Diario Judío México - Estamos acostumbrados año tras año a escuchar la historia de un hombre llamado Aman lo recordamos por ser malo y odiar a los judíos todos conocemos su final, pero nos vuelve a emocionar escuchar en la Meguila cuando Esther le dice al rey Ajashberosh que es Aman quien quiere hacerle daño y lo terminan colgando del árbol que el mismo mando hacer para ejecutar a Mordejay. Pero ¿qué legado nos deja la historia de Aman? Claro está que algo de lo que aprendemos es como en todas las historias de los enemigos del pueblo judío ellos ya no están y nosotros sí, ellos nos odiaron pero nosotros perduramos.

EL Rab Israel Ben Eliezer (Baal shem tob) decía sobre la halaja de quien lee la Meguila en el orden al revés no cumple con el precepto de leerla se refiere no solo a quien la lee en el orden contrario sino que también habla de él que cree que la meguila es únicamente una historia  para el pasado este también no cumple con el propósito del precepto de la lectura de la Meguila, es decir debe una persona identificarse con lo que lee en la Meguila y aprender los mensajes para el presente. Pero que mensaje podemos aprender en un mundo donde los reyes no tienen los poderes que tenía Ajashberosh, donde el puro criterio de un ministro Aman no influencia en las decisiones políticas más importantes, donde nos sentimos fortalecidos por el poder de las redes sociales más que por los gobiernos, (en un mundo que a pocos años de uno de los peores genocidios en contra de los judíos nos sentimos tranquilos y seguros de profesar libremente nuestro judaísmo).

Es indudable que hay muchos mensajes que nos puede enseñar la Meguila para nuestra época, pero acá me enfocare en uno de los temas que más han captado la atención del ser humano durante todos los tiempos “la felicidad” ya que no podemos pensar en el mes de Adar sin recordar lo que nuestros sabios dijeron “en cuanto empieza Adar aumentamos la alegría”, ¿qué es la alegría? ¿qué es la felicidad? ¿Acaso es lo mismo o son dos cosas diferentes?  Se han escrito cientos de libros al respecto, pero casi todos se enfocan en cómo ser feliz mas no en que es la felicidad y es ahí donde se complica el concepto y entra la ironía de que casi todos dedicamos la vida a intentar ser felices, pero no podemos describir con claridad ni ponernos de acuerdo que es la felicidad.

Pero como podríamos aprender de Aman que es la felicidad, para entenderlo veremos algunas ideas de que es la felicidad y como se encuentra. Epicuro uno de los filósofos más importantes de Grecia creía que la felicidad es la búsqueda de placer, divertirse y pasarla bien entran en el concepto del bien mayor que debemos buscar según los seguidores de este filosofo helenista, ¿será purim eso? ¿Por eso debemos tomar alcohol hasta no reconocer entre Mordejay y Aman? Personalmente no lo creo, cualquiera que ha vivido cerca de su judaísmo sabe y percibe que no es la filosofía judía, incluso la forma de llamar a una persona alejada del judaísmo es “apikoros” proveniente del nombre epicúreo que eran los seguidores de Epicuro, esto con el fin de demostrar que la antítesis del judaísmo es Epicuro.

Uno de los intelectuales más interesantes de la historia cuando se piensa en la felicidad es Arhtur Schopenhauer (el arte de ser feliz) un alemán famoso por ser un filósofo pesimista quien no creía que la felicidad existe, para él la felicidad es un mito que nos creamos para perseguir nuestros inalcanzables sueños para que cuando lleguen vemos que no son lo que queríamos y empecemos a buscar lo nuevo y darnos cuenta que como dice Eduardo Punset “la felicidad es la sala de espera de la felicidad”, para Schopenhauer si quieres ser feliz aprende a no querer  tantas cosas, tal vez no estemos de acuerdo a nosotros siempre nos han enseñado a perseguir nuestros sueños y sabemos lo grande que es soñar en grande!! Pero si, nuestros sabios nos dijeron “quien es el rico el que se conforma con lo que tiene” Aman el malvado fue un hombre que tuvo todo el éxito que cualquier político sueña, tenía todo el poder, la fuerza y riqueza que lo pudo haber hecho feliz pero el no supo valorar eso al contrario le dijo a su esposa “todo esto no vale para mí cuando veo a Mordejay que no se aposterna” Aman no supo la lección de Schopenhauer, lejos de conformarse y buscar la felicidad en lo que tenía intento alcanzar lo que no le tocaba por el puro hecho de querer  sentir más honor.

Por ultimo  Dan Gilbert director del laboratorio de psicología de Harvard entiende la felicidad como algo con lo que te tropiezas, puedes tener más momentos difíciles en la vida pero si tus momentos de “alegría” son más intensos y te marcan entonces eres una persona feliz, no es extraño que Purim el nombre representa a la problemática del pueblo en la época no de la solución y el éxito, Purim significa “sorteo” en representación al sorteo que hizo Aman para exterminar al pueblo, es difícil imaginar lo duro que fue el momento cuando los judíos de la época escucharon que se haría un sorteo para ver qué día  los mataran, la mayor parte  de la meguila es la parte difícil de la historia para los judíos pero es la alegría de la salvación y el acercamiento a dios la que al final es la parte más intensa y la que perdura y nos alegra para todas las generación así que Adar es el momento de aprender lo que no aprendió Aman a valorar lo que somos y tenemos  el momento de  intensificar y sentir la felicidad, Adar es el momento de vivir “el arte de ser feliz”.