Un señor estaba jugando ajedrez con su perro en la plaza central del pueblo y toda la gente comentaba:
“Mira que perro tan inteligente tienes, sabe jugar ajedrez.”
El señor responde: “Ustedes no saben lo que dicen, este es el perro más tonto que existe, yo le voy ganando tres partidas a dos.”
En la Parashá de la semana pasada y en esta Parashá leemos sobre las plagas de Egipto. Di–s le dice a Moshe que le diga a su hermano Aharon que golpeé las aguas del río Nilo y a la tierra, ya que el mismo Moshé no puede hacerlo.
Nuestros sabios explican que cuando Moshé era niño las aguas del Nilo lo salvaron y que después fue el suelo el que también lo salvó al enterrar bajo tierra al egipcio que golpeaba al judío. Por tanto, la tierra de Egipto, como las aguas del Nilo, le hicieron un favor a Moshé. Él no podía ser, por tanto, malagradecido golpeándolas y por eso él tuvo que solicitarle a su hermano Aharon que lo hiciera.
Pero todos se preguntarán, “¿qué tienen que ver las aguas del Nilo o la tierra, si estas no tienen sentimientos?, ¿qué importa si Moshé les pega?, igual, no van a sentir nada, entonces ¿cuál es el problema?”
De aquí sale el concepto más importante para nuestras vidas: reconocer el bien y no ser malagradecidos, ¡incluso con una piedra!
Como dicen los Jajamim: “A un pozo del que tomaste agua no
puedes arrojarle una piedra”.
Es decir, tenemos que ser siempre agradecidos y no podemos ser malagradecidos, incluso con algo inerte, a pesar de que no sienta. Tenemos que acostumbrarnos a hacer y reconocer el bien. Aunque a la piedra no le importe si la golpeamos, pero si alguien va a ser malagradecido con una simple piedra, también lo será con una persona. Por eso, Moshé Rabenu no podía pegarle ni a la tierra ni a las aguas del Nilo, para así acostumbrarse a reforzar esas cualidades de ser agradecido y reconocer el bien.
En la Torá hay una prohibición que dice que nosotros no podemos rechazar al egipcio, ya que fuimos extranjeros en su tierra y todos nos preguntamos:
“¿Cómo así que extranjeros? si fuimos ¡esclavos en esa tierra!, incluso, este es un motivo más que suficiente hasta para esclavizarlos a ellos.”
¿Por qué la Torá nos recalca que no podemos rechazar al egipcio y que fuimos extranjeros en su tierra?
Y aquí viene el punto: ¡Sí!, hubo cosas malas en Egipto, como la esclavitud y todos los sufrimientos que pasamos, pero también pasaron cosas buenas, como que Yosef pudo vivir ahí con su familia y todo lo que aconteció después. Uno siempre tiene que acordarse de las cosas buenas, incluso en Egipto, el lugar más duro en la historia para el pueblo de Israel. Tenemos que reconocer y pensar en lo bueno que surgió de ahí.
La gente del pueblo de Israel en el desierto siempre se quejaba por diversos motivos, que no hay agua, que no hay carne. Siempre se
quejaban que no había lo uno y que no había lo otro. He ahí que esto fue su verdadero problema: no fueron agradecidos y por ello no entraron a la tierra prometida.
Siempre tenemos que andar agradecidos.
Dicen que hay dos términos que la Torá usa respecto al pueblo de Israel:
Uno es ‘Hijos de Israel’ – Benei Israel
Y el otro es el ‘Pueblo de Israel’ – Am Israel
Siempre cuando la gente se quejaba en el desierto, eran Am Israel – el pueblo.
Los hijos de Israel nunca se quejaron. Comentan los Jajamim que los hijos siempre tenían fe, es decir cuando tenemos fe – Emunah y confianza, no nos quejamos porque sabemos que vamos a llegar.
Cuando estamos manejando nuestro carro y este tiene GPS (lo cual es ideal para nuestros tiempos), entonces manejamos confiados aunque no veamos claramente el camino, pues al final sabemos que llegaremos.
Esa es la diferencia entre ser Hijos y ser Pueblo de Israel. El hijo va confiado en su padre porque sabe que llegará y el pueblo siempre va quejándose ya que no sabe que eso es para su bien. Por esto debemos siempre reforzar nuestra fe.
Nosotros nos acostumbramos a ver y a enfocarnos en las cosas negativas, por ejemplo hace un año en Israel falleció un rabino, un rabino muy grande que hizo miles de cosas buenas, pero también hubo gente que encontraron dos o tres cosas negativas en lo que él hizo y empezaron a escribir sobre eso. Claro que nosotros somos humanos y nos podemos equivocar y él también, el punto es: ¿Por qué enfocarse en las cosas malas y no en las cosas buenas que él tenía?
