Iry kero rekodrar en un djusto omenaje a Matilde Albala de Lupka, grande kantadera soprano del Teatro Colón de Buenos Aires, en el anyo ke se kumplen 25 anyos de su muerte.

Matilde nasió el 14 de febrero de 1920, ija de Moisés Albala nasido en la Turkía i konsul vitalisio de Turkía, presidente de la Comunidad Sefaradi de la kaleja Camargo en los anyos 1918 a 1926, 1928 a 1932, desde 1932 a 1940.

Murió el 7 de avril de 1951, su madre Sara Cohen nasida en la Grecia murió el 12 de marso de 1941, los padres están sepultados en el Sementerio Sefaradi de Cuidadela. Matilde entra al teatro Colón para ambezarse la muzika.

Fueron sus maestros Roberto Kinsky, Catalina Hadis, ambezándose en partikular kon Mercedes Weinstein i en muzika de kámara kon Jascha Galperín entre otros.

Su debut akontese en 1951, en Mefistofele de Boito, dirijida por el afamado Tulio Serafín, maestro ken la enkorajó en su karriera muzikal. Kantó en la opera Elektra de Strauss dirijida por el afamado Karl Bóem, en el Zar Saltán de Rimsky Korsakov i en II Trovatore de Verdi.

Kantó en el rolo de la reyna Isabel en el opera Cristobal Colón de Darius Milhaud. Es importante dizirvos ke este opera fue kompozado en 1928 i estrenado en 1930 basho la direksión del grande Erich Klaiber, ama en el Teatro Colón fue estreno amerikano i repozisión mundial kon la aktuasión de Matilde de Lupka ansina era konosida kon la alkunya de kazada.

Entre otras operas ke kantó se enkontran Don Giovanni de Mozart; en 1955 se rekuerda en Andrea Chénier de Giordano; en 1956 en el opera Aida de Verdi en el anfiteatro del Parque Centenario, ande en verano el Teatro Colón azía las funsiones; en 1957 kanta Tosca de Puccini, opera ke la konsakra komo una grande de la opera, titulo no solo en la Argentina afilú internasional. Ansina meldamos una kritika de desembre de 1957 de Music and Musicians de Londres ande dize: “En la magnifisensia i seguridad de su boz, espesialmente en el rejistro agudo, ni Tebaldi, ni Callas, ni dinguna de las famozas Toscas del mundo de oy, pueden kompararsen kon Matilde de Lupka”.

En 1958, kanta Aída de Verdi en el Teatro Colón kon grande sukseso, anyo ke es distingida por el “Círculo de Críticos Musicales de Buenos Aires” kon la mención: “Al mejor kantante amen tino ke aya aktuado en Buenos Aires 19581959.”

Teatro Nacional Cervantes Concierto de inauguración de la temporada 1971 del “Círculo Femenino” Orquesta Sinfónica Nacional, Coro Polifónico Nacional, Matilde de Lupka (solista), Jacques Bodmer (director estable de la orquestal. De izq. a der.: Sra. de Bodmer, Matilde de Lupka, Germán Gorenstein (Director Gral. de “Círculo Femenino”, Jacques Bodmer, ‘ves Bodmer, Anamaría Micheli (Directora de “Círculo Femenino” y Eduardo Damián Bokstein (Asesor Musical de “Círculo Femenino”).

Kon la orkesta i koro del Teatro Colón, en 1959 kanta la Misa de Requiem de Verdi, Tosca, II Trovatore i Cavallería Rusticana en la temporada de enverano del Anfiteatro. Eran anyos ke arekojió alegrías i de lo muncho i de lo bueno por su grande boz i arte, lo mesmo del modo ke aktuava en el eshenario ke era su vida. Ama no todo le fue kolay en la vida.

En 1959 le azen una shirurjía i por una komplikasión esmoviente, Matilde pedrió la aula, a lo ke esta hazinura izo ke deshe de kantar por ocho anyos. Solo keda imajinar la angusia en estos anyos de piedrer la bos una grande kantadera komo eya.

Esta grande angusia está metida en los biervos de poesías ke eskrivió komo estas: “Las notas quedaron sin notas, los silencios en suspenso los labios callaron triste sonido… El alma quedó silenciosa, el cuerpo quieto. Haga un esfuerzo, diga sí. Haga un esfuerzo. Quería negarme al mundo, quería dejar de nacer otra vez. Haga un esfuerzo, diga sí. Y fue cuando hice una balada con el sí y con el no.

