Estampas de “Jerusalem”, la ciudad de las religiones



Guillermo Lipis en exclusiva para Diario Judío México – ‘Jerusalem se escribe con M’ es un libro inspirado en una ciudad “en la que se respira el mismo aire y se pisan las mismas piedras como miles de años atrás transitaron tantos personajes míticos que hicieron que la historia de la humanidad fuera diferente” afirma Avraham Argov sobre su obra que capta imágenes multiculturales de aquella ciudad sagrada y adorada por las tres grandes religiones de la humanidad.

Argov expone en 40 textos breves -inspirados en otras tantas fotografías expuestas en un libro de buena calidad gráfica editado para Latinoamérica por Libros de la Araucaria- el multiculturalismo de Jerusalén, una ciudad que mantiene la fisonomía de una gran aldea con sus edificios, personajes y acontecimientos, desde una perspectiva plena de afectos, detalles y una cierta cuota de cálido humor.

Argov nunca renunció a su argentinidad, tal vez por ello usó una cita de Jorge Luis Borges para destacar que “no hay en el mundo entero una ciudad que haya sido tan anhelada como Jerusalén. Sus treinta siglos podrían inspirar una suerte de epopeya mágica, cuyas casi infinitas páginas rescatarían no sólo los hechos históricos que guardan los archivos sino lo que sintieron y soñaron, secretamente, las generaciones”.

Y bajo ese mismo espíritu borgeano, el autor sale a caminar calles y callejuelas, y detecta con la cámara de Meirav Bonano y Einat Rosenfeld, y la cesión de imágenes de la Fundación Jerusalem, la inspiración provocada por el aire empírico de esta ciudad sagrada, sus atardeceres irreemplazables sobre las montañas doradas del desierto, la espiritualidad emanada de sus gente -demoradas en el tiempo de una religiosidad divina- y un dios unificador, a pesar de los odios terrenales de los hombres.

Argov lo explica a su manera, sencilla de este argentino (oriundo de la provincia de Santa Fe) de aire campechano y cosmopolita: “escribir sobre Jerusalén es referirse a muchos temas. Es historia, arqueología y geografía; es agua y piedra; es el Rey David, Jesús, Mahoma. Es el Santo Sepulcro, el Muro de los Lamentos, la Mezquita de Omar. Es sinagogas, iglesias, mezquitas. Es sacerdotes, rabinos, imanes, pastores. Es sangre y plegaria. Jerusalén es las Cruzadas y las peregrinaciones. Es murallas, legiones romanas, tumbas milenarias”.

“Es el Monte del Templo, es el Mesías. Es un cielo celeste y luminoso. Es desierto y olivos. Es reyes, profetas, santos y mártires. Es mil idiomas, religiones, culturas, colores, olores, vestimentas. Es alta tecnología, arte, conciertos y festivales. Es nostalgia por el pasado perdido. Es la oración y el llanto. Pero también es la esperanza de un mundo mejor”, concluye dejando expuesta su expresión de deseos, el verdadero objetivo de su libro.

Argov fue una de las manos derechas del ‘Alcalde de la Paz’, el mítico Teddy Kollek, a quien ayudó a mantener a Jerusalén como una ciudad sagrada y en paz para todos los habitantes del Medio Oriente.

Probablemente haya sido el argentino que más cerca estuvo de sus preocupaciones porque la “ciudad de oro” lograra mantener ese espíritu de gran conglomerado místico y religioso.

“Kollek fue discípulo de Ben Gurión, recibió regalos de Fidel Castro, y cuando un grupo de judíos ortodoxos fanáticos se instalaron provocativamente en viviendas del barrio árabe de Silwan (en Jerusalén oriental) él mismo portó un cartel de protesta y manifestó ante ellos”, recuerda el autor.

‘Jerusalem se escribe con M’, apunta a fortalecer esa idea de ciudad sagrada, y desmitificarla en cuanto a la imposibilidad de conocerla en profundidad.

El libro está escrito en especial para el público hispanohablante. No faltan libros en hebreo o en ingles sobre Jerusalén. Pero “el gran público latinoamericano merece que se escriba en castellano (o en portugués). Sobre todo si tenemos en cuenta que uno de los capítulos del libro se refiere a la presencia iberoamericana e ibérica en la ciudad. A ese público quisiera llegar, para que conozca algo más sobre nuestra ciudad, la visite, la estudie y la entienda”, agrega Argov.

Cada estampa, cada foto, cada línea demuestra su singularidad, pero también sus espacios accesibles al espíritu humano, más allá de religiones y las miradas sobre dios.

Pinta una ciudad luminosa, idílica, espiritual, de fe, y al mismo tiempo muy humana y bella, para encontrar la inspiración necesaria que pueda lograr la paz tan ansiada.

“Hay un Síndrome Jerusalén”, dice Argov.

“Quienes lo padecen creen transformarse y retornar a su vida habitual sin recordar claramente lo sucedido quienes despiertan a su vida habitual, sin recordar claramente lo sucedido”.

En realidad, ya no importa el idioma o la religión. Los visitantes aman a algún dios, y en sus miradas se descubre esa espiritualidad, que debe mantenerse para recuperar un tiempo perdido.

Eso trasunta Argov en sus textos e imágenes que se erigen en una apuesta concreta para que esta auténtica Torre de Babel siga sosteniendo “la esperanza de un mundo mejor”.

Adquiera el libro:

‘Jerusalem se escribe con M’
Por: Avraham Argov
Adquiera este libro en línea, Oprima aquí.

La Dirección y Consejo Editorial de "Diario Judío México", no se hacen responsables de los contenidos de artículos firmados por autores, periodistas o sus seudónimos, a la vez que el autor de este artículo no se responsabiliza de los contenidos de las diferentes secciones de este sitio, ni de los criterios establecidos por su Dirección o Consejo Editorial.

1 COMENTARIO

Deja un comentario

Artículos Relacionados

Acerca del Autor

Guillermo Lipis es periodista desde 1982 y se desempeñó en medios gráficos como El Porteño, Nueva Sión (del que fue director entre 2000 y 2008), Página/12 y el suplemento Enfoques del diario La Nación.En campañas de bien público, integró el equipo de producción que produjo propagandas conmemorativas del atentado a la AMIA y se desempeñó como Director Nacional de Prensa del Campeonato Mundial de Vóleibol disputado en la Argentina entre septiembre y octubre de 2002.En el 2004 fue consultor de la Oficina Anticorrupción (O.A.), del Ministerio de Justicia y Derechos Humanos de la Nación, a instancias del Banco Mundial.Entre 2005 y febrero de 2006, reorganizó la Oficina de Prensa y Comunicaciones de la Superintendencia de Servicios de Salud de la Nación.En el ámbito de la investigación periodística editó, por Ediciones del Nuevo Extremo, su libro ‘Zikarón-Memoria. Judíos y militares bajo el terror del Plan Cóndor', auspiciado por la AMIA y la Asociación de Familiares de Desaparecidos Judíos de la Argentina, y declarado de interés cultural por la Secretaría de Cultura de la Nación.En la Semana de la Memoria del 2011, ‘Zikarón-Memoria…' fue declarado de Interés Legislativo por el Senado de la provincia de Corrientes.En mayo del mismo año el libro fue lanzado en Israel con una presentación realizada en ‘The S. Daniel Abraham Center for International and Regional Studies, Sourasky Professor of Latin American and Spanish History' de la Universidad de Tel Aviv, organizada por su director, Raanan Rein.Actualmente se desempeña como editor en la Mesa de Edición central de la agencia nacional de noticias Télam, con el cargo de prosecretario de redacción.