En exclusiva para DiarioJudio: Marina Weisband: La mujer que evoluciona la democracia alemana

por Pablo Quiroz Zepeda -
Comentarios | Comentar Visto Veces

Entrevista por: Pablo Quiroz Zepeda @PabloQZepeda



Central de Noticias Diario Judío México en exclusiva para Diario Judío MéxicoEstimados lectores de Diario Judío:

Para un servidor es un placer traerle en cada artículo o entrevista que les comparto personalidades que han sido motores de cambio y que rompen con ciertos clichés o paradigmas, logrando un impacto tanto en la sociedad donde viven como también en un sentido comunitario.

En esta ocasión y sin salirme de la línea ya expresada por un servidor, me permito presentarle y compartirle el perfil y el sentir de Marina Weisband. Ella logró crear un impacto en la democracia de Alemania desde un liderazgo político poco usual y que mucho serviría de ejemplo para nuestras sociedades en América Latina, que muchas veces sienten frustración entre el gran muro de quienes votamos y los que son votados. Pero la democracia es mucho más que eso.

Ahora bien, le invito a seguir la conversación que tuvimos con ella para conocer su personalidad, su innovación y su sentir para la comunidad.

  1. Marina Weisband, eres parte de lo que pudiéramos llamar como una “maravilla del multiculturalismo”. Nacida en Kiev, Ucrania; creciendo en Alemania y siendo parte de una nueva generación joven de talentos judíos en Europa ¿Cómo te podrías describir para nuestros lectores de Diario Judío en Latinoamérica acerca de tus orígenes, tu integridad y tu forma de ser judía, ucraniana y alemana?

Marina Weisband: No creo considerarme a mi misma dentro de una categoría en lo particular. En Alemania, soy considerada ucraniana; en Ucrania soy considerada como judía. Vivo entre mundos y es ahí donde me gusta estar. Cuando uno está tanto dentro de un sistema como de otro, uno puede darse cuenta de los avances del sistema y de los errores con mayor claridad. Eso me permite hacer mejor política.

  1. Antes de entrarle a la política ¿A qué te dedicabas?

Marina Weisband: Estudié psicología en la ciudad de Münster, Alemania.  Hice muchas cosas a lo largo de ese ciclo. Me dedique a la actuación teatral en Münster.  Fui una artista y tuve un par de exhibiciones. También trabajé con familias de inmigrantes de habla rusa con situación de necesidad. Realmente fue una coincidencia que cayera en la política.

  1. Posteriormente llegaste a la política y te desenvolviste en un partido político poco usual. No era el CDU de la Señora Angela Merkel, de Helmut Kohl y de Konrad Adenauer, o el SPD de Willy Brandt (en referencia a los partidos políticos alemanes que más conocemos en América Latina) ¿Cuál fue el movimiento político que escogiste? Y ¿Cuáles fueron las razones que te llevaron a ser parte activa ahí?

Marina Weisband: El primer día que vote en una elección alemana, vote por el Partido Pirata, un partido chico en Alemania (dentro de un movimiento internacional), el cual mantenía una agenda en temas digitales y las políticas del futuro. Ellos tenían una fuerte posición frente al tema de los derechos de autor, la privacidad y  la participación política. Sentí fuertemente que pertenecía ahí, porque su ambiente era natural y de gente joven, y porque creía que los otros partidos en Alemania creaban leyes del pasado e ignoraban la transformación digital en su conjunto.

  1. Posteriormente te volviste la líder política del Partido Pirata a nivel nacional ¿Qué temas impulsaste? Y ¿Cuál fue tu momento más difícil y el momento más exitoso como líder política del partido?

Marina Weisband: Como líder política, mi objetivo fue organizar la toma de decisiones del partido en su conjunto y presentarlo a los medios de comunicación. A veces es complicado, y sobre todo en un partido que se distingue por su poca jerarquía y donde todos quieren participar.

