Diario Judío México - TRIBUNA ISRAELITA *

La presencia judía en México tiene una historia que se remonta hacia la conquista española y que perdura a lo largo de los siglos. A pesar de que los primeros inmigrantes judíos al México contemporáneo arriban a principios del siglo XX, no es sino hasta finales de la década de los años 30 en la que surge un ente coordinador y centralizador de las diversas facetas de la vida judía organizada en nuestro país.

Historia

Con las naves de Colón arribaron al Nuevo Mundo corrientes de pensamiento innovadoras. Portadores de una tradición milenaria, los primeros representantes del pueblo judío en América buscaban la posibilidad de practicar su religión y su forma de vida libremente. Sin embargo, muchos fueron víctimas de la inquisición y otros abandonaron sus costumbres, asimilándose por completo. No es sino hasta finales del siglo XIX y principios del XX cuando se inicia una inmigración masiva de judíos, provenientes principalmente de , Turquía y europa oriental, quienes huían de las condiciones de persecución y marginación en las que vivían. Sus deseos de libertad y tolerancia encontraron respuesta en México, una tierra que los acogió con benevolencia y donde hoy en día continúan viviendo en un clima de paz y desarrollo.

Con el paso del tiempo se acrecentó en los inmigrantes la necesidad de organizarse para proporcionar servicios religiosos y educativos con el fin de continuar profesando su fe en el nuevo entorno y de transmitir a las generaciones su legado milenario. Se formaron núcleos comunitarios según los países de origen, ya que los inmigrantes deseaban preservar sus patrones culturales, así como el control sobre sus instituciones. Cada núcleo mantuvo la autonomía en asuntos internos, a pesar de que cooperaba con los demás para la resolución de los problemas comunes.

Debido a los momentos dramáticos por los que atravesaba la judería europea, el 9 de noviembre de 1938, se constituye el Comité Pro Refugiados judíos, antecedente del (CCCJM), la representatividad comunitaria en México. Su nacimiento responde al imperativo de cimentar vínculos y abrir canales de comunicación con las instituciones del México pos-revolucionario. Este Comité fue fundado pocos meses antes del estallido de la Segunda Guerra Mundial y tuvo una destacada actuación, atendiendo en forma eficiente las necesidades de los refugiados de Alemania, Austria y Checoslovaquia que llegaron a un México hospitalario.

En septiembre de 1939, el Comité Pro Refugiados se vio en la impostergable necesidad de convertirse en la representación oficial de la totalidad de la comunidad judía en el país, apremiado por los acontecimientos bélicos en europa. Las autoridades mexicanas, fieles a las grandes tradiciones de liberalismo humanitario, otorgaron todas las facilidades para la creación del CCCJM. Con los años multiplicó y diversificó sus labores, fomentando la activa participación de la colectividad judeo-mexicana en el quehacer nacional. A 81 años de su creación, el CCCJM mantiene su objetivo de representar a toda la comunidad judía de México. Su principal función es la relación con las autoridades a todos los niveles, así como con las fuerzas políticas y sociales del país. A su vez, mantiene estrechos nexos con instituciones y comunidades judías en todo el mundo, particularmente en , Canadá, y Latinoamérica.

 

* Institución de Análisis y Opinión de la Comunidad Judía de México.

FuenteExcélsior
Las opiniones expresadas aquí representan el punto de vista particular de nuestros periodistas, columnistas y colaboradores y/o agencias informativas y no representan en modo alguno la opinión de diariojudio.com y sus directivos. Si usted difiere con los conceptos vertidos por el autor, puede expresar su opinión enviando su comentario.

SIN COMENTARIOS

Deja tu Comentario

A fin de garantizar un intercambio de opiniones respetuoso e interesante, DiarioJudio.com se reserva el derecho a eliminar todos aquellos comentarios que puedan ser considerados difamatorios, vejatorios, insultantes, injuriantes o contrarios a las leyes a estas condiciones. Los comentarios no reflejan la opinión de DiarioJudio.com, sino la de los internautas, y son ellos los únicos responsables de las opiniones vertidas. No se admitirán comentarios con contenido racista, sexista, homófobo, discriminatorio por identidad de género o que insulten a las personas por su nacionalidad, sexo, religión, edad o cualquier tipo de discapacidad física o mental.


Artículo anterior11 de noviembre de 1920: Nace Chaike Belchatowska, luchador en el levantamiento del Ghetto de Varsovia
Artículo siguienteEscuela de Artes Yitzhak Rabin, en Huixquilucan
Noticias, Reportajes, Cobertura de Eventos por nuestro staff editorial, así como artículos recibidos por la redacción para ser republicados en este medio.