Ari Harow, ex-director de personal y confidente del Primer Ministro, firmó un acuerdo estatal de testigo a favor de la Procuraduría del Estado y proporcionó a la policía informaciones valiosas para cementar las sospechas de que el PM recibió regalos ilícitos de donantes ricos y reforzar las sospechas sobre sus conversaciones con el propietario de Yediot Achronot, Arnon Mozes.

El primer ministro Binyamín Netanyahu tendrá que enfrentarse a su ex confidente y jefe de personal en la oficina del primer Ministro, quien se convirtió en un testigo estatal en su contra, en una sala de interrogatorios de la policía, a cambio de inmunidad permanente y realizar tareas a, servicio de la comunidad durante 6 meses, según el acuerdo al que habrían llegado las partes.

A medida que la policía compila evidencia contra el Primer Ministro en su presunto embrollo en numerosos escándalos de soborno, Ari Harow, ex jefe de gabinete en la oficina del Primer Ministro y confidente personal allegado a Netanyahu, acordó testificar contra su ex jefe a cambio de desechar una posible pena de prisión por una serie de anteriores denuncias de corrupción en su contra.

De acuerdo con los detalles del acuerdo, el mismo Harow – quien debía enfrentarse a cargos de soborno, incumplimiento de confianza, conflicto de intereses y obtención fraudulenta de beneficios – condicionó su testimonio a mitigar un castigo que hubiera implicado una pena de prisión.

Los resultados habían sido presentados a la Oficina del Fiscal del Estado, quien debía decidir si el ex jefe de gabinete del primer ministro, Ari Harow, debía ser acusado. La policía israelí dijo el mes pasado de febrero que tenía pruebas de que el ex jefe de gabinete del primer ministro Binyamín Netanyahu, Ari Harow, promovió ilegalmente sus propios intereses comerciales mientras ocupaba el cargo. Las sospechas incluían presunción de cargos de soborno, incumplimiento de confianza, fraude bajo circunstancias agravadas y lavado agravado de dinero. Además, su abogado, Harel Arnón, también era sospechoso de fraude en circunstancias agravadas y lavado agravado de dinero. La evidencia recogida había sido presentada a la Fiscalía del Estado.

 

La policía dijo en una de sus declaraciones que había estado investigando a Harow desde mediados de 2015, poco después de que dimitiera del cargo de jefe de personal de Netanyahu. Harow había sido nombrado a ese cargo el año anterior, después de dejar su consultoría 3H Global. Antes de ser nombrado jefe de personal, Harow se había “comprometido a vender la empresa que poseía y no involucrarse en asuntos relacionados con ella”, dijo el comunicado. La investigación, sin embargo, encontró que Harow sólo parecía haber presumido vender la compañía a través de “tergiversación” y que “continuó manteniendo, disfrutando de sus ganancias y promoviendo sus intereses mientras estaba en el trabajo”, dijo la policía.

 

Aprovechando ese apalancamiento contra él, la policía logró presionar a Harow para que aceptara un acuerdo según el cual sería condenado por incumplimiento de confianza y deberá cumplir una condena de servicio comunitario de un año y medio y pagar una multa de 700.000 NIS. “El testigo proporcionará toda la información que mantiene en su poder, la mayor parte de la cual ya se ha presentado ante la fiscalía”, se comunicó en una declaración leída por el vocero de la policía de Israel.

“A cambio, el Estado aceptará – como parte de un caso separado en el cual el testigo está siendo investigado y en el cual el estado pretende que se le someta a juicio – que el testigo confiese las acusaciones formuladas contra él y será condenado por fraude Y el incumplimiento de la confianza “.

Una orden de restricción emitida por un juez indica que el caso no puede ser discutido en público en lo que respecta a otros detalles referentes al acuerdo al que han llegado con Harow, con respecto a los casos conocidos como 1000 y 2000 en contra de  Netanyahu.

