Diario Judío México - Aurora Orzechowski Rallo nacida en el DF el 21 de Julio. Estudiante del Colegio Madrid y la Preparatoria 6. Participó en la Guerra de los Seis Días como voluntaria del Ijud Habonim con quienes regreso a hacer su Mejina en 1970 donde fue secuestrada por un terrorista y una vez rescatada decidió, por la experiencia, los heridos, etc. cambiar de ciencias políticas a Fisioterapia la cual estudió en el Instituto Mexicano de Rehabilitación y parte de su entrenamiento fue en el Colegio Médico Militar donde conoció al Doctor Mandoqui, su sobrino Miguel y la capitana Herrera, una de las primeras mujeres en dicho colegio, quienes la convencieron de cambiar y tomar la carrera de Medicina, graduándose como Médico Cirujano en 1978 para placer de su Zeide, el Doctor Antonio Rallo, conocido médico de la comunidad que entre otros logros contó con el de haber creado la sala 18 del Hospital Español (tuberculosis) y el haber introducido la Isoniacid para manejo de esta enfermedad.

La Doctora Orzechowski perdió un riñón y a pesar de eso se gradúa con honores y recibe el Premio Robbins a la mejor alumna de la generación 1978. En 1980 se va a estudiar a Cambridge en 1984 se recibe en Medicina Interna. En Abril de 1985 se integra al equipo del Hospital Humana recertificándose en Mayo de 2010 con dos diplomados, uno en Terapia Familiar Breve y otro en Investigación Científica debido al trabajo que ha estado realizando en el área de control y prevención de VIH y Hepatitis C donde ha alcanzado grandes logros ayudando a muchos pacientes y sobre todo a sus familiares.

En 2013 la Dra. Aurora Orzechowski es nombrada como Subgerente de Servicios Médicos del Banco de México.

Su madre, la Sra. Rallo fue una de las personas que pudieron huir del infierno del holocausto gracias a las visas otorgadas por Gilberto Bósques, Cónsul de Marsella, Francia, durante la Segunda Guerra Mundial.

Las opiniones expresadas aquí representan el punto de vista particular de nuestros periodistas, columnistas y colaboradores y/o agencias informativas y no representan en modo alguno la opinión de diariojudio.com y sus directivos. Si usted difiere con los conceptos vertidos por el autor, puede expresar su opinión enviando su comentario.

SIN COMENTARIOS

Deja tu Comentario

Artículo anterior¿Dónde quedó la bolita?
Artículo siguienteIsrael responderá “con fuerza” si “identifica” un intento de ataque sirio