En el marco de un discurso en el Consejo Israelí de Relaciones Exteriores, que opera bajo los auspicios del Congreso Judío Mundial, Almagro elogió a Israel por su compromiso con la democracia: “En esta región, Israel se destaca como una democracia plena, totalmente comprometida con los principios democráticos, el orden constitucional y el imperio de la Ley”.

Al discutir los elementos claves de la guerra contra el terrorismo, Almagro dijo: “Uno de los elementos más peligrosos de la amenaza del terrorismo es que es indiscriminado … El terrorismo no discrimina basado en la raza, la religión o el estatus social. No respeta las fronteras, es el odio disfrazado de una causa hueca muy alejada de cualquier resultado significativo, porque al final, la violencia sólo engendra violencia”.

El Secretario de la OEA hizo referencia a los atentados contra la Embajada de Israel y la AMIA en Argentina y a la presencia de los grupos terroristas en la zona. “El área tri-fronteriza de Sudamérica se ha servido durante mucho tiempo como fuente de la financiación de Hezbollah”, aseguró.

En un reciente Encuentro de Parlamentarios Latinoamericanos contra el terrorismo organizado por el Congreso Judío Latinoamericano en Buenos Aires, Almagro envió un video exigiendo justicia por los atentados.

El ex ministro de Relaciones Exteriores de Uruguay también destacó la fortaleza de las comunidades judías en América Latina, diciendo que son “vibrantes, emprendedoras y ocupan un espacio indispensable en nuestras naciones, cultura, artes, negocios, profesiones y política. Los judíos de América Latina forman parte de las fuerzas democráticas de la región”.

El CEO del Congreso Judío Mundial, Robert Singer, presentó a Almagro a una audiencia compuesta por diplomáticos y funcionarios destacados, incluyendo casi todos los embajadores latinoamericanos en Israel. Singer elogió el largo historial de Almagro de amistad con los judíos y el Estado judío, quien como Secretario General de la OEA participó de la Asamblea General del Congreso Judío Mundial realizada el año pasado en Buenos Aires.

Preguntado por un miembro de la audiencia sobre la crisis política en Venezuela, el secretario general de la OEA pidió que se ejerza presión internacional para que un gobierno legítimamente elegido llegue al poder; la creación de un “canal humanitario” que permita la medicación y la ayuda para aliviar la grave escasez; la liberación de todos los presos políticos y el restablecimiento del poder en las diversas ramas del gobierno.