Diario Judío México - Shimon Peres (Z´L), ex presidente y primer ministro de , entre otros cargos, relata en su libro “No hay lugar para sueños chicos” (2017) un pequeño y trascendental evento de su infancia.

“Todavía recuerdo ese poderoso momento. Mis padres me llevaron a la casa de sus amigos, donde un gran grupo ya se había reunido. Un hombre joven acababa de llegar de la Tierra de y estaba deleitando a la multitud con grandes historias de una tierra distante.

Habló del sol interminable y una cultura exótica, un desierto con árboles frutales, judíos que trabajaban con sus manos y peleaban con ellas también.

Cuando terminó, se volvió hacia una caja detrás de él y la levantó para que los reunidos pudieran verla. Hubo un murmullo en la habitación. Hubo una ceremonia para su presentación, una formalidad que sugería que esto ya se había hecho muchas veces. Una por una, cada persona en la habitación eligió un paquete de la caja y quitó delicadamente la envoltura para revelar una naranja de Yaffo madura, recogida directamente del árbol.

Cuando fue mi turno, lento y nervioso de poder hacer algo mal, llevé la naranja a mi nariz, respirando mi primer olor a cítricos. Era verdaderamente, en color, fragancia y sabor, tan extravagante como extraordinario como para que un chico tan joven pueda imaginar. Fue mucho más que una fruta, fue el símbolo de mi esperanza y aspiraciones.”

Unos años antes de que Shimon Peres viva este momento, el Keren Kayemet LeIsrael (KKL) era fundado en 1901 en el marco del Quinto Congreso Sionista en Basilea, con el objetivo de comprar y desarrollar la tierra para el retorno del Pueblo Judío a su tierra ancestral. A lo largo de los años el KKL sembró las semillas fundamentales para construir el actual Estado de .

Es con ese mismo espíritu que hoy trabajamos en el Departamento de Educación de KKL Argentina. Sembramos las primeras semillas con los más chicos de la comunidad comenzando a concientizar sobre el cuidado del medio ambiente, nos volvemos a encontrar unos años después para trazar puentes entre Argentina e aprendiendo sobre sus fuentes de agua y los bosques, invitamos a los chicos a subirse al escenario para mostrarle a todos, a través de la danza, nuestra conexión con en el Festival KKL Li-Laj y luego al comenzar la preparación para el bar/bat mitzvá reflexionamos con ellos sobre las fuentes judías y la ecología.

Unos años más tarde, los que deciden convertirse en líderes, pueden encontrarse con nosotros y obtener herramientas de la Educación Eco-Sionista en diferentes espacios y al finalizar sus cursos muchos llegan a para conocerlo de cerca y en persona.

Los que ya crecieron y vivieron experiencias con el KKL, hoy son nuestros socios para continuar desarrollando este trabajo. Son ellos los que nos ayudan para que podamos acercar los primeros aromas a Israel a los más chicos y los que con sus aportes posibilitan que podamos seguir plantando vida en cada generación.

Sumate como socio, apoya nuestra tarea
Comunicate con nosotros:
[email protected] – (11) 4952-5683

FuenteItongadol
Las opiniones expresadas aquí representan el punto de vista particular de nuestros periodistas, columnistas y colaboradores y/o agencias informativas y no representan en modo alguno la opinión de diariojudio.com y sus directivos. Si usted difiere con los conceptos vertidos por el autor, puede expresar su opinión enviando su comentario.

SIN COMENTARIOS

Deja tu Comentario

Artículo anteriorORT recibirá el premio “Let Freedom Ring”
Artículo siguienteLa primera telenovela en idish se vuelve internacional
Noticias, Reportajes, Cobertura de Eventos por nuestro staff editorial, así como artículos recibidos por la redacción para ser republicados en este medio.