Diario Judío México - Con el objetivo de revelar desde diferentes ángulos la cultural del pueblo judío, el 42 Festival Aviv Carlos Halpert de Danza Judía y de “REVELACIONES. De lo oculto a lo vidente”, realizó un viaje a través de la Biblia, de nuestros Jaguim, de los cuentos tradicionales y de nuestra tierra Eretz , en donde coreógrafos y bailarines realizaron una introspección de las tradiciones, descubriendo así diferentes momentos trascendentales en la historia.

Durante la primera noche del Festival, Bikurim, los integrantes de KADIMA dieron apertura al evento con una participación especial que llenó el escenario de luces y emoción. El grupo JAVERIM KULAM, a través de la pieza DOS PERSONAS, UNA VERDAD; SOY UNA PERSONA, con la coreografía de Rufino Rojas y Ronit Braverman, lució un luminoso vestuario y acompañado de un excelente equipo de voluntarios, bailó más que una coreografía una idea: No soy ni hombre ni mujer, sólo soy una persona. Entre luces y figuras humanas se creó un cuadro estético en donde los integrantes de Kadima diluyeron las diferencias hasta formar parte de un todo: personas… y nada más.

Asimismo, el excelente trabajo audiovisual de Elías Menessé, la música de David Garrett y el talento de John Lennon, que inspiro a los integrantes de Kadima para acompañar con lenguaje de señas la estremecedora canción Imagine, conformaron una impresionante obra dancística que llegó al corazón de todos los presentes.

Durante el evento, realizado el pasado 1 de marzo en las instalaciones del Centro Deportivo Israelita, los espectadores se conmovieron ante la ejecución de los bailarines en el escenario, interiorizando la idea de que todos podemos ser soñadores y con la esperanza de que algún día tú también te unas para que el mundo viva como uno solo, trabajando por la completa inclusión de las personas con discapacidad.

SIN COMENTARIOS

Leave a Reply

Artículo anteriorFestival Aviv, “Atrás de la danza”
Artículo siguienteMichael Jordan vale un millón

Kadima es una asociación civil que tiene como propósito principal la inclusión y participación activa de niños, jóvenes y adultos con necesidades especiales y/o discapacidad, en cinco diferentes ámbitos: familiar, educativo, laboral, comunitario y social.

Kadima es una institución líder en el área de discapacidad, cuyos objetivos se centran principalmente en defender la equidad, la igualdad de trato y oportunidades, el respeto hacia las diferencias y la libre manifestación de la diversidad.

Su misión es la de promover el crecimiento e independencia para personas de todas las edades con necesidades especiales y/o discapacidad, creando oportunidades de inclusión y participación comunitarias en un marco de dignidad y respeto que les permita alcanzar su máximo potencial, autodeterminación y autonomía personal.