Quiero ser cenizas y puesta en un cofre de plata y cobre llevada al mar con la arena y con la arena volver a la playa y nacer en árbol como las cántigas que me cantaba mi madre: Mos creció un árbol de canela, mos creció un árbol de membrío. Viví en sueños y morí en la vida ¿Dónde está mi Ángel, dónde está mi sueño perdido?

Se nubla mi alma, mi corazón se estrecha y sigo perdida. Quiero seguir viviendo en los sueños y morir en la vida. He cantado con mi voz un día, que quisiera cantar con otras voces con otros temas y sonidos, en otro día. Quiero hablar como antes, quiero cantar como antes, quiero soñar como antes tener quince años, ser niña y volver al vientre de mi madre y nacer muerta. Quiero palabras para decir, cuentos para cantar, unir mis pensamientos a las ideas interrumpidas cuajar mi alma con mi cuerpo y decir: “Ahora estoy unida”.

Yo tenía una tía muy querida y muy pensada. Hubo un día que la muerte la rondó. Le cambiaron su nombre. La llamaron Vida y vivió. ¿Qué nombre podrían cambiarme para vivir más, que no fuese Agonía? Sobre tablas grises salen fantasmas, armaduras, juegos de sables… La batuta invisible sobre un podio sin sonidos marca compases.

Las voces son sordas, los personajes mudos. La batuta invisible se inclina: ausencia de aplausos se oye. El mundo de ilusiones quedó atrás. Quiero cerrar los ojos y soñar. Escuchar el laúd y tomar raquí; sentir el corazón, el alma, sentir el cuerpo, y el laúd. Tomando raquí cerrando los ojos soñar, siempre soñar… Mi padre vivió la vida en licores; mi madre en lágrimas sentidas, y yo con lágrimas y licores viví todo un pasado de vidas ya vividas. La canción que cantaba mi madre: “A la una yo nací, a las dos me engrandecí, a las tres tomé amante, a las cuatro me casí.” Mi madre era sefardí, por eso esa canción.

¡Qué alegría nacer cada día de una madre tan bella, tan pura… y tan sefardí!

La canción que cantaba mi padre: “Tengo dos canarieras con un canarión. Si tu quisieras ¡ay, que sí, ay que notu serás las cadenas y yo la prisión. “¿Qué padre te ha engendrado, qué madre te parió una vez? ¿Qué padre voy a tener esta vez?”

Despúes de azer largos tratamientos para rekuperar la boz, kon alegría torna al kante en 1967. Entre otros konsiertos, lo aze en el Canal 7 de televisión en un konsierto dedikado a Kantikas Sefaradis akompanyada en el piano por Jarcha Galperín. Agora kero dizirvos ke lo mas importante i verdadero fue ke Matilde abolta a kantar al Colón i lo aze en el opera Le Villi de Puccini en su prima presentasión en el teatro.

Va partajar kon vosotros algunas de las krítikas del momento kuando torna al kante: “Despúes de un grande lapso tomó Matilde de Lupka a kantar kon el briyo de su rejistro agudo i su intelijente muzikalidad”. Juan Pedro Franze, Buenos Aires Musical. “Matilde de Lupka ke en su reaparisión en la shena del Colón, despúes de muchos anyos de absensia, es una kantante de mérito, intelijente, sensible i komunikativa, a ganado en ekspresividad”. Jorge D’Urbano, diario Clarín. Kontinuó su briyante i grande karriera en el Teatro Colón en konsiertos sinfónikos, korales i operas; en 1971 kon la Orquesta Sinfónica Nacional kanta el Gloria de F. Poulenc.

En 1974 akompanyada por la Orquesta Filarmónica de Buenos Aires en el Teatro Colón, kanta el final del opera Cecilia de Lucinio Recife, ande una de las krítikas del diario La Nación dize: “Obtuvo la entusiasta adhesión del auditorio i devió presentarse repetidas vezes en el palko eshéniko para agradeser estas demostrasiones, akreditó sus satisfaktorias kondisiones ekspresivas i su boz, de timbre klaro i atrayente ke devió salir varias vezes a agradeser al públiko presente”. Ricardo Turró del diario La Razón: “Tuvo en Matilde de Lupka una solista ekspresiva i tokante Re konmovió al públiko por la intensidad kon la Re vertió el fragmento.

Vokalmente además es leshos lo mejor ke esta kantante a echo en anyos, su plastisidad sonora i su emosión susitaron al termino férvida ovasión de un públiko entusiasta”.

