Diario Judío México - Con nostalgia fueron despedidos el Rabino Simantob Nigri y la Rabanit Tehila en el Templo Beth Itzjak después de 4 años de brindarnos guía, alegrías, renovacion, luz, juventud y enseñanzas de la Torá.

Vivimos un ambiente festivo donde fueron despedidos con regalos, bailes, buenos deseos y bendiciones hacia su siguiente destino en Perú.

En el evento se dieron cita Rabinos tanto de la Kehila como de otras comunidades, directivos, gobernadores de los templos, amigos y gente del templo, quienes les dedicaron emotivas palabras y buenos deseos para esta nueva etapa en su vida, llenando el salón por completo. Entre los invitados se encontraba el Presidente del Comité Ejecutivo de la Kehile, el Lic. Jorge Landson, el Ing.Benjamín Mendelsberg gobernador del templo Beth Itzjak, el Ing. Moisés Polishuk, el Rabino Shai Froindlich, el Rabino Tuvia Krawchik, el Ing. Roberto Davidsohn, y el Rabino Moisés Chicurel, entre otras personalidades de nuestra vida comunitaria.

Adornó el evento la participación del Coro Rinah quienes nos deleitaron con sus hermosas canciones cerrando con broche de oro con “Simantob, ve mazal tov, ve simantob…” Asimismo se le dio la bienvenida al Rabino entrante Samy Sandler y a su familia.

El Rabino se despidió con unas cálidas palabras y donó al templo la venta de esa noche de su nuevo libro “Atrévete a preguntar” tomo 2 como un gesto de generosidad.

La gente no perdió la oportunidad de pedirle una dedicatoria en los libros adquiridos.

Los despedimos con agradecimiento porque dejaron una huella en cada uno de nosotros y deseandoles mucha suerte y que Hashem cumpla todos sus deseos.

FuenteLa Kehile
Las opiniones expresadas aquí representan el punto de vista particular de nuestros periodistas, columnistas y colaboradores y/o agencias informativas y no representan en modo alguno la opinión de diariojudio.com y sus directivos. Si usted difiere con los conceptos vertidos por el autor, puede expresar su opinión enviando su comentario.

SIN COMENTARIOS

Deja tu Comentario

Artículo anteriorGolf & Arte
Artículo siguienteSopa de fideo a la poblana