Oña será el escenario de la reunión del 28 de junio a la que los responsables del Ayuntamiento de Castrillo Mota de Judíos han invitado a participar a las 23 localidades burgalesas que cuentan con aljamas judías. La finalidad, dar forma a una red de localidades con vestigios de la presencia sefardí en Burgos, «y con ella una iniciativa de promoción de nuestra historia en la que involucrar a la provincia, pues varias comunidades judías han mostrado ya su interés en ella», comenta el alcalde de Castrillo, el diputado provincial, Lorenzo Rodríguez.

Recuerda que la provincia cuenta con hasta 23 lugares donde tiempo atrás hubo aljamas -comunidad judía que autogestionaba la recaudación de los impuestos que la monarquía imponía sobre ellos y localidades cercanas-. «Y entre ellos hay pueblos de todo tamaño como pueden ser Lerma, Miranda, Briviesca, Villadiego, Belorado o la propia capital burgalesa, así como otros más pequeños como Peñaranda, Redecilla del Camino o Cerezo de Río Tirón», detalló.

Rodríguez explica que durante los viajes que han realizado a diversos países para dar a conocer el contenido de dicho proyecto -a través de charlas y encuentros con autoridades del mundo judío-, «han sido varias las empresas especializadas en organizar viajes a España para la comunidad judía desde Argentina o Israel, que nos han preguntado por este itinerario, con el fin de incluirlo en el trazado de sus circuitos en un futuro».

Y es que conocedores del proyecto de impulso de la cultura judía en que trabaja el Ayuntamiento de Castrillo desde 2014 -que se traduce ya en la puesta en marcha de trabajos de excavación e investigación en la localidad así como el trazado inicial de un centro de interpretación-, «estos touroperadores entienden que es una propuesta específica y de gran interés para este amplio colectivo».

Remarca que se trata de un colectivo al que no sólo se le ofrecería historia de su propio pasado -del que aún se conservan numerosos vestigios en forma de edificios, escritos o barrios y juderías perfectamente catalogados como tales-, sino también reclamos naturales, culturales, museísticos, culinarios y de alojamiento con los que invitarles a ampliar su estancia en el país».

Por ello, Rodríguez confiesa que le ha reiterado a la concejala del Ayuntamiento de Burgos, Carolina Blasco, la importancia de que en dicha reunión esté también la capital. «Porque no se trata sólo de impulsar la historia de Castrillo Mota de Judíos sino de hacer una apuesta conjunta de la capital y la provincia», argumenta, «ya que son más de 300.000 personas pertenecientes a esta comunidad las que vienen a España cada año», cifró el alcalde burgalés.

A pesar de todo, Rodríguez recuerda que de forma paralela a esta propuesta con el resto de localidades burgalesas, desde el Consistorio continúan con el proyecto de recuperación de La Mota en el que están inmersos, y para el que ya han recibido varias ayudas. Por un lado, con las excavaciones iniciadas quince días, para extraer material que analizar el resto del año, y por otro, dar forma al futuro centro de interpretación.