Diario Judío México - Cada uno de los 33 pintores invitados para crear un cuadro en 1993 para la Colección de pintura de la residencia oficial de tiene una historia diferente que contar.

Recuerdan que, en general, realizaron obras grandes, de diferentes dimensiones. La medida que más se repite es 1.80 por un metro, mientras el cuadro de mayor tamaño es Los volcanes, de Luis Nishizawa, de 2.19 por 4.19 metros. Hay obra figurativa y abstracta.

En entrevista, Manuel Felguérez, cuya obra se titula Suave patria en homenaje al poeta zacatecano Ramón López Velarde, relata que en aquellos años lo buscó ‘‘un encargado de Presidencia”, quien le dio una fecha para entregar el óleo. Incluso le mandaron la tela con las dimensiones ya establecidas (2.19 por 3.24 metros).

El pintor y escultor vio colgado su cuadro ‘‘en el salón López Mateos, donde hacían reuniones, junto al de Luis Nishizawa”. Felguérez estuvo en una cena en el día que mataron al candidato presidencial Luis Donaldo Colosio (23 de marzo de 1994).

Relata: ‘‘De repente dejaron de servir las copas, el presidente Salinas se despidió de nosotros; al llegar a la casa prendimos el radio y nos enteramos de que habían asesinado a Colosio”.

Beatriz Ezban, cuyo óleo en la piel, 1993, mide 1.15 por 2 metros, cuenta que a ella le dieron las medidas. Hizo tres cuadros para que eligieran. ‘‘Se entusiasmaron con el primero, luego con el segundo y también con el tercero, con él que finalmente se quedaron”.

Foto
en la piel, 1993 (al lado), óleo de Beatriz Ezban (quien aparece en la imagen) que está en el segundo nivel de la Casa General Lázaro Cárdenas de , y Sofía vestida como china poblana, 1993, de Julio Galán.Foto cortesía de la artista y tomada del catálogo de la Colección de pinturas de la residencia oficial de

Carlos Salinas de Gortari dejó la presidencia en 1994 y Felguérez no volvió a saber de los cuadros. Años después, en 2010, cuando se inauguró la Galería en el Palacio Nacional varios amigos suyos vieron Suave patria en la exposición 200 años: La patria en construcción. Esta muestra, de más de 530 piezas exhibidas, se montó con motivo de la conmemoración del bicentenario de la Independencia y el centenario de la Revolución. Estuvo abierta al público del 5 de septiembre de 2010 a julio de 2011.

El cuadro de Julio Galán (1959-2006), Sofía vestida como china poblana, 1993, fue exhibido en 2011 en el Museo Nacional de Arte (Munal) en la exposición Los sueños de una nación: un año después 2011. En esa muestra, por cierto, se hacía una fuerte y profunda crítica al sistema político, así como a las utopías planteadas desde el poder, luego de los festejos por el bicentenario de la Independencia de .

La obra de Galán se exhibió en el primer núcleo temático de la exposición, junto a una obra de Nahum B. Zenil, para dar cuenta del modo en el que se ha representado el cuerpo en la conformación de los ideales de nación y patria. Entonces se informó que el acervo incluido en Los sueños de una nación… (unas 130 obras) pertenecían al ‘‘Munal o a colecciones privadas”.

Vicente Rojo, por su parte, también fue invitado a participar en la colección de . Sin embargo, había tenido un problema de salud muy serio y contestó que no podía hacer un trabajo especial. El asunto no quedó allí. ‘‘Después me hablaron –no me acuerdo quién– para preguntar si tenía un cuadro grande ya hecho. Les mandé un díptico de 1.60 por 3.20 metros, Códice abierto VI. Nunca lo vi en , no obstante el cuadro apareció varias veces detrás de Salinas de Gortari en alguna conferencia de prensa”.