Diario Judío México - Daniel Liwerant nació en en 1945, en el seno de una familia sionista. Sus padres, Raquel y Ezequiel, que emigraron de Polonia a en la década de 1920, fueron prominentes activistas comunitarios en las áreas de educación y beneficencia, y en el movimiento sionista.

Daniel Liwerant estudió en el Colegio Hebreo Tarbut y fue miembro activo del movimiento juvenil Hanoar Hatzioní. A comienzos de la década de 1960 llegó con su familia a , donde su padre se desempeñó como director del Banco Hatzmaut, uno de los primeros proyectos de inversión en de la Comunidad Judía de .

En 1967 se graduó en la Facultad de Derecho de la Universidad Hebrea de Jerusalén (UHJ). Durante esos años en la UHJ, entre 1964 y 1967, activó en organizaciones estudiantiles y fue miembro del Consejo de la Asociación de Estudiantes de .

En 1967 se casó con Judith Bokser, una joven argentina que también estudiaba en la Universidad Hebrea.

En 1968 regresó a para continuar su vida profesional y comunitaria. Primero fue socio fundador y presidente de la Constructora “L” y después de la Constructora “K”. A partir de 1988, esta última empresa diversificó sus áreas de inversión como “Grupo K”, del cual Daniel Liwerant es Director Ejecutivo.

Fiel a la tradición familiar, participó en el desarrollo de sucesivos proyectos de inversión en . De 1976 a 1986 fue miembro del Consejo de Directores del Banco Hatzmaut y del de Fomento Investment Corp. Desde 1986 es Vicepresidente del Consejo de Directores de Isal Investment Corp. -, y también Secretario de la Fundación Fomento Hatzmaut -, dedicada a obras de caridad en .

Comprometido con la vida judía en y con el desarrollo de los lazos entre Israel y la Diáspora, Daniel Liwerant encabezó varios proyectos y desempeñó importantes cargos tanto en aquel país como en la arena internacional. Desde 1983 a 1986 fue miembro del Consejo del Colegio Hebreo Tarbut y Presidente de su Comité de Construcción.

El lugar central que Keren Hayesod y la Agencia Judía ocupaban en su amplia gama de actividades se volvió progresivamente y cada vez más intenso. Así, de 1988 a 1990 fue miembro del Consejo de Keren Hayesod, Vicepresidente de la Campaña y del Grupo Ben-Gurión de Grandes Contribuyentes, y de 1990 a 1994 fue Presidente de Keren Hayesod México. En 1993, Pasó a ser miembro del Gabinete Mundial de Campañas y desde 1995 del Consejo de Fideicomisarios de Keren Hayesod. En ese último año fue nombrado miembro del Consejo de Gobernadores de la Agencia Judía y en 1997 miembro de su Ejecutivo.

Es importante subrayar su creciente participación durante estos años como miembro de la Autoridad Conjunta de Educación Judeo-Sionista de la Agencia Judía y, simultáneamente, como miembro del Consejo de Gobernadores de la Autoridad de Educación [Reshut Hajinuj] en México. Fue en esa función que forjó nuevas relaciones de trabajo entre instituciones financieras y promovió la educación judía, lo que permitió el avance de importantes proyectos en ese ámbito en México.

Además, desde 1995 Daniel Liwerant participó en el Proyecto de Planeamiento Estratégico para reestructurar la Agencia Judía, como Presidente y Co-Presidente del Comité de Objetivos y Prioridades. Asimismo, entre 1995 y 1999 fue miembro del Consejo de Directores de Beit Hatefutsot.

Su labor para intensificar la vida judía en la Diáspora y en Israel cobró impulso en 1997 al asumir el cargo de Presidente del Consejo Mundial de Fideicomisarios de Keren Hayesod, posición que desempeñó durante cuatro años. En ese período Daniel Liwerant encabezó la institución con espíritu de entrega, responsabilidad y encomiable sentido para el trabajo en equipo. Fueron años en los que los retos planteados por la aliá y el rescate de judíos residentes en zonas de peligro exigieron de Keren Hayesod redoblar sus esfuerzos, y fortalecer los lazos de solidaridad y unidad en el mundo judío.

Durante esos años Daniel Liwerant participó en más de 20 simposios, seminarios y conferencias nacionales e internacionales.

Daniel y Judith Liwerant han formado una sólida familia con sus hijos Mark y Gad y sus nueras Orly Zand y Rebeca Zichlin. En reconocimiento a su trayectoria, su firme compromiso con Israel y el mundo judío, y sus sólidos logros, la Universidad Hebrea le otorgó en 1997 el título de Doctor Honoris Causa.

Su Comunidad Beth El de México le concedió en 1999 el Premio Anual de Liderazgo, y en 2002, en Jerusalén, le fue conferido el Premio Israel Goldstein por liderazgo distinguido, la principal distinción de Keren Hayesod.