Diario Judío México - Abraham Zabludovsky es un comunicador de grandes ligas. Probablemente el apellido del padre le ha abierto puertas pero también las ha cerrado. Sin embargo, Abraham Zabludovsky ha sabido hacer su propia carrera en el periodismo mexicano.

Como reportero de televisa se encaminó al sector financiero, el tiempo que condujo el noticiario de medio día, buena parte del programa se la dedicaba al comportamiento de los valores y las finanzas. Con los golpes debajo de la mesa y las presiones dentro de televisa los Zabludovsky salieron de dicha empresa sin dar marcha atrás.

Un comunicador profesional, sarcástico, divertido pero sobre todo inteligente. Escuchar a Abraham Zabludovsky es una delicia, porque su lenguaje es tan preciso que las cosas son nombradas con las palabras exactas.

Su confianza periodística la ha ganado en el sentido que no es un comunicador pretensioso, arrogante y sumiso ante la autoridad, de hecho nunca pierde la oportunidad para criticar a otros comunicadores o pseudocomunicadores que están sometidos a los caprichos de la clase y el gobierno en turno.

Las opiniones expresadas aquí representan el punto de vista particular de nuestros periodistas, columnistas y colaboradores y/o agencias informativas y no representan en modo alguno la opinión de diariojudio.com y sus directivos. Si usted difiere con los conceptos vertidos por el autor, puede expresar su opinión enviando su comentario.

SIN COMENTARIOS

Deja tu Comentario

Artículo anteriorRaoul Wallenberg, a 65 años de su muerte
Artículo siguienteCon amor desde Capadocia