 

El jueves 3 de agosto, la policía informó a los tribunales que estaba tratando de extender la orden de restricción en las múltiples inquisiciones que involucran delitos de soborno, según las cuales Netanyahu es sospechoso de haber recibido regalos ilícitos de donantes ricos (el llamado Caso 1000) y mantener conversaciones y haber llegado a acuerdos con el propietario de Yediot Achronot, Arnon Mozes, para recibir una mayor cobertura periodística más favorable, a cambio de promover la legislación contra el periódico Israel Hayón, matutino rival de Yediot Achronot (el llamado Caso 2000).

 

El multimillonario Arnon Milchan detalla el sistema utilizado paara enviar los regalos a Netanyahu

Arnón Milchan y Binyamín Netanyahu

El Canal 2 de televisión informó el pasado 29 de enero 2017 mayores detalles del cuestionamiento al cual fue sometido el multimillonario estadounidense, Arnón Milchan, mientras Netanyahu acusaba en Facebook a los “medios izquierdistas de los canales 2 y 10” de ser los orquestadores de un “golpe” contra él, creando y haciendo uso de “noticias falsas”.

El multimillonario Arnon Milchan habría informado a la policía que había estado enviando “regalos” por cientos de miles de shekels al primer ministro Benjamin Netanyahu durante años, basado en las exigencias del Primer Ministro, informó Canal 2 durante ese  fin de semana.

Según el informe del Canal 2, Milchan dijo a los investigadores que los regalos – que incluían cigarros, champaña y joyería – fueron enviados durante un largo y continuo período de tiempo.

Milchan explicó que la donación comenzó como parte de su amistad con el primer ministro y su familia y que finalmente estaba dando regalos únicamente a la pareja Netanyahu.

Arnón Milchan y el primer ministro Netanyahu, 2015 (Foto: gettyimages)

 

Estos “regalos” fueron entregados en base de las exigencias específicas y detalladas del PM, que incluyeron recordatorios para renovar el stock de cigarros o champaña.

Aunque confirmó que el valor acumulado de los regalos alcanzó cientos de miles de shekels, Milchan afirmó que estos regalos no se consideraban sumas significativas para un hombre de negocios de su estatura. Según los informes, los recibos de estos regalos, que presentó a los investigadores de la policía, no se mantuvieron como prueba, sino como parte de su propia contabilidad.

Milchan también afirmó que aunque la entrega de regalos realizada de esa manera era inusual, fueron dados como parte de su amistad con la pareja de Netanyahu y que no esperaba recibir nada a cambio. Agregó que no tenía ningún interés comercial en Israel y que las acciones que poseía en el Canal 10 de televisión fueron depositadas en un fideicomiso.

De acuerdo con figuras de alto rango en la policía, Harow estaba al tanto de mucha información sensible y crucial relacionada con más de una de las investigaciones llevads a cabo.

En ese sentido, Harow podría proporcionar a la policía información sobre los lazos existentes entre el primer ministro y los donantes millonarios involucrados en estas investigaciones, entre los cuales se cuenta también el multimillonario australiano James Packer.

Foto: Alex Kolomoisky

 

Además, la policía cree que Harow estaba al tanto de los detalles clave en el Caso 2000 y en el Caso de los submarinos (el llamado Caso 3000) en el que se sospecha que Netanyahu podría tener alguna participación directa en la compra de submarinos que impliquen un sesgo a favor del conglomerado alemán ThyssenKrupp.

 

En el Caso 2000, Harow fue el que registró las conversaciones mantenidas entre Netanyahu y Mozes en su teléfono celular y estuvo presente en las reuniones y pudo proporcionar información también sobre esos temas.

 

Harow, que firmó un acuerdo estatal de testigo a favor de la fiscalía el pasado viernes, ha proporcionado a la policía información importante relativa a sospechas de que Netanyahu recibió regalos ilícitos de donantes ricos (el llamado Caso 1000) y mantuvo conversaciones con el propietario de Yediot Achronoth, Arnon Mozes, a favor de promover una legislación contra el periódico Israel Hayom (el supuesto Caso 2000).

 

Canal 2 Noticias informó durante el fin de semana que se espera que la policía recomiende una acusación contra el primer ministro en el caso 2000, así como en el Caso 1000. Según el informe, Harow dijo a la policía que fue enviado por Netanyahu a hablar con Mozes de Yediot Achronot, en un esfuerzo por llegar a un acuerdo con Netanyahu.