La situación más estresante fue cuando llamamos “Las Liquid Wars” dentro del partido, en donde intentamos de implementar la plataforma del “Liquid Feedback” como un método de votación de la plataforma del partido. Dicho método fue implementado rápidamente y molesto a muchos miembros. Después de la situación de conflicto, no ha sido posible ponerse de acuerdo para establecer una herramienta en conjunto para la toma de decisiones.

En lo personal, fue también muy estresante el representar al partido desde fuera. Cuando fui elegida, contábamos con el 2% de los sufragios, pero poco después, el partido alcanzo una popularidad del 13%, con ello se me requería en todas partes. Me invitaron a participar en los Talk Shows de mayor rating en Alemania, aparecí en medios internacionales y tuve que viajar en varias ocasiones; todo esto, teniendo en cuenta que no había tenido ninguna preparación de por medio, asistente o automóvil. Fue realmente genial, pero por el momento creo que estoy contenta que ya paso.

  1. El Partido Pirata y tú se convirtieron en un hit en el criterio político de los alemanes ¿qué edad tenías cuando alcanzaste este punto?

Marina Weisband: Tenía 23 años cuando el Partido Pirata tuvo su evolución. No tenía ninguna certificación en ese momento. Gracias a Di-s, por el momento ya pasó para mí.

  1. Me permito confesarte que en América Latina tenemos una idea muy rara de los líderes de los partidos políticos y muchos de nosotros no sabemos si esa era tu imagen también cuando fungías como tal en el Partido Pirata en Alemania ¿Cómo te desenvolvías en esta faceta?

Marina Weisband: Tradicionalmente, los políticos tenían que pretender ser perfectos, de buen vestir y  todo. Pero ahora, nosotros no únicamente los vemos menos en la televisión. Nosotros podemos seguirles en las redes sociales, ellos se pueden comunicar bastante. Y creo yo que es muy importante que los políticos se den la oportunidad de ser más transparentes. En Alemania, notros no tenemos mucha corrupción (al parecer). Pero en otros países el manejo de la política es muy corrupto, porque es un “Boy´s Club” muy cerrado. Siempre ha sido mi intención abrir la política para todos. Así se podrá mostrar que todos podemos nos podemos convertir en un ente político. Tenemos que romper con el sistema donde uno necesita de los contactos o del dinero.

Yo no cuento con una cuenta “política” de twitter, utilizo mi cuenta personal. Algunas veces, twitteo acerca de nuevas leyes y mi opinión acerca de las mismas.  A veces, twitteo bromas algo privadas. Nunca me visto diferente cuando aparezco en la TV. Para mí ha sido de gran importancia mostrar que los políticos son personas normales. Nos hartamos y cuando no sabemos las cosas, simplemente las googleamos ¡Tu puedes también llegar a ser un político!

  1. En tu vida normal ¿Cuál es tu transporte favorito para moverte de un lado a otro en la ciudad donde vives?

Marina Weisband: Generalmente, voy a todos lados en bicicleta.

  1. ¿Qué tanto disfrutas el tiempo con tu familia y con los amigos?

Marina Weisband: Tengo una bebe de 7 meses, que es asombrosa, pero también puede llegar a cansar. Tengo que trabajar desde casa y mi hija no siempre está de acuerdo con mi agenda. Mi esposo es una persona maravillosa, quien toma la responsabilidad de manera equitativa, pero también tiene que trabajar. Tengo familia por todo el mundo (¡incluso en México!) y los quiero mucho. Por ello, estoy agradecida con el internet, así puedo estar conectada con ellos.

  1. ¿Cuál es tu comida favorita? ¿Algo muy glamuroso?

Marina Weisband: Soy ucraniana, me gustan las papas.

  1. ¿Tienes guardaespaldas?

Marina Weisband: No. No tengo para pagarmelos y no creo que los necesite. Desde luego, ha llegado a ser muy usual comentarios antisemitas, pero nunca han llegado a ser una amenaza real.

  1. Marina, ahora te encuentras en una nueva etapa en tu vida profesional, ya no eres la líder del Partido Pirata ¿Tienes algún tipo de proyecto?

