El 3 de noviembre de 1992, tres diplomáticos israelíes abordaron un avión desde Pyongyang a Tokio. Después de haber participado en la primera misión diplomática del Estado judío a Corea del Norte, se dirigían a casa con la esperanza de que las dos naciones podrían revertir su amarga enemistad de décadas y embarcarse en una nueva era de cooperación fructífera. Soñaron con establecer una misión israelí en Pyongyang y persuadir al régimen aislado para que dejara de vender armas a los enemigos de Israel en el Oriente Medio.

Pero cuando se dirigieron hacia el asiento, vieron al subdirector del Mossad, Ephraim Halevy, y supieron de inmediatamente que su misión estaba en problemas.

“Yo dije «Shalom, shalom», pero eso es todo. No hablé con él”, recordó Abraham Setton, que era asistente del director general adjunto del Ministerio de Relaciones Exteriores en ese momento. “Tan pronto como lo vi allí, entendí lo que estaba pasando. Conocí sus trucos”.

La participación de la agencia de espionaje, dijo Setton a The Times os Israel esta semana, significó que el Ministerio de Relaciones Exteriores estaba fuera de la carrera. Con el Mossad implicado, nada tangible vendría del proyecto de los diplomáticos para acercar a Jerusalém y Pyongyang.

Y así lo demostró. El intento poco conocido de Israel de llegar a Corea del Norte fue interrumpido por el entonces primer ministro Yitzhak Rabin a principios de 1993, presumiblemente debido a la presión estadounidense. Resultó ser un área más de desacuerdo entre las potencias laboristas Rabin y Shimon Peres. Y 25 años más tarde, mientras Corea del Norte amenaza a Occidente con la devastación nuclear , la curiosa historia de dos instituciones gubernamentales israelíes que apuntaban a un régimen hostil -y con el Mossad supuestamente saboteando los esfuerzos del Ministerio de Relaciones Exteriores- sigue ofendiendo a muchos de los que estaban involucrado.

Los partidarios de las actividades de extensión creen que Israel podría haber forjado lazos con Corea del Norte y haber cambiado la historia. Sus detractores rechazan tal noción, con un antiguo diplomático del ex canciller calificando el esfuerzo de “uno de los episodios más feos de la historia israelí”.

Incluso dentro de la propia Cancillería hay desacuerdo: algunos sostienen que se perdió una oportunidad histórica para convertir a Corea del Norte en una fuerza benigna con fuertes vínculos económicos con Israel; Otros consideran el esfuerzo delirante y tonto.

El desfile militar norcoreano Pyongyang el 15 de abril de 2017. (Moshe Shai / Flash90)
El desfile militar norcoreano Pyongyang el 15 de abril de 2017. (Moshe Shai / Flash90)

Mientras Israel reconocía la China comunista en 1950, nunca estableció relaciones con Corea del Norte. Durante décadas, las relaciones con Pyongyang -que proporcionaron a Libia, Irán, Siria y otros países de la región avanzada tecnología de misiles- permanecieron extremadamente hostiles hasta principios de los años noventa. En ese momento, Corea del Norte estaba sufriendo una grave crisis económica y su fundador y presidente, Kim Il-sung, había caído enfermo. Parte de la dirección en Pyongyang parecía estar lista para considerar abrir el país a Occidente.

En septiembre de 1992, Eytan Bentsur, subdirector general del Ministerio de Relaciones Exteriores, estableció una conexión a través de conocidos mutuos con un empresario norcoreano que propuso un acuerdo: Israel compraría una mina de oro en Corea del Norte a cambio de congelar Pyongyang o limitar sus acuerdos de armas con Irán.

“Ellos vinieron a mí con esta idea, la cual luego llevé al [entonces ministro de Exteriores Shimon] Peres”, recordó Bentsur esta semana. “Le dije que, aquí hay una oportunidad, y Peres dijo, «Adelante»”. Una de sus condiciones fue mantenerlo enteramente en secreto, no informar ni siquiera al jefe del departamento de Asia del Ministerio de Relaciones Exteriores al respecto.

El 1 de noviembre de 1992, cinco diplomáticos israelíes – Bentsur, Setton, la diplomática situada en Pekín Ruth Cahanoff y dos geólogos – volaron a Pyongyang para explorar la posibilidad de cooperar con el régimen. El Ministerio de Relaciones Exteriores había informado al Mossad de la misión, ya que la agencia de espionaje es tradicionalmente responsable de las relaciones con los países con los que Israel no tiene relaciones diplomáticas.

