¡Ni monos tenía! Pero ingenio al dueño, le sobraba.Sobre todo para sonsacarle dinero “extra”  al público.

- Caballeros presentes- el maestro de ceremonia, traje de polilla habló- al tiempo que sacudía una mitad de limón devaluado y seco a más no poder- “Convoco a cualquier hombre presente a que saque ¡una gota de jugo de este limón que tengo en mi mano!”
- Por  cada gota que logre sacar: Le daremos ¡¡Cien pesos!!
Un joven fornido alzó su mano desde la tercera fila de bancos de madera.
Pero por más fuerza que hizo: no pudo extraer ni una sola gotita de ese limón.
Otro hombre no tan joven- boxeador retirado- fue el siguiente candidato. ¡Tampoco tuvo éxito!
Y así desfilaron varios aspirantes a esos codiciados cien pesos.
De pronto un viejecito: chiquito, flaquito, se puso de pie.
-¿Señor?- el maestro de ceremonias no entendía nada.
- Yo voy a pasar un momentito,  por este asunto del limón
Una carcajada inundó la carpa toda.
Y el viejecito movió limón un poquito a derecha y otro poquito a izquierda y…¡salió gotita! Movió de costado y salió ¡otra gotita! Puso boca abajo limoncito y salió ¡otra gotita!
-¡Pare!- gritó maestro de ceremonias- ¡Nos va a arruinar! ¡Queremos saber cuál fue su actividad durante su vida!
-¿Yo?- respondió encogiéndose de hombros: “Cobrador de Impuestos, toda mi vida”.

teloncito final

La Dirección y Consejo Editorial de "Diario Judío", no se hacen responsables de los contenidos de artículos firmados por autores, periodistas o sus seudónimos, a la vez que el autor de este artículo no se responsabiliza de los contenidos de las diferentes secciones de este sitio, ni de los criterios establecidos por su Dirección o Consejo Editorial.

0 COMENTARIOS

Deja un comentario