Ari Harow saliendo de las dependencias del departamento de investigaciones Lahav 433 de la policía Israelí.

(Foto: Shaul Golan)

 

El caso 2000 llegó a sustentarse cuando la policía registró el apartamento de Harow como parte de la investigación criminal contra él y se apoderó de su viejo teléfono móvil y portátil, donde se encontraron sus grabaciones de las conversaciones de Netanyahu y Mozes.

Pero hasta ahora, el Caso 2000 ha sido considerado como el caso más problemático, ya que carecía de pruebas suficientes. El testimonio de Harow, sin embargo, podría apuntar a la intención de Netanyahu de tomar medidas concretas tras las conversaciones con Mozes, contradiciendo las afirmaciones del primer ministro hasta el momento, quien alega que nunca tuvo ninguna intención de actuar realmente al respecto.

Además de proporcionar a la policía y a la fiscalía las pruebas necesarias para establecer el Caso 1000 y reforzar el Caso 2000, Harow también proporcionó pruebas en el llamado Caso 3000, una investigación policial sobre la presunta corrupción en torno a la compra de submarinos y buques patrulleros para la Armada Israelí, fabricados por el conglomerado alemán ThyssenKrupp.

La mayoría de los detalles que proporcionó Harow ya han sido referenciados y se consideran como “información clave” que no sólo puede conducir a una acusación contra el primer ministro, sino también dar testimonio sobre el modus operandi del sistema supuestamente corrupto que operaba a su alrededor.

Sin embargo, funcionarios judiciales dijeron que todavía queda mucho trabajo por hacer para preparar el testimonio de Harow para iniciar este juicio. Además, después de reunir todos los testimonios, la policía tendrá que continuar con el trabajo de investigación, hacer referencia a pruebas y posiblemente confrontar a Harow con otros sospechosos, entre ellos, su antiguo jefe, Binayamín Netanyahu.

Harow ha sido “marcado” como un posible testigo estatal en las investigaciones contra Netanyahu, después que se hubieran reunido ya “pruebas arraigadas” en su contra, en otro caso criminal relacionado con una firma de consultoría que presuntamente siguió poseyendo ilegalmente mientras trabajaba como empleado estatal. La abrumadora evidencia reunida contra Harow, así como la presión ejercida sobre él – incluyendo el dinero confiscado de sus cuentas, poniéndolo en riesgo de perder su casa – es lo que llevó al ex jefe de personal del PM a aceptar cooperar con las autoridades policiales a cambio de recibir un castigo mitigado.

Netanyahu ‘no tiene intenciones de renunciar’

Netanyahu pasó el fin de semana con su familia en la residencia del primer ministro en Jerusalén, celebrando consultas con sus confidentes cercanos. Un estrecho colaborador subrayó el sábado por la noche que el primer ministro “no tiene intención de renunciar, no le dará a nadie ese placer y se está preparando para librar la batalla de su vida”. Otras fuentes cercanas al primer ministro dijeron que estaba decepcionado a nivel personal por el hecho de que Harow, que estaba tan cerca de Netanyahu, se volviera en su contra. “El primer ministro sabe que no es corrupto y no ha hecho nada, y es por eso que no puede haber nada aquí”, dijo un confidente cercano. En cambio, otras personas allegadas y que trabajaron estrechamente con el primer ministro en el pasado, no se sorprendieron. “Netanyahu es un hombre que usa a la gente y luego la descarta”, dijo una de esas fuentes. “Nadie debería sorprenderse de que una de las personas más cercanas a Netanyahu se convierta en un testigo del Estado. Lo sorprendente del caso es que se trata de Ari Harow, el hombre más tranquilo y modesto y menos sombrío, es la última persona que uno pudiera imaginarse que estaría recolectando documentos y grabaciones, y que al llegar el día del juicio final – con la espada de Damocles colgando de su cabeza – saliera en contra de Netanyahu.