El ex jefe del Mossad Efraim Halevy (foto: CC BY-SA Eli Itkin / Wikimedia Commons)
El ex jefe del Mossad Efraim Halevy (foto: CC BY-SA Eli Itkin / Wikimedia Commons)

“Compartimos toda la información con Halevy y no escatimamos detalles”, recordó Setton en un artículo de 2007. “Halevy, por su parte, no planteó objeciones durante toda la reunión. Sin embargo, en nuestro esfuerzo por adherirnos al protocolo, fuimos ingenuos al pensar que podríamos cooperar con el Mossad”.

Tanto Bentsur como Setton, en entrevistas separadas con The Times os Israel el miércoles, recordaron haber recibido una acogida amistosa en Pyongyang. La delegación israelí permaneció varios días en la casa de invitados oficial del régimen, dijo Bentsur.

“Fuimos trasladados por el helicóptero del líder [Kim Il-sung] y nos reunimos con su diputado. Fuimos acompañados por un general de alto rango del ejército norcoreano durante toda nuestra visita, y nos entretenían con un espectáculo enorme”. Se estableció una reunión con el yerno de Kim, que se encargaba de las exportaciones de armas del país Dijo Setton.

Lo que los diplomáticos israelíes no sabían en este momento es que no eran los únicos israelíes en Pyongyang.

“Al mismo tiempo, una segunda delegación israelí encabezada por Halevy también hizo una visita a la capital norcoreana”, según Aron Shai, experto en Asia oriental. “Halevy organizó la visita porque consideró el tema como «de peso»”. Irán tenía capacidad de lanzamiento de misiles, y si había la menor posibilidad de impedir la colaboración entre Corea del Norte e Irán en esta esfera, no podía faltar esa oportunidad… Los coreanos habían planteado la cuestión, por lo que Jerusalém se sintió obligado a tantear el terreno”.

No está claro aún hoy exactamente qué hicieron los representantes del Mossad en Corea del Norte, pero la delegación del Ministerio de Relaciones Exteriores fue llevada a la mina de oro Unsan, que se esperaba que Israel comprara o rehabilitara. Shai, profesor de Estudios de Asia Oriental en la Universidad de Tel Aviv, Escribió el año pasado en el Israel Journal of Foreign Affairs: “No existe documentación oficial israelí sobre las deliberaciones entre las dos delegaciones. Sin embargo, en general, se desprende que se discutieron acuerdos mutuamente beneficiosos”.

Bentsur y sus colegas estaban convencidos de que Corea del Norte estaba genuinamente abierta al acercamiento. De hecho, Bentsur todavía cree que este fue el caso.

“Esta fue una oportunidad histórica”, dijo el miércoles. ““Corea del Norte tenía un líder enfermo y había una atmósfera en el país en que la gente estaba preocupada por el día después. Querían la inversión occidental, buscaban una nueva forma de superar la dura crisis económica de la que estaban sufriendo. Entramos en este espacio”.

“El régimen estaba dispuesto a considerar permitir a Israel abrir una misión diplomática en Pyongyang y se habló de que Peres visitaría el país en algún momento”, añadió. “Shimon Peres, era un hombre de acción; vio la gran oportunidad y quiso explotarla”, dijo Bentsur.

“Los norcoreanos inicialmente querían hablar sobre todo de la cooperación económica; querían que Israel tratara de la mina de oro de Unsan y pensaran en invertir mil millones de dólares en el país”, dijo.

Bentsur sostiene que expusieron con claridad a Corea del Norte que Jerusalém no mejoraría significativamente las relaciones bilaterales mientras Pyongyang continuara vendiendo tecnología de misiles a los enemigos de Israel. “Por supuesto que no se ofrecieron voluntariamente a cesar sus acuerdos de armas”, dijo a The Times of Israel. “Pero planteé la cuestión una y otra vez, y rápidamente les quedó claro que sin quid pro quo (compensación) no podíamos avanzar”.

En las semanas que siguieron al viaje de noviembre de 1992, pareció a los encargados de formular políticas en Jerusalém que Corea del Norte podría estar dispuesta a aceptar las demandas de Israel, especialmente si Jerusalém ayudaba a Pyongyang a acercarse rápidamente a los Estados Unidos. Sin embargo, Halevy pronto llegó a la conclusión de que el régimen seguía vendiendo misiles a los enemigos de Israel, que era improbable un acuerdo y que era mejor poner fin a cualquier contacto.

En enero de 1993, Corea del Norte invitó a Shimon Peres y Bentsur a Pyongyang. Pero Rabin se negó a dejarlos ir, al parecer porque los EE.UU. y Corea del Sur se habían vuelto cada vez más incómodos con la ostensible distensión entre Israel y Corea del Norte. El propio primer ministro probablemente no creía en la capacidad de los norcoreanos de cumplir sus promesas. Bentsur protestó y continuó defendiendo una renovación de las conversaciones, pero fue rechazada.

