Diario Judío México - American Hebrew Academy, corre el riesgo de cerrar el año que entra por falta de dinero.

Los alumnos están recaudando fondos para ayudar a los maestros que vivían en la escuela que ya no tienen trabajo ni casa y de ser posible reabrir la escuela.

Carta de Linda Askenazi 

Mi nombre es Linda Askenazi y tengo 16 años. Realmente no se que escribir, es la primera vez que tengo la necesidad de escribir un articulo para un periódico para pedir ayuda.

Se que va a sonar como cualquier otra historia de cualquier niña pasando por la adolescencia, pero prometo que no lo es. Cuando iba solamente en sexto de primaria, empecé a tener problemas de adaptación. No me podía adaptar socialmente, pero mas que eso, me di cuenta que yo no pertenezco a esta comunidad, de la que hoy en día agradezco de tener. Me di cuenta que mi manera de pensar era muy diferente y que no pertenecía. Así que busque otras opciones de escuelas, y después de buscar escuela tras escuela, nunca encontré alguna en la que perteneciera completamente. Eso fue hasta que mi hermano se enteró de esta escuela, American Hebrew Academy, y decidió aplicar. Y fue en febrero de 2015 que supe el lugar en donde pertenecería algún día. Así que mi hermano fue aceptado, y yo decidí esperar. Y esa es la historia de como espere, 4 años, cada día despertando por la mañana y contando cada día y cada minuto para el momento en que seria mi turno. Mi hermano termino quedándose un segundo año, pero mi familia convencida de que regresaría a graduarse a Mexico. Y eso pensamos hasta que tuve un desacuerdo con mi escuela por el proyecto “Shorashim”, es que se invirtió el asunto, y fueron mis papás los que le rogaron a mi hermano que se graduara ahi. Y pues se quedo un tercer año, y yo seguí esperando, pero feliz por la oportunidad que mi hermano estaba teniendo.

Fui al viaje de , cerré este ciclo en Mexico, y en un abrir y cerrar de ojos, ya estaba tratando de descifrar como empacar tanta ropa en una maleta. Y así fue que empezó, viaje y conocí a mucha gente que hoy es mi familia. Gente que no entendía por que yo era la única que no tenia miedo de separarse de su familia, de vivir sola, de empezar una vida de cero. Y así empezó mi año. Y esta escuela me dio lo que había pedido, me dio retos académicos, en clases de siete niños y un maestro. Me dio una identidad judía, y me dio el aprendizaje y el conocimiento de otras culturas dentro de la diaspora judía. Este lugar me dio un campus hermoso, lleno de arboles y ardillas, en donde me convertí en una atleta de tres y una persona madura. Y mas que todo, me dio una familia y un hogar; conocí a estudiantes, mexicanos y extranjeros, que hoy considero hermanos para mi.

Construí relaciones que nunca podré explicar, y no nada mas con los alumnos, pero también con el staff de la escuela. Muchos de ellos se convirtieron en mis mentores y en mis papás, siempre creando este ambiente de amor hacia los alumnos.

Si esto te convence a mandar a algún pariente a esta escuela, te debería de decir también que ya es muy tarde. Hoy, Junio 11 de 2019 a las 10:00 am, recibe un mail informando que ya no habría ciclo escolar 2019-2020. Después de 18 años de luchar por la escuela, este es el momento en que se clausura. Y así es como todos mis planes cayeron. Ya no tomaré AP Studio Art 2D en año que viene, ya no tendré que leer Virginia Woolf para AP Language tampoco. Ya no tengo que hacer ningún tipo de tareas de verano. Ya nunca tomaré AP Chemistry en dos años con mi maestro favorito, ni seré capitana del equipo de Cross Country y mucho menos de Soccer. Ya nunca veré a mis maestros que se convirtieron en mi familia, ni le diré “buenos días” a la señorita de limpieza, que me hacia sentir como en casa. Ya nunca en mi vida veré a las personas con las que viví una oportunidad extraordinaria. Todas estas fantasias se fueron con mis lagrimas. Y ahora me encuentro en Mexico, sin lugar alguno para ir, preguntándome que será de mi.

¿Cuál es el punto de mi triste historia? Como la comunidad que somos, estamos haciendo una recaudación de fondos para tratar de conseguir el dinero necesario para reabrir la escuela por un año mas, para regresarle el sueño a la generación de 2020 de graduarse en AHA, y para regresarle a alumnos como yo algunos pocos de sus sueños. Esa es una meta muy difícil, así que si es que no fuera posible, el dinero recaudado se dará al staff de la escuela que vivía en el campus. Siendo una boarding school, muchos de los maestros viven en la escuela en si, y ahora ya no tienen ni un trabajo ni un hogar. Ellos tampoco tienen lugar a donde ir. Así que les pido de todo corazón que difundan este mensaje, aunque no recaudemos los donativos suficientes, les pido de todo corazón rendir tributo a este lugar, y a estas personas que se sienten perdidas por el mundo.

Espero tomen en consideración y que mi historia les haya tocado el corazón de la manera que la escuela toco el mío.

Que tengan un buen día, firma Linda Askenazi.

American Hebrew academy, piensa cerrar  por falta de dinero. Los alumnos estamos recaudando fondos para  ayudar a los maestros que vivían en la escuela que ya no tienen trabajo ni casa y si es posible tratar de reabrir la escuela

https://www.gofundme.com/save-aha?member=2386350