“Comprender la influencia que la perspectiva judía le dio al pensamiento de Frankfurt le permitirá a lector comprender la influencia que estas ideas una vez germanizadas tuvieron en el judaísmo”

Dado el nivel de importancia de su aportación para la comprensión de los fenómenos sociales, es justo que el primer libro dedicado realmente a analizar sus orígenes filosóficos sea publicado por la Cambridge University Press.

Max Horkheimer, Theodor Adorno, Erich Fromm, Leo Lowenthal y Herbert Marcuse son entre otros los principales exponentes de esta Escuela de pensadores que tras ser expulsados de Alemania (por judíos y por pensadores) encontraron refugio en Estados Unidos y uno de ellos en México, Cuernavaca, para ser más exacto desde donde continuaron influyendo y enriqueciendo el acerbo filosófico de la humanidad.

Es curioso como la misma maestra que tanto los leía, refería y alababa en la Facultad de Ciencias Políticas de la UNAM era profundamente antisemita ignorando o queriendo ignorar no sólo el origen judío de estos pensadores sino sobre todo, el origen judío de sus ideas.

Y es que ser judío no es sinónimo de tener ideas ni tener ideas significa tener que ser judío pero, definitivamente, en este caso, el judaísmo de los personajes influyo dramáticamente en sus ideas tanto para bien como para mal.

Después de todo, es el judaísmo intelectual alemán el que más ‘desprecia’ el judaísmo polaco y ni hablar de su religiosidad populachera.

En este judaísmo alemán chocan de manera dramática los antecedentes religiosos judeo-ortodoxos con el reformismo germánico; chocan las ideas del socialismo germano con las masas socialistas de Europa Oriental, el amor al alemán y el desprecio al yiddish, y de pronto, al analizar sus vidas encontramos todos estos elementos no sólo entrelazados sino definitorios en las conclusiones alcanzadas por ellos.

Políticamente el desprecio de estos pensadores a lo judío popular (sortilegios y tradiciones que conocían bien) y su admiración a lo germano se traducen en la psique misma del Estado de Israel al que le aportan su carácter contemporáneo para bien y para mal.

Tener un autor/pensador capaz de comprender la influencia de lo judío en la Escuela de Frankfurt y el pensamiento universal es tan importante como comprender la influencia de estas ideas en lo judío pero para poder analizar este enfrentamiento de ideas, pasiones, visiones y comprender de que se está hablando.

Lectores externos podrían comprender una u otra versión pero difícilmente el contexto total de la situación, el significado real de sus premisas y por eso, la labor de JACK JACOBS es especialmente meritoria.

Jacobs conoce profundamente los movimientos políticos judíos de Europa Oriental, conoce el Bund, conoce el Marxismo, conoce la política y la historia, vive en Nueva York pero también trabaja ocasionalmente en Tel Aviv lo que le permite estar en contacto con ese país en el que la influencia germánica en general es tan definitiva y así poder compaginar la realidad cotidiana con las ideas que lo conformaron.

No es raro que haya sido el judaísmo alemán, asimilado, occidental, excluyente el que creara la idea del sionismo. Tampoco es raro que sus pensadores le hayan dado forma y hayan creado un país judío donde buena parte de la historia judía es desconocida o distorsionada para justificar la necesidad de crear un “súper-judío”, súper libre y a la vez súper-paranoico como el representado por los israelís.

Comprender la influencia que la perspectiva judía le dio al pensamiento de Frankfurt le permitirá a lector comprender la influencia que estas ideas una vez germanizadas tuvieron en el judaísmo, ejercicio este que se vuelve sencillo e interesante en la pluma de Jacobs que con esta obra agrega un nuevo acierto a su larga lista de logros.

“The Frankfurt School, Jewish Lives and Antisemitsm” de Jack Jacobs editado por Cambridge University Press es un libro de lectura obligatoria para quienes quieren conocer la magnitud de la aportación judía a la filosofía del Siglo XX y comprender a la izquierda contemporánea -surgida de esta escuela- desde una perspectiva que pone en el centro de su pensamiento y creatividad su judaísmo secular/religioso, occidental/oriental, científico/ortodoxo, socialista/sionista en mancuernas contrapuestas de valores en constante enfrentamiento.

Lea la reseña en Yiddish, oprima aquí.