Marina Weisband: Por ahora, he dejado la política dentro del partido para hacer un proyecto más práctico. Por muchos años he hablado de los beneficios de la “Liquid Democracy”, una combinación de democracia representativa y directa a la vez. Ahora, quiero mostrar que eso realmente funciona. He empezado a realizar un proyecto de participación estudiantil alineado a la “Liquid Democracy” en las escuelas, donde los niños toman la responsabilidad de su propio medio ambiente, eventos y reglas, y aprender a cómo actuar democráticamente. Ellos aprenden a diseñar ideas, a promoverlas, a pensar  de manera crítica, de manera comprometida y con un sentido de responsabilidad. En este año estamos logrando implementar un pilotaje en 4 escuelas en Alemania.

  1. Marina, en América Latina muchas personas están muy decepcionadas y de cierta manera también sienten frustración por la política, especialmente en los jóvenes. Muchas personas prefieren decir que ya no quieren participar en la política ¿Cuál es tu opinión al respecto? ¿Deberíamos ver otro panorama en América Latina?

Marina Weisband: Hay  una frase en ruso que dice “Si tú no tienes cuidado de la política, los políticos tendrán cuidado de ti”. Yo creo que eso es bastante frustrante e intentar cambiar las cosas es muy difícil, sobre todo, cuando hay dinero que te aparte del tema. Pero hay mucha gente, quienes pueden llegar a ser activos y juntos podrían hacer grandes cambios. En su momento, el movimiento EuroMaidan en Ucrania lo demostró, que tan rápido una nación puede pasar “del no cambiar por cambiar” al “Nosotros estamos unidos y podemos cambiar a nuestro gobierno y a sus leyes corruptas”.

  1. Marina, quisiera preguntarte: ¿Cuáles son tus sentimientos por el judaísmo, la comunidad judía en Alemania y los jóvenes judíos alrededor del mundo?

Marina Weisband: En Alemania, mi herencia y mi religión son algo muy personal y privado. Pero un nivel internacional, me siento de cierta manera conectada con toda la comunidad judía alrededor del mundo. Una cosa tenemos todos en común y es la formación del escrutinio de la tradición judía, el cuestionamiento y discusión basada en la lógica. My padre me enseño siempre a ver todo por medio de múltiples perspectivas y de retar a mis propias creencias, tal cual como el mismo Talmud lo hace. Eso lo encuentro muy práctico para la política. Cuando uno pertenece a una sociedad, pero al mismo tiempo está un poco fuera de lo usual, te ayuda analizar qué es lo que se está haciendo bien y que cosas se necesitan cambiar. Espero que la juventud judía tome ventaja de dicha perspectiva.

  1. Querida Marina, agradezco tu tiempo para esta entrevista y te agradecería también un mensaje para nuestros lectores de Diario Judío en México y en América Latina:

Marina Weisband: Nunca tengan miedo de alzar su voz y de intentar cambiar a la sociedad, aun cuando parezca difícil de hacer. La gente puede llegar a ser exactamente tan inteligente como confiable en tanto uno los llegue a tratar. Intenten confiar entre ustedes mismos, conéctense con los demás y sean activos. Nadie sabe más que es lo que es mejor para ustedes, que ustedes mismos.

Muchas gracias.

Agradecemos esta oportunidad que Marina Weisband nos ha dado a Diario Judío para poder conocerle, usted la puede seguir en twitter en @Afelia. Así mismo, nuevamente les agradezco estimadas y estimados lectores por su atención y espero su respetuosa opinión en el espacio de Diario Judío o en la cuenta de twitter de un servidor: @PabloQZepeda

 

La Dirección y Consejo Editorial de "Diario Judío México", no se hacen responsables de los contenidos de artículos firmados por autores, periodistas o sus seudónimos, a la vez que el autor de este artículo no se responsabiliza de los contenidos de las diferentes secciones de este sitio, ni de los criterios establecidos por su Dirección o Consejo Editorial.