Integrantes de la asociación  Víctimas por sus Desaparecidos en Acción del municipio  de Torreón, Coahuila, no  han descansado  para llevar  cabo la búsqueda de sus familiares desaparecidos, casi a diario  acuden con palas y picos a lotes baldíos dónde se han localizado  restos óseos.

Algunos padres de familia que forman parte del Grupo VIDA  han  perdido  sus empleos, ya que no han descansado en la búsqueda de sus seres queridos, quienes han sido víctimas de desapariciones forzadas.

Foto: Sandra Gómez

Se ha recibido un apoyo por parte de la comunidad judía de , que ya había sido otorgado a otros colectivos del país en Sinaloa, Veracruz y en varias partes de la República mexicana, y ahora también a Coahuila, externó Oscar Sánchez, vocero del Grupo VIDA.

Esta asociación, tras recibir apoyo  económico de una asociación civil internacional, decidió emprender un pequeño negocio, para que, además de obtener un ingreso, se pueda tener la facilidad de continuar en esta lucha con el objetivo  de localizar a sus familiares desaparecidos.

Diario Judío México - En palabras de su vocero, Grupo VIDA buscó  la forma de que esto  fuera un proyecto  autosuficiente, que se trabajara y se le diera empleo, por llamarlo de alguna manera, a señoras del grupo que perdieron a sus esposos, cuyos hijos quedaron huérfanos, para que tuvieran una ayuda o un ingreso.

Foto: Sandra Gómez

Las señoras que están trabajando en la fábrica de tortillas del Grupo VIDA reciben un sueldo semanal y eso les ha ayudado para poder seguir con sus búsquedas. Deben trasladarse con su ministerio público para ver el avance de sus casos, comenta Oscar Sánchez.

Hasta el momento han logrado tener una producción de 80 paquetes diarios de 10 tortillas cada uno que son distribuidos en  algunos comercios, para que las mujeres que buscan a sus desaparecidos puedan tener un ingreso extra.

Bibiana Hernández trabaja en la tortillería

Bibiana Hernández, una de las trabajadoras de este sitio, refiere que un 15 de septiembre del año 2015, un grupo de ocho delincuentes fuertemente armados, llegaron a la casa de sus familiares y se llevaron a su mamá, su padrastro, su hermano y su tía.

Ahora con la oportunidad de poder trabajar en este proyecto en dónde seis familias se están viendo beneficiadas, Bibiana refiere que ha logrado ir las veces necesarias al Ministerio Público para ver los avances de la búsqueda de sus seres queridos, de quienes, desde hace nueve años, no se tienen noticias.

Foto: Sandra Gómez
FuenteUnoTV
Las opiniones expresadas aquí representan el punto de vista particular de nuestros periodistas, columnistas y colaboradores y/o agencias informativas y no representan en modo alguno la opinión de diariojudio.com y sus directivos. Si usted difiere con los conceptos vertidos por el autor, puede expresar su opinión enviando su comentario.

SIN COMENTARIOS

Deja tu Comentario

Artículo anteriorUsurpación de la marcha
Artículo siguienteEl pozo invisible