Abraham Zabludovsky es un comunicador de grandes ligas. Probablemente el apellido del padre le ha abierto puertas pero también las ha cerrado. Sin embargo, Abraham Zabludovsky ha sabido hacer su propia carrera en el periodismo mexicano.

Como reportero de televisa se encaminó al sector financiero, el tiempo que condujo el noticiario de medio día, buena parte del programa se la dedicaba al comportamiento de los valores y las finanzas. Con los golpes debajo de la mesa y las presiones dentro de televisa los Zabludovsky salieron de dicha empresa sin dar marcha atrás.

Un comunicador profesional, sarcástico, divertido pero sobre todo inteligente. Escuchar a Abraham Zabludovsky es una delicia, porque su lenguaje es tan preciso que las cosas son nombradas con las palabras exactas.

Su confianza periodística la ha ganado en el sentido que no es un comunicador pretensioso, arrogante y sumiso ante la autoridad, de hecho nunca pierde la oportunidad para criticar a otros comunicadores o pseudocomunicadores que están sometidos a los caprichos de la clase política y el gobierno en turno.

1 COMENTARIO

  1. Hola estoy interesado en contactar o conseguir el correo electrónico de Abraham Zabludovsky Nerubay, pues tengo un guion que posiblemente le pueda interesar ya que él es productor de cine.
    Saludos Lic. Mario Cantu

    Deja tu Comentario

    A excepción de tu nombre y tu correo electrónico tus datos personales no serán visibles y son opcionales, pero nos ayudan a conocer mejor a nuestro público lector

    A fin de garantizar un intercambio de opiniones respetuoso e interesante, DiarioJudio.com se reserva el derecho a eliminar todos aquellos comentarios que puedan ser considerados difamatorios, vejatorios, insultantes, injuriantes o contrarios a las leyes a estas condiciones. Los comentarios no reflejan la opinión de DiarioJudio.com, sino la de los internautas, y son ellos los únicos responsables de las opiniones vertidas. No se admitirán comentarios con contenido racista, sexista, homófobo, discriminatorio por identidad de género o que insulten a las personas por su nacionalidad, sexo, religión, edad o cualquier tipo de discapacidad física o mental.
    Artículo anteriorRaoul Wallenberg, a 65 años de su muerte
    Artículo siguienteCon amor desde Capadocia