“Parece que Halevy usó sus poderes de persuasión para convencer tanto a los estadounidenses como a Rabin de detener las negociaciones de inmediato”, escribió Setton en 2007. “Rabin ni siquiera se molestó en consultarnos, negándose incluso a vernos, y por lo tanto no tenía todos los detalles antes de tomar esta decisión”.

“El Mossad estaba detrás de la decisión de ponerle fin”, dijo Bentsur esta semana, acusando a la agencia de espionaje de haber saboteado activamente la iniciativa del Ministerio de Relaciones Exteriores simplemente porque desaprobaba que cualquier otra agencia y no ella misma tratara con Corea del Norte. “El Mossad presionó a la CIA para que presionara a [el entonces secretario de estado Warren] Christopher, y ese fue el final”.

Optando por no responder a las acusaciones formuladas contra el Mossad, Halevy recomendó el miércoles al Times of Israel su libro de memorias de 2006, “Man in the Shadows”, que dedica varias páginas a su misión en Corea del Norte.

Naturalmente, el Mossad guardó silencio sobre sus contactos con Corea de Pyongyang. Pero está bien documentado que la esperanza de Israel para un acercamiento con Corea del Norte también fue atacada dentro de la propia Cancillería.

“Fue un fiasco desde todo punto de vista”, dijo Moshe Yegar, que encabezó el departamento de Asia del ministerio en ese momento. “Ellos tenían gente volando a Corea del Norte – lo que no aporta gran honor al Estado de Israel”.

Yegar no había sido informado de los planes de la misión de Bentsur de volar a Pyongyang. De hecho, sólo se enteró del proyecto después de que se filtró a la prensa, dijo a The Times of Israel la semana pasada.

El Mossad no está obligado a informar al Ministerio de Relaciones Exteriores sobre sus actividades, dijo Yegar. Pero que su propio jefe no consultara con él antes de emprender una misión así condenó al proyecto desde el principio, acusó Yegar.

Bentsur dijo en respuesta que Peres le había ordenado mantener la iniciativa en secreto.

-Era tan secreto que entró en las páginas de Maariv -dijo Yegar en sorna-. “Yo estaba a cargo de Asia – me hicieron una maldita maniobra”, se lamentó.

Tratar de lograr que Corea del Norte abandonara sus lucrativos acuerdos de armas con Irán y el mundo árabe a cambio de estrechar lazos con Israel era totalmente irreal, y un experto en la región podría haberlo determinado desde el principio, dijo Yegar.

“Es idiota. Es un disparate de primer orden. Cuando tienes esa idea, tienes que consultar con la gente, no hacerlo en secreto, y luego vaciarlo a la prensa”, continuó. “Que Israel se haga amigo de Corea del Norte es tan absurdo, que cuando lo oí por primera vez, en el artículo de Maariv, me negué a creerlo”.

Explorar vías para evitar que los misiles entren en las manos equivocadas es loable, pero no había “absolutamente ninguna manera de que Israel hubiera podido lograr que Pyongyang cumpliera con ese objetivo”, dijo Yegar, ya que estos acuerdos eran “mil veces más valiosos para Corea del Norte que cualquier cosa que Israel podría ofrecerles”, dijo.

“Es uno de los episodios más feos de la historia de Israel. Afortunadamente, nada de eso resultó”.

De izquierda a derecha: el embajador de Israel en Corea del Sur, Asher Naim, el primer ministro Yitzhak Rabin y el presidente de Corea del Sur Kim Yung Sam en Seúl, diciembre de 1994 (Yaacov Sa'ar / GPO)
De izquierda a derecha: el embajador de Israel en Corea del Sur, Asher Naim, el primer ministro Yitzhak Rabin y el presidente de Corea del Sur Kim Yung Sam en Seúl, diciembre de 1994 (Yaacov Sa’ar / GPO)

Bentsur y su equipo, por otro lado, insisten en que su misión podría haber cambiado el curso de la historia. Si el esfuerzo no hubiera sido desechado por el Mossad, argumentan, Corea del Norte hoy sería un Estado como China -autoritario, tal vez, pero en general pacífico y centrado en la prosperidad económica en lugar de centrarse en la confrontación.

“En ese momento, había una atmósfera de cambio””, dijo Bentsur, y añadió que algunos líderes estaban dispuestos a dirigir al país hacia una dirección diferente, más pro-occidental. Expertos en Japón y Corea del Sur, e incluso la revista Time, hablaron de un “avance” cuando las conversaciones se hicieron públicas por primera vez, dijo.

“En ese momento en particular fue posible cambiar un régimen agresivo y peligroso en uno que se centre en el desarrollo de su propia economía“, agregó. “No hay duda de que habría sido una Corea del Norte diferente”.