¿Alguna vez han tenido la oportunidad de escuchar el sonido de la esperanza? La esperanza no en una palabra, sino en sí misma, como un canto que no puede ser acallado, como la melodía de los violines que, después de haber sobrevivido a las atrocidades de la Segunda Guerra Mundial, emitieron su canto a la vida, en manos de solistas de renombre internacional, a la vez que en manos de seis jóvenes músicos pertenecientes a las orquestas Kol Shalom y Esperanza Azteca.

El Colegio Israelita de ORT tuvo el privilegio de ser la sede de los ensayos para el magistral concierto “Violines de la Esperanza”, ofrecido como celebración del 3er Festival Lejaim “Shimshon y Jane Feldman”, en la Sala Nezahualcóyotl, el pasado 14 de febrero.

Los Violines de la Esperanza han sido escuchados alrededor del mundo, pero la particularidad de este concierto, en palabras de Avshalom Weinstein, maestro laudero cuya familia ha recuperado y restaurado estos instrumentos, es precisamente que el concierto fue ofrecido por una orquesta conformada por niños y jóvenes mexicanos, judíos y no judíos, con diferentes niveles de dominio de sus instrumentos.

violines-2

“Esta es una oportunidad para que estos jóvenes entren en contacto con el tema del Holocausto y su música. Para que se dispare su curiosidad y se decidan a investigar más y a transmitir su experiencia. La música es un leguaje universal sin importar de dónde vengas. Estos violines han sido tocados por grandes músicos y en grandes ciudades, esto es algo diferente, pero no por ello menos importante. Estos jóvenes pueden hacer una diferencia”.

El magno concierto se llevó a cabo bajo la batuta del maestro israelí Yoel Levi y contó con las magníficas interpretaciones de los maestros solistas Shlomo Mintz y Cihat Askin, quienes han acompañado a estos violines durante 15 años, en su recorrido para llevar esperanza al mundo a través de la música.

El concierto contó además con las grandes voces de los cantores Itzik Kempe, Ari Litvak y David Nobigrot, así como el coro conformado por niños de ambas orquestas.

Los “Violines de la Esperanza” son un conjunto de instrumentos cuyos dueños huyeron, sobrevivieron o murieron durante la época de la Segunda Guerra Mundial y que hoy, vuelven a hacer música.

En palabras del Director Levi, este proyecto “es la evidencia de que los judíos estamos aquí para quedarnos, estamos aquí por el futuro. Traemos armonía y paz a todas las comunidades a donde vamos”.

Para el Maestro Shlomo Mintz, el futuro de este proyecto es muy importante ya que estamos enfrentando situaciones de violencia. Escuchando las historias de los violines podemos darnos cuenta de los errores que estamos cometiendo y que deben ser reparados, este es el verdadero propósito, y puede ser logrado con los jóvenes músicos que nos acompañan en este concierto. Debemos recordar el Holocausto y mantener nuestra mirada hacia adelante.

El objetivo de este proyecto es dignificar la vida como músicos, quienes nunca deberían tener la necesidad de dejar sus instrumentos atrás.

Cada violín tiene una historia, algunos de ellos fueron tocados en los campos de concentración para que sus dueños pudieran sobrevivir, mientras que otros llegaron con sus músicos a lo que sería el Estado de Israel, huyendo de la guerra. “Este proyecto es una forma distinta de ver e involucrarse con el tema del Holocausto”, dijo Weinstein.

Esta fue una excelente oportunidad para que los alumnos de nuestro colegio presenciaran el trabajo conjunto que se desarrolla entre el director, los músicos y el coro, al construir un espectáculo orquestal.

Además, tuvimos la oportunidad de recibir en nuestra casa a alumnos de diversas escuelas de la red, quienes vinieron a presenciar los ensayos.

“Durante el concierto no estaré tocando por los millones de personas que murieron en el Holocausto, ellos lo harán”, Maestro Cihat Askin.

violines-4

Mientras estos violines sigan sonando, el recuerdo de los hechos que los habían silenciado seguirá vivo, acompañado melódicamente por la flama eterna de la esperanza que en su canto casi humano aseguran: Nunca jamás se volverá a recorrer ese último camino.

SIN COMENTARIOS

Deja tu Comentario

A excepción de tu nombre y tu correo electrónico tus datos personales no serán visibles y son opcionales, pero nos ayudan a conocer mejor a nuestro público lector

A fin de garantizar un intercambio de opiniones respetuoso e interesante, DiarioJudio.com se reserva el derecho a eliminar todos aquellos comentarios que puedan ser considerados difamatorios, vejatorios, insultantes, injuriantes o contrarios a las leyes a estas condiciones. Los comentarios no reflejan la opinión de DiarioJudio.com, sino la de los internautas, y son ellos los únicos responsables de las opiniones vertidas. No se admitirán comentarios con contenido racista, sexista, homófobo, discriminatorio por identidad de género o que insulten a las personas por su nacionalidad, sexo, religión, edad o cualquier tipo de discapacidad física o mental.
Artículo anteriorZaka recibe estatus de Consejero Oficial del Comité de ONGs de la ONU
Artículo siguienteIsrael: Mirar hacia arriba