Una persona tranquila y discreta

Harow comenzó a trabajar como colaborador de Netanyahu en 2002 en el cargo de asesor de relaciones exteriores. También fue puesto a cargo de las recaudaciones de las donaciones en el extranjero.  Más tarde, trabajó como director de la organización de Amigos del Movimiento Likud en los Estados Unidos. Durante ese tiempo, él introdujo Netanyahu a donantes ricos, y consecuentemente se acercó a la familia de Netanyahu. Harow fue apodado por la policía como el “ministro de finanzas” de la pareja  Netanyahu. Conocía y guardaba registros de cada transferencia de dinero, particularmente cuando Netanyahu estaba en la oposición y Harow se encargó de asegurar el financiamiento para los viajes de la pareja, incluyendo el alojamiento en hoteles caros.

En julio de 2007, Harow regresó a Israel y nuevamente fue nombrado asesor de asuntos exteriores de Netanyahu. En febrero de 2008, Harow reemplazó a Ayelet Shaked, actual ministro de Justicia, como jefe del gabinete de Netanyahu. Dos años más tarde, debido a razones de salud, abandonó su cargo junto con muchos de sus asociados cercanos, alegando que sufría “problemas de salud como resultado de tener que trabajar con Bibi y Sara”.

“Él adoraba ciegamente a Bibi, hizo todo lo que Bibi, Sara o los niños le pedían”, dijo un ex colega. “No hizo ninguna pregunta, nunca pensó por qué se le pedía que hiciera cosas personales, pero también eso fue lo que desmoronó a Netanyahu, porque en algún nivel de esas relaciones, Bibi despidió a Harow, no creía que Ari fuera alguien que pudiera hacerle daño, por lo cual Bibi se permitió hablar más libremente junto a él”.

Otro ex compañero de trabajo describió a Harow como “una persona sin aspiraciones políticas. Bibi confiaba en él completamente, su fuerza era en su discreta naturaleza, su silencio, no era una persona chismosa”. Odelia Karmón, ex consejera de Netanyahu, también describió a Harow como una persona tranquila, “gentil, agradable, tímida, no era uno de los tipos que se arriman a otros… era confiable y no se entrometió en las luchas internas por el poder”. Dijo que Netanyahu siempre “lo enviaría en misiones de recaudación de fondos. Harow nunca se quejaba y siempre entregaba los bienes a tiempo”. Karmón agregó que Harow “sabía en cualquier momento donde estaba el primer ministro y lo que estaba haciendo”.

 

 

Yoram Bar-Am, escritor, publicista, traductor e intérprete profesional independiente, miembro de la asociación de traductores e intérpretes de Israel (ITA), con residencia en Tzur Ygal, Israel. Posee experiencia acumulada superior a 30 años en la traducción, interpretación y publicación de textos y documentos legales, comerciales, técnicos, médicos, diplomas y certificados personales. Los servicios de traducción e interpretación incluyen acompañamiento de comisiones comerciales y diplomáticas y servicios de traducción simultánea y/o consecutiva ante los tribunales en Israel y el extranjero.

Para obtener datos adicionales y contactarse directamente, sírvase dirigirse a:

YORAM BAR-AM

[email protected]

http://yoram-translation-solutions.com

Skype: yoram.bar.am

Tel. +972 50 7323869

Idiomas: Español, Hebreo, Inglés, Portugués, Francés, Alemán, Italiano.

 

Compartir
Artículo anteriorRevelan que ataques suicidas de Boko Haram son realizados por niños y mujeres
Artículo siguienteEl vergonzoso récord de Jordania
Yoram Bar-Am, traductor profesional independiente, miembro de la asociación de traductores e intérpretes de Israel (ITA), con residencia en Tzur Ygal, Israel. Posee experiencia acumulada superior a 30 años en la traducción, interpretación y publicación de textos y documentos legales, comerciales, técnicos, médicos, diplomas y certificados personales. Los servicios de traducción e interpretación incluyen acompañamiento de comisiones comerciales y diplomáticas y servicios de traducción simultánea y/o consecutiva ante los tribunales en Israel y el extranjero.