Diario Judío México - Mira quién habla con Brenda Jaet: Clara Corona De Lau, imagen de fortaleza

Su pasión por la Química la llevó a destacar, no sólo por procurar bienestar, sino ​por su liderazgo

ANÁLISIS. Los hacen 65% mujeres y 35% hombres.

Con Brenda Jaet y gracias al Heraldo de

Z Qué es Biomédica de Referencia? ​

Es un centro de diagnóstico clínico ubicado en Montes Urales 780. Pertenece al sector de servicios de atención a la salud. Es una empresa 100 por ciento mexicana.​

​¿Qué diferencias hay con​ otros laboratorios? ​

Calidad, calidez y servicio, en ese orden. Brindamos asistencia que nos aleja de ser un laboratorio de análisis convencional. Constantemente nos actualizamos con tecnología de vanguardia con la creación de soluciones innovadoras y menos invasivas.​

¿Cuándo se fundó? ​

En 1992, ya hace 27 años. ​

¿Cuántas sucursales tienen? ​

Contamos con 18 en la Ciudad de . En cada uno de nuestros lugares se da un servicio personalizado y con la misma calidad que en nuestro laboratorio central. ​

¿Con cuántos empleados cuentan? ​

Iniciamos con siete fundadores y a la fecha somos 225. Sin duda, el capital humano es lo más importante en mi organización, es con este recurso que logramos nuestros objetivos. ​

¿Cómo surgió la idea de crear Biomédica? ​

En los 90, prevalecía en nuestro país un ambiente de desconfianza en la calidad de los servicios ofrecidos por los laboratorios clínicos, gracias a un deficiente o casi nulo enfoque al cliente.​

¿Es esto tu pasión? ​

Sin lugar a dudas, el laboratorio es mi pasión. Soy afortunada de trabajar en lo que estudié. Desde pequeña me gustó la Biología, me regalaron un microscopio y, desde entonces, me encantaba ver las alas de las moscas. Tener un buen maestro es inspirador; el doctor José Chayet me abrió el panorama del mundo de la ciencia. ​

Además de ser Química Clínica Bióloga eres empresaria, ¿se dio fácil este papel? ​

Es complejo imaginar que una mujer dedicada a la ciencia tuviera la ambición de emprender un negocio. Poco a poco, me di cuenta de que, si quería crecer, debía quitarme la bata y aprender habilidades gerenciales.​

¿Qué disfrutas más, tu faceta de empresaria o de Química? ​

Ambas. Hasta la fecha sigo involucrada en la toma de decisiones estratégicas.​

¿Alguna vez sentiste que ser mujer fue un obstáculo? ​

No, para nada. Tengo 35 años felizmente casada, soy mamá y abuela. Para mí la clave siempre ha sido mantener el equilibrio: la familia, el trabajo y los amigos. ​

¿Cómo definirías tu ética?​

El DNA de nuestro laboratorio está basado en valores y principios universales como la honestidad, el respeto y la integridad. ​

¿Cuál es tu fórmula para ​obtener éxito? ​

Trabajo de forma apasionada y con perseverancia, es la única receta que conozco. ​

¿Cuál es el estudio más ​solicitado? ​

La biometría hemática y estudios de química sanguínea básica, como glucosa, colesterol ​y triglicéridos.

Frase: “Ser mejor para servir mejor”.​