Cuando el niño trae el examen a su padre y muestra que tiene 10 preguntas de las cuales 7 estaban bien respondidas y tres no. Siempre uno se fija en donde están las “Equis”. El asunto es siempre mirar las cosas buenas de las cosas, como por ejemplo, felicitarlo y decir: “Oye hijo, qué bien que respondiste la primera pregunta ¡tu nombre!”
Había uno que le dijo a su papá: “Papá, es verdad que me dijiste que si sacaba 100 en el examen más difícil me dabas 100 dólares?”
“Sí”, le contestó el papá. “¡Entonces dame 50!”
Cuando nosotros vamos a decir gracias, ahí vamos a valorar y apreciar no solo lo que tenemos, si no también lo que los otros tienen, así vamos a ver el mundo mucho mejor.
Como punto interesante, el nombre del pueblo judío salió de Jehudá, donde sabemos que fue la primera vez que se dijeron gracias en este mundo y fue sobre Jehudá, pues su madre dijo: “gracias Di–s”. Por eso el nombre del pueblo judío es Jehudim, que viene de la palabra Gracias y sabiendo eso, lo más importante es saber decir “gracias”.
Es como lo que leí en unos artículos sobre personas que tenían entre 100 y 120 años. Les preguntaron ¿cuál es su secreto para vivir tanto?, la mayoría respondió que ser agradecidos y siempre decir gracias, ya que ello lleva a apreciar lo que se tiene. Por lo tanto se tiene una vida positiva y por esto ellos tienen una vida larga. Cuando se ve todo negativo no se puede vivir tanto.
Es por eso que cuando despertamos lo primero que decimos es: “¡Modé Ani Lefaneja, Melej Jai VeKaiam, Shehejezarta bi nishmatí bejemlá. Rabá emunateja” – “Doy gracias a ti, Rey viviente y eterno, pues Tú has restituido misericordiosamente mi alma dentro de mí; Tu fidelidad es grande” (que es nuestra manera de decir Di– s, gracias que me has dado vida nuevamente); ahí uno empieza a valorar su vida, después vienen las bendiciones de la mañana y agradecimiento por la vista, por levantarse, por tener vestido, por caminar, por la fuerza, gracias por hacerme a tu voluntad, de ser hombre o mujer, gracias por haberme hecho judío y así en cada bendición que se dice, se está valorando el vivir y existir.
Normalmente la gente empieza a valorar lo que tiene cuando ya lo pierde, cuando uno tiene dolor de cabeza, empieza a valorar su salud, pero aquí las bendiciones y el decir gracias en la mañana te está dando la oportunidad de valorar lo que tienes cuando todavía lo tienes y lo puedes disfrutar.
Hay un dicho muy famoso que reza: “La tragedia más grande de la vida es que nosotros nos hacemos viejos demasiado rápido y sabios demasiado tarde”.
Cuentan que una vez un señor que trabajaba en una carnicería entró a un cuarto frío donde se congela la carne y la puerta se cerró. Al no poder salir se dio por vencido y pensó en morir ahí, hasta que en el último momento entró el guardia de la empresa y lo salvó.
Así que el señor le preguntó: “Dime, ¿cómo supiste que yo estaba aquí?”
A lo que el guardia le responde: “De todos los 300 trabajadores que hay en la empresa, tú eres el único que me dice ‘gracias’, y hoy escuché tus ‘gracias’ al entrar, pero no escuché tus ‘gracias’ al salir, así que pensé que algo andaba mal y empecé a buscarte por todos lados hasta que te hallé aquí”. Y esta persona salva su vida por eso.
Uno tiene que valorar y decir “gracias” porque al final uno va a ser el primero que va a ganar con ello.
Se dice que cuando le hace muchos favores a alguien, el otro no sabe como devolver los que le han hecho, siente como vergüenza, y así empieza a negarlos. Eso fue lo que pasó con el Faraón, no sabía cómo corresponder a todo lo que hizo Yosef y por eso dijo que nunca conoció lo que hizo Yosef.
Tenemos que darle al otro la oportunidad de dar también y no siempre darle hasta que el otro sienta vergüenza y lo vaya a negar, eso es parte del motivo que Di–s nos dio la manera de hacer mitzvot. Como el precepto que aparece en la Parashá de esta semana; Di–s dice: “Santifica para mí tu primogénito”. Lo que quiso dar a entender es: “La primera cosa que hagas en el día, que sea para Mí, es algo espiritual y después vete a trabajar (o lo que hagas)”.
Tenemos que pensar que es para Él, para que no lleguemos a negar toda su bondad.
