El camino judío. Antonio Escudero Ríos conversa con el filólogo José Manuel Pedrosa



Este es el artículo 40 de 40 en la serie Dialogando sobre la Cuestión Judía

Antonio Escudero Ríos en exclusiva para Diario Judío México

Nunca se sabe
por qué ayer era tan pronto
y hoy ya es tan tarde
(Isabel Escudero)

El que ha plantado un árbol
no ha vivido inútilmente
(Dante)

Israel es siempre,
a través de los siglos, la derrota
de sus enemigos históricos
(Gabriel Muriel)

A Don Antonio Rivera, Josefa Ríos y Loli Rivera
in memoriam

AER Antonio Machado un poeta singularmente amado por mí, escribe: “Caminante no hay camino, se hace camino al andar”. Ligando esto con el destino errante del pueblo judío, con su constante peregrinación en busca de una tierra en la que asentarse, yo le preguntaría si no le parece contradictorio si un pueblo tan “definido” como el judío se haya constituido sobre caminos hechos al andar, sin fin ni meta precisa, salvo su asentamiento en Israel. 

José Manuel Pedrosa: Yo creo que la necesidad de construir, generación a generación, ese camino, ha podido llegar a convertirse en una seña de identidad y en un motor de unidad y de integración del pueblo judío. No hay por qué identificar el nomadismo (en el caso judío forzado, discontinuo y relativamente transitorio) y la degradación social de un pueblo con la absoluta eliminación de sus señas de identidad cultural. Los pueblos nómadas pueden contar con señas de identidad y con vínculos culturales con otras ramas de su grupo muy resistentes y profundos. Las pequeñas bandas de nómadas aborígenes que encontraron los europeos a su llegada a Australia tenían culturas extraordinariamente complejas, y con vínculos entre sí tan ricos e interesantes como para llamar muy poderosamente la atención de los más grandes antropólogos occidentales. Puede decirse que el nomadismo puede actuar muchas veces incluso como refuerzo de la identidad cultural patrimonial. Por otro lado, yo creo que esta condición nómada fue asumida culturalmente desde muy pronto por el pueblo judío. Permítame que le recuerde un párrafo del gran folklorista judío Haim Schwarzbaum: “Según diversos sabios del Talmud de Babilonia (Rosh-Ha-Shanah 16b), el traslado de lugar puede efectivamente ser causa de la superación de su destino adverso y favorecer la fortuna individual. El Talmud remite al episodio del Génesis XII:1 en que el Señor ordenó a Abraham: “Vete de tu país y de tu linaje… hacia la tierra que yo te mostraré”. Tan pronto como Abraham abandonó su país, el Señor le prometió fundar sobre él una gran nación, le bendijo y ensalzó su nombre. En el Talmud de Jerusalén (Shabbath VI, fol. 8b), Rabbí Yohanan advertía a un hombre que se ocupaba en la confección de dulces, y que se quejaba de su destino adverso y de los escasos rendimientos de su negocio, que cambiase de lugar, añadiendo que a veces un cambio de nombre era eficaz, y que en otros casos un cambio de lugar era también deseable. Según otra afirmación del Talmud de Babilonia (Baba Mezia 75b), cualquiera que sufriese miseria y hambre en alguna ciudad y no la cambiase por otra, no podría culpar a nadie sino a sí mismo. En el Zohar (I187a), se ponía énfasis sobre lo mismo: “Aquél que no haya alcanzado el éxito en cierto lugar, deberá ir a otro lugar donde su fortuna mejorará” . En el Zohar (II38b) se nos habla de un rabino llamado Hisda que vivía entre los capadocios y sufría gran pobreza y graves enfermedades. Cuando abandonó aquellas tierras y se fue a Séforis, todo le empezó a ir bien. El Sepher Hassidim proclama también la importancia de cambiar de lugar. Todo esto nos muestra que, desde poco después de la destrucción de Jerusalén en época romana, la forzada diáspora de los judíos fue asumida por muchos de ellos como una vía de superación individual y colectiva, con una estación de tránsito hacia un destino mejor que acabó plenamente integrada dentro de su paisaje ideológico y cultural.

Más Artículos en esta Serie

<< El camino judío. Antonio Escudero Ríos dialoga con el filósofo Carlos Díaz
La Dirección y Consejo Editorial de "Diario Judío México", no se hacen responsables de los contenidos de artículos firmados por autores, periodistas o sus seudónimos, a la vez que el autor de este artículo no se responsabiliza de los contenidos de las diferentes secciones de este sitio, ni de los criterios establecidos por su Dirección o Consejo Editorial.

0 COMENTARIOS

Deja un comentario

Acerca del Autor

Nació en 1944 en Quintana de la Serena, Badajoz. Hizo las carreras de Filosofía y Publicidad en Madrid en donde reside desde 1960. Es editor literario e investigador de Judaica. Ha realizado ediciones facsimilares de la Guía de los Perplejos, el Cuzarí y de la obra de Isaac Cardoso. Dirigió las Jornadas Extremeñas de Estudios Judaicos en Hervás, en 1995, con Haim Beinart. Fue Director de las Actas del mencionado Congreso, publicadas en 1996. Colaborador en las revistas judías Raíces, Los Muestros, Maguem y Foro de la vida judía en el mundo, entre otras publicaciones. Creador, junto a otros entusiastas, de la Orden Nueva de Toledo, Fraternidad dedicada a la defensa plural de Israel y el Líbano cristiano, así como combatir el antisemitismo. Ha plantado miles de árboles, y construido, con Don Jaime Botella Pradillo, un jardín dedicado a los Justos de las Naciones en Las Navas del Marqués, en tierras de Castilla.

orden-toledo