Diario Judío México - Al clausurar el evento “Día Internacional en Memoria de las Víctimas del ”, el presidente de la Comisión Permanente del Congreso de la Unión, Ricardo Anaya Cortés, destacó la importancia de “recordar para no repetir”.

Previamente, el presidente de la Comisión de Relaciones Exteriores, Eloy Cantú Segovia (PRI), indicó que el es el ejemplo que hace recordar la necesidad de actuar en todo momento y sin descanso en contra de la violencia a los derechos humanos y la discriminación.

“La memoria hoy nos invita a encontrar en nuestros valores y principios, la experiencia y motivación para realizar las acciones que nos permitan la paz y la armonía que requerimos para continuar en la construcción y el progreso de una mejor humanidad”, dijo.

Señaló que en los años recientes también ha vivido momentos aciagos de una violencia, por lo que reafirmó el compromiso de la instancia legislativa a su cargo para recuperar la paz, el valor del respeto, y detener y castigar las acciones que vulneran a las personas, hacer cumplir sin excepción la ley y proteger a las víctimas de los delitos.

Refirió que la Organización de la Naciones Unidas (ONU) eligió el 27 de enero como el Día Internacional de Conmemoración en Memoria de las Víctimas del , luego de que en esta fecha, pero de 1945, el ejército soviético liberó el mayor campo de exterminio nazi en Auschwitz, Polonia.

El diputado Agustín Barrios Gómez Segués (PRD) indicó que el objetivo de la conmemoración de las víctimas del es no repetir “esa mancha” en la historia de la humanidad.

“Lo hacemos para mantener vigente el reclamo de los seres humanos que desafortunadamente no ha sido rebasado, es vivir en paz, con tolerancia, entendimiento y hasta compasión entre los seres humanos”, señaló.

La diputada Cristina Ruíz Sandoval (PRI) aseguró que sólo a través de las instituciones democráticas, los consensos y el fortalecimiento del Estado de derecho es posible prevenir que la humanidad vuelva a vivir los horrores del .

Por ello, reafirmó su compromiso de hacer leyes incluyentes y justas que garanticen la protección de los derechos humanos y las libertades políticas, en las que cada ciudadano pueda desarrollarse de manera integral y sin el temor de ser perseguido a causa de su raza, género, credo, lengua, situación social o nacionalidad.

La diputada Adriana González Carrillo (PAN) indicó que desafortunadamente nada garantiza que la humanidad no vuelva a sufrir totalitarismos como el Holocausto, “pero la diferencia estriba en haber aprendido lo más posible sobre cómo prevenirlos y en cierta medida combatirlos, aún antes de que se vuelvan en contra de la humanidad”.

“Nuestra contribución es justamente, como diría el Stanford Research Institute del 2004, sembrar semillas de preocupación y honrar a aquellos hombres quienes, como el diplomático Gilberto Bosques, pueden ser verdaderos modelos de acción humanista”, dijo.

Consideró importante advertir a la gente que hechos como el Holocausto pueden suceder, “que el mal puede desencadenarse, y el odio racial, la violencia y las idolatrías todavía proliferan”.

El embajador de Alemania en , Edmund Duckwitz, señaló que todos los alemanes tienen la responsabilidad colectiva e histórica de recordar para que no se vuelva a repetir un crimen contra la humanidad, tal como fue el Holocausto.

Refirió que después del fin de la Segunda Guerra Mundial, que fue equivalente a la derrota política, económica y moral de Alemania, se logró un nuevo comienzo y ahora la República Federal de Alemania es un Estado de derecho democrático, con extensas garantías para los derechos humanos en la Constitución.

“Nuestra política exterior es pacifica y nos esforzamos en todo el mundo por la defensa de los derechos humanos en contra del racismo”, indicó el funcionario.

Consideró que se debe pasar la memoria de los horrores de esa época a los jóvenes para que no se repitan. Mencionó que en las escuelas alemanas, en las clases de historia, no solamente ocupa un gran espacio la época nazi, sino que los alumnos visitan los campos de concentración en donde fueron cometidos los delitos, por lo que apoyó la iniciativa de educar para no olvidar.

Sin embargo, enfatizó que el hecho de recordar y procesar el pasado no es suficiente, por lo que es necesario una acción decisiva de parte del gobierno y la sociedad, y se pronunció por trabajar juntos “para asegurar que en este mundo no haya más víctimas de crímenes”.

El periodista, Guillermo López Portillo presentó parte de su reportaje “Gilberto Bosques: el hombre que desafió a los nazis”, en el cual describe la vida y obra del cónsul mexicano que en la Segunda Guerra Mundial salvó a miles de personas que huían de la persecución nazi.

Explicó que para elaborar este trabajo periodístico recorrió durante dos semanas lugares de Alemania y Francia y el campo de concentración de Sachsenhausen.

“Me impresionó el tamaño del campo de concentración, un terreno interminable, rodeado por torres de vigilancia donde no más de cinco prisioneros lograron escapar en casi 10 años de funcionamiento; por cierto, está documentado que estuvo por lo menos un mexicano ahí preso. Aquí se diseñó la estructura de control y violencia que se llevaría a cientos de campos de concentración de Europa”, refirió.

En su turno, el presidente del Comité Central de la Comunidad Judía, Salomón Acha, resaltó el valor de las acciones de Gilberto Bosques al otorgar “visas de vida” a familias judías que buscaban escapar de Europa.

Sin embargo, lamentó que mientras seis millones de judíos eran exterminados, de los cuales millón y medio eran niños, “el mundo volteaba la vista a otro lado”.

Agregó que para evitar que vuelvan a suceder eventos similares es necesario sentar las bases para la eliminación del prejuicio y el odio desde la educación, ya que, dijo, “debe promoverse desde ahí la defensa de los derechos humanos para decir nunca más”.

“Evitar repetir la historia”: Steiner, sobreviviente del Holocausto

En su turno, Bedrich Steiner, sobreviviente del Holocausto, indicó que junto con los judíos también fueron asesinados 70 mil gitanos, así como 200 mil discapacitados y enfermos mentales alemanes, además de clérigos, religiosos, masones, homosexuales y liberales. “La palabra Holocausto no existía antes de la Segunda Guerra Mundial”, mencionó.

“Entre 10 y 15 días les tomaba exterminar, dentro de las cámara de gases de los campos de concentración, lo equivalente al cupo del estadio Azteca”, enfatizó.

No obstante, Bedrich Steiner consideró que se han logrado grandes avances para evitar repetir la historia y subrayó que “hoy en día Alemania es el mayor defensor de los derechos humanos en Europa y el mundo”.