Como le dijo un rabino a una persona, cosa que le molestó mucho: “No me acuerdo haberte hecho tantos favores, como para que me hagas sufrir tanto.”
En cualquier cosa uno puede encontrar defectos. Es así que aunque el perro del cuento del principio era muy especial, su dueño sólo supo verle ese pequeño defecto, lo que le llevó a no reconocer la sabiduría de su perro. Quien perdió fue él, porque la gente de su alrededor lo disfrutó. Quien no reconoce el bien, será el primero en perder.
“Dichoso aquel que puede dar sin recordar todo el tiempo y que puede recibir sin olvidar todo el tiempo”
Les comparto un video sobre Israel y que el mundo tiene que entender que israel no es problema sino solución para muchas cosas hoy en día!

Diario Judío México -

No hay comentarios

Leave a Reply

Artículo anteriorFrom Haifa to Tijuana
Artículo siguientePence pidió a Egipto y Jordania convencer a la Autoridad Palestina para que regresen a la mesa
Nació en Jerusalén el 29 de enero de 1988. Estudió en la escuela “Derech Tvuna” (Ramot - jerusalem) la primaria, posteriormente cursó en la Yeshiva “Imrey Noam” tres años. Se graduó de la yeshiva de altos estudios “Tora Or” en Jerusalem siendo el rosh Yeshiva uno de los grandes de la generación: el Rabino Chaim Pinjas Shainberg que en paz descanse. Durante 4 años de los cuales aparte de los estudios comunes,incluyeron cursos de alta cultura, rabinato, y judaísmo de análisis espirituales, historia, Ciencias y religiones. También hizo todos los estudios rabinicos incluyendo los examenes en PIRHEI SOSHANIM - DAAT. En esta época comenzó a escribir su primer libro nombrado “Toldot Hazman” (Generaciones del tiempo) el cual ya esta en el mercado con treinta mil ejemplares y esta en proceso la sexta versión que pronto saldrá en español a la disposición del publico hispanoparlante. El libro abarca toda la historia con explicaciones especiales y profundas de los sucesos importantes, combinándose con los Midrashim no tan comunes junto con los descubrimientos científicos recientes. En el año 2007 fue llamado a la yeshiva “Or Tora” del Rab Shaul Maleh shlita estudiando Jabruta con el y ayudando a encontrar fuentes a sus conferencias. En el año 2009 se regreso a Israel para casarse, con su esposa Margalit, ella es maestra y origen de las fuerzas para el Rabino. Un mes después regreso a México nuevamente con Rab shaul maleh en su colel, durante estos años ayudó a Rab Amram Anidjar a preparar los diversos temas de sus conferencias y de sus libros hasta hoy en día. En el 2011 fue llamado a Bogotá – Colombia para dar clases por un mes y medio en distintos lugares. Después, Regreso a México al colel Shuba Israel de estudios halájicos y talmúdicos, estudio con Rab Eliahu Admoni el rosh colel del mismo y dio clases de Daf Hayomi en la noche, apoyando a personas que estaban en proceso de acercamiento. De vez en cuando dio conferencias a estudiantes en Morasha, institución en la cual se dedica al comienzo del camino del judaísmo a estudiantes universitarios. En el año 2013 fue llamado a la comunidad de Cali- Colombia para dar clases y conferencias durante un mes, siendo también Jazan, le pidieron que venga también en las fiestas para acompañarlos, estas oportunidades se han convertidos en vivencia para la comunidad de Cali como el Rabino de la comunidad - Colombia. A mediados de este año gracias a dios nació su primera hija Shir en la ciudad de Cali. Fue destacado como el rabino principal de la comunidad en la cual ha logrado levantar la comunidad en menos de dos años, de muchos aspectos. En 31 de mayo de 2015 se fue hacer cargo del rabino principal de la comunidad de Guatemala. En 2015 ha terminado su segundo libro llamado toralogia. (En español) lo logró lanzar en diferentes países en miles de ejemplares. Al mismo tiempo está trabando en su tercer libro de "Pirkei Avot" y cuarto libro sobre Israel. En 2016 Termino también estudios de diploma sobre PNL internacional, consejería familiar y diploma en teología de Israel. Aparte de eso esta estudiando historia y filosofía en la universidad abierta en israel. El Rabino tiene maestría de ciencias humanas y sociales via Unesco. El rabino tiene una especialidad de clases en temas diferentes y a difundido sus clases y artículos en diferentes páginas en todo el mundo y en más de 100,000 personas en sus páginas. Ultimamente se puso mucho enfoque en muchos eventos con líderes de todas las religiones y políticos de alto nivel en América latina para difundir la verdad sobre Israel y aumentar amor y tolerancia en el mundo.