Diario Judío México - Alberto Misrachi fue un importante tratante de arte en la década de los 1930s. De orígen griego sefaradita, llegó inicialmente a Mérida, Yucatán. Fundó la Librería Misrachi en 1933 en el No. 4 de la calle Juárez en el edificio de La Nacional, en la Ciudad de , justo frente al Palacio de Bellas Artes, vendiendo inicalmente revistas extranjeras como el Times y el Saturday Evening Post, con lo que en menos de tres años ya había hecho fortuna. Alberto era un hombre extraordinariamente dotado para percibir las cosas buenas y a la vez era un genio de las finanzas, excelentísimo amigo y generoso a mas no poder, a decir de quienes tuvieron el privilegio de conocerlo.

El acervo de esta librería se formó con revistas extranjeras y libros de arte, Esta especificidad hizo que la librería fuera visitada solo por ciertos sectores de la ciudad, Acudían a ella políticos, turistas, intelectuales, pero sobre todo artistas. La galería mostraba la obra de jóvenes aspirantes a artistas mexicanos, que eventualmente cambiarían la escena del arte en : Diego Rivera, Alfaro Siqueiros, Orozco, Tamayo, Rafael Coronel, Remedios Varo y muchos otros.

Alberto Misrachi fue el primer broker de Diego Rivera y su hija Tina Misrachi, era la ahijada de Frida. De 1935 a 1946 Frida mantuvo una cuenta con Misrachi, que además de broker le servía como contador.

Los artistas dejaban sus cuadros a consignación y Alberto los exhibía en las paredes de su local. Las obras de la línea 8 del Metro bloquearon las calles donde se ubicaba la librería, bajando la ventas considerablemente, lo que ocasionó su cierre en 1992.

Tina, junto con sus hermanas Ruth y Aline eran conocidas como las tres Misrachitas y crecieron al lado de los grandes intelectuales de . Carlos Pellicer y Carlos Chávez visitaban a la familia y la bellísima Anna Arouesty, madre de las tres niñas y su padre, jugaban bridge con Raoul y Carito Fournier y se reunían con los Sánchez Fogarty y los Rosenblueth. Salvador Novo se metía a la cocina con Anna y le ayudaba a preparar platillos refinados aprendidos en las clases de alta cocina francesa de Von Marx, en la calle de Havre.

Durante la década de los cincuenta, el galerista había ya abierto otro espacio en la Zona Rosa, la Galería Misrachi en donde el trabajo de creativos como Santiago Carbonell y Francisco Corzas, llenaron sus salas de exhibición.

Don Alberto enfermó del corazón en la plenitud de su vida y murió a los 67 años, en 1963. Un sobrino suyo, Alberto J. Misrachi, compró a su tío sus empresas cuando éste enfermo, deseaba ya retirarse. Con el tiempo se quitó la J., tomó posesión del archivo personal de don Alberto que permaneció en las empresas y se atribuyó tramposamente la vida de su ilustre tío y cambió el nombre del establecimiento por el de Galería Alberto Misrachi. Ruth, su hija -denunció esta ofensa en su momento. Actualmente, Carlos Misrachi, hijo de Don Alberto es el único descendiente directo que se dedica a galerista.

Don Alberto y su esposa, la bella Anna Arouesty vivieron vidas buenas y justas, y perduran en el recuerdo amoroso de sus muchos descendientes y amigos.


Retrato de Alberto Misrachi, por Frida Khalo (1937)
óleo sobre metal
34,3 x 26,9 cm.
Colección de Ana Misrachi
Ciudad de , .

Las opiniones expresadas aquí representan el punto de vista particular de nuestros periodistas, columnistas y colaboradores y/o agencias informativas y no representan en modo alguno la opinión de diariojudio.com y sus directivos. Si usted difiere con los conceptos vertidos por el autor, puede expresar su opinión enviando su comentario.

SIN COMENTARIOS

Deja tu Comentario

Artículo anteriorLos Hermanos Musulmanes sacan la bandera blanca
Artículo siguienteEn las cloacas de Sadam Husein
Noticias, Reportajes, Cobertura de Eventos por nuestro staff editorial, así como artículos recibidos por la redacción para ser republicados en este medio.