Dijo John F. Kennedy: “Si no podemos poner fin a nuestras diferencias, contribuyamos a que el mundo sea un lugar apto para ellas”. En nombre de todos los que conformamos Kadima, queremos felicitar al Colegio CIM-ORT y a su patronato por ser un ejemplo de escuela inclusiva y accesible para los niños con discapacidad al implementar un elevador dentro de sus instalaciones. De manera especial, extendemos la felicitación a Elías Holtz, Alejandro Glatt y Nicole Becker, tres  jóvenes de preparatoria, ahora ex-alumnos, que durante dos años impulsaron un proyecto para hacer de su escuela un lugar accesible para todos. Nos sentimos muy afortunados de saber que cada vez se suman más personas a nuestro compromiso con las personas con discapacidad y su inclusión en la sociedad. Hoy sabemos que si caminamos solos llegaremos más rápido pero si caminamos juntos llegaremos más lejos. Gracias CIM-ORT por caminar con Kadima.

elevador2 elevador3