Diario Judío México - El profesor José Luis Moure,  Presidente de la Academia, se refirió a sus conocimientos de la lengua judeoespañola que profundizó en su tesis doctoral, y recibió con beneplácito la instauración de este día, abriendo las puertas de esta prestigiosa institución para realizar el  evento.

Se proyectó un video del Presidente de la Real Academia Española, Darío Villanueva, especialmente dedicado a Cidicsef y al Día del Judeoespañol, un saludo que nos sorprendió y emocionó profundamente, tanto a las autoridades como al público presente. Un reconocimiento a la lengua y a los sefardíes que nos llegó al corazón por su reconocimiento a nuestra  cultura, de sensible contenido y por su cálida sencillez.

La visita del Profesor Abraham Haim, Presidente del Consejo de las Cuatro Sinagogas Sefaradíes de Jerusalém,  permitió, con su presencia, ilustrar la permanencia de judíos que hablaron el judeoespañol durante más de 500 años en esa ciudad. Su relato, dedicado a la lengua de Najmánides, quien llegó a Jerusalém en el siglo XIII, y que, desde entonces, se escucha de forma ininterrumpida, todavía hoy, en la intimidad de algunos hogares. El pueblo judío expulsado de España, dijo, enriqueció el idioma agregando palabras de las ciudades en las que convivieron, turco, griego, hebreo, italiano, francés, yugoslavo. Un conmovedor testimonio de su experiencia personal.

Cerró su exposición con el poema de Miguel de Unamuno:

Noble lengua ladinada
Con que lloró Sión,
Y a ti, España la posada
Nido de consolación;
Te apechugaré sin miedo,
Dulce lengua sefardí
La que manaba en Toledo,
Cuna de Yehudá Leví…

Con esta impronta, los panelistas de la jornada,  desplegaron sus exposiciones. Graciela Tevah de Ryba contó como recuerdo personal, el uso del djudeo-espanyol en Villa Crespo, una colorida pintura del barrio a principios del siglo XX, en plena convivencia con inmigrantes de otras regiones, destacando que el judeoespañol facilitó a su familia insertarse en la sociedad porteña, intercambiando cada día expresiones típicas con vecinos de su calle, quienes lo aprendieron para responderles con la alegría que forma parte de sus dichos. La afición por el fútbol, el tango, las canciones españolas, los lugares de diversión y esparcimiento de aquellos años, sumando nombres de los artistas que interpretaron un cancionero inolvidable.

María de Azar, se refirió al refranero sefardí, pilar y esencia de la lengua, que guarda, en frases cortas, sintéticas y rimadas, valiosas enseñanzas. Son advertencias, sentencias o consejos, de fácil comprensión, simples y plenas de sabiduría y humorismo. El refrán, dijo, se formula con tonos a veces burlón, irónico, sarcástico. Refleja los ideales del sefardí, el humor, la fe, las creencias, la superstición, las bendiciones, las maldiciones. Además, los temas de los refranes pertenecen a la vida cotidiana y a la relaciones familiares,  los hay dedicados al Dio, a los hijos, nueras, vecinos, rabinos, a la casa, la mujer, el dinero, la suerte y la comida. Y también sobre los animales, colaboradores en el trabajo de aquellos tiempos, como el asno y el camello.

Esther Cohen de Cohen, recitó  poemas en judeoespañol de Beatriz Mazliah, inspirados en la vida transcurrida en España, como Brindis del djidio en el kamino, Brindemos por muesra kaza, ke deshamos en Toledo, si avoltarán muestros ijos, mozotros no lo veremos. Brindemos para ke el Dio, mos de el aliento i la fuerza, de vivir en tierra ajena, i ainda alavar al sielo. Brindemos por los inyetos, ke de la mano kaminan, ke la tierra ke eyos pisan, sea tierra prometida. Guadra manseba, guadra la yave, i entre tus pechos, dale krianza.

Las canciones a cargo de Déborah Azar, fueron el cierre perfecto para una muestra florida de una lengua sin patria, que habitó en sus portadores, hasta mediados del siglo XX, cuando la Shoá diezmó su población. Hoy la honramos, intentando en la celebración de su día, preservarla y difundirla, pero sabemos que esa  fidelidad al judeoespañol solo es posible en la intimidad de la lengua materna que la nutre como reserva secreta de su propia poesía.

Las opiniones expresadas aquí representan el punto de vista particular de nuestros periodistas, columnistas y colaboradores y/o agencias informativas y no representan en modo alguno la opinión de diariojudio.com y sus directivos. Si usted difiere con los conceptos vertidos por el autor, puede expresar su opinión enviando su comentario.

SIN COMENTARIOS

Deja tu Comentario

Artículo anteriorDesignarán un equipo de fiscales federales para investigar la muerte de Nisman
Artículo siguienteLitvaks Didn’t Suffer Enough to Deserve Lithuanian Citizenship?