También en el Colón kanta El Rey David de A. Honegger, afilu lo aze al anyo envíente. En 1975 es invitada por la Cincinatti Summer Opera Association, aze su debut en los Estados Unidos kantando Tosca. Una kritika dize: “Matilde de Lupka, una diva de Buenos Aires, izo anoche su debut norteamerikano en el rol titular i resivió numerozos aplauzos. Es una soprano de jeneroza i rika boz. Puedría ser una de las mejores Toscas de muestros días en el mundo del ópera”. Aktuó kon afamados direktores de orkestra: Lamberto Baldi, Juan José Castro, Washington Castro, Jacques Bodmer, Karl Elmendorff, Jean Fournet, Juan Emilio Martini, Carlo Moresco, Juan Protasi, Fabien Sevitzky, Enrique Sivieri, Albert Wolff, Reinaldo Zamboni i mas.

No solo kantó en el Colón, afilo en el Teatro Argentino de La Plata i en la provinsia de Cordoba, por televisión i otros sitios afamados de Buenos Aires, E.E.U.U. i Venezuela. Entre las ovras ke estrenó Matilde de Lupka, se enkontran: Tre Laudi de Luigi Dallapiccola para boz i 13 instru mentos. En primera audisión en la Asociación Wagneriana de Buenos Aires, la kritika del diario La Nación dize: “Tuvo komo solista realmente magnífika a la soprano Matilde de Lupka, sin duda una de las bozes más importantes kon Re se konta en el país”.
Afilu kantó La Passione de Gian Francesco Malipiero, kantata para soprano, dos tenores barítono, koro i orkesta, estreno sudamerikano en 1957, en el Teatro Argentino de La Plata. Stabat Mater de Francis Poulenc para soprano, koro i orkestra, en 1958. Sinfonía N° 2 Op. 52 Lobgesang, Himno de Alabanza de Félix Mendelssohn para solista, koro i orkesta, en prima audisión en 1958.

Romeo Julieta de Boris Blacher, opera de kámara para solistas resitantes, koro i orkesta, en estreno sudamerikano en 1958 en la Asociación de Conciertos de Cámara. Kale dizir ke Matilde Lupka sintiya desde lo más profundo un grande respekto i karinyo por lo sefaradi, no porke su padre era dirijente, ama si por las kostumbres, sentimientos i tradiciones ke yevó dentro gozando de las dichas, kantikas, kostumbres i más.

Puede dizirse ke sus ojos pretos fueron sinyal de turka, era luzia i muy elegante, vestía vistidos finos preparados por modistos afamados, no salía a la kaleja sin boyadearse (pintarse) bien atakanada (arreglada), merikioza de detalyos, sin mankar las maniyas (pulseras) orejales (aros), aniyos i yardanes (collares) de oro i briyantes, afilú los tapados de kuero a la moda en estos anyos. El azardo izo ke yo tuviera el grande mazal de sintirla kantar en el Teatro Colón, kuando ampesava a ir a los konsiertos, kuando ya era primera figura en el mundo muzikal. Lo kuriozo fue ke kuando se despartió (separó) del marido, no lijo deshar de yevar la alkunya Lupka, de espanto ke las djentes la deskonoskan.

El marido tenía una fabriká de teshidos djusto enfrente de mi kaza i la rekodro laminando por mi kaleja kuando venía a la fabriká. Mosotros djugando en la kaleja dizíamos: “Ayí viene la kantadera del Colón!”Afilú djentes ke no ivan a konsiertos, ni al Teatro Colón, no deshavan de rekonoser a esta grande artsta meldando los komentarios de los jurnales.

Un dato importante: en los anyos ke no kantó, lavoró en un magazen de antikerías en el sentro de la sivdá, del sefaradi Samuel Yahbes, serka de su kaza i de su kerido Colón para kontinuar sintiendo konsiertos. Kontinuó kantando asta ke ampesó kon la hazinura (enfermedad) del korasón ke la aleshó del kante para siempre. Deshó este mundo el 21 de julio de 1992 i está sepultada en el Sementerio Sefaradi de Bancalari.

No kero eskapar sin antes rengrasiar a Eduardo Damian Bokstein, grande amigo de Matilde de Lupka, verdadero benadam ken kon alegría i karinyo me dió datas, dokumentos i fotos para eskrivir este omenaje, i dizirles ke aze pokos anyos lo konosí partajanTeatro Colón ópera do asta oy konsiertos en el Teatro Colón, a lo “Aída” (Verdi) 1958 ke lada vez ke mos vemos darsamos (hablamos) i no mankamos de rekodrar a grandes figuras del mundo muzikal ke pasaron i pasan por el Colón, deteniéndome oy en Matilde de Lupka, ken bivió i sintió grande orgulyo de ser una mujer sefaradi.