Diario Judío México - La aptitud –desarrollada a temprana edad– para resolver con facilidad operaciones matemáticas que él mismo escribía en el aire llamó la atención de sus padres, quienes acaso no imaginaban que Ernesto Alejandro Lacomba Zamora se convertiría en uno de los científicos más renombrados de en el área de las Ciencias Básicas.

Alumno sobresaliente desde los niveles básicos hasta la culminación de sus estudios profesionales, el profesor-investigador de la Universidad Autónoma Metropolitana (UAM) admite con sencillez: “sí, destaqué en todo y me gustaban otras materias, pero las Matemáticas fueron siempre mis preferidas”.

Fundador del Departamento de Matemáticas de la Unidad Iztapalapa y Profesor Distinguido de esta casa de estudios desde 1991, el doctor Lacomba Zamora fue galardonado a finales de 2007 con el Premio Silvia Torres Castilleja de Ciencias Básicas, en el marco de la convocatoria al Premio Ciudad Capital Heberto Castillo Martínez, que por vez primera otorgó el Instituto de Ciencia y Tecnología del Gobierno del Distrito Federal.

Con ese galardón se reconocen las contribuciones del científico, tanto al desarrollo de las Ciencias Básicas, en particular al conocimiento universal en el campo clásico de la Mecánica Celeste, como en la formación de recursos humanos.

Originario de la ciudad de y egresado de la Escuela de Física y Matemáticas del Instituto Politécnico Nacional (IPN), el Doctor Lacomba Zamora dice no ser un matemático tradicional en virtud de su gusto por la Historia y la Biología.

En un cubículo repleto de libros de especialización y con una computadora que llama “mi laboratorio”, recordó que había decidido ingresar a la Licenciatura de Ingeniería en Comunicaciones Eléctricas y Electrónicas, pero al enterarse de la creación de la carrera de Física y Matemáticas “no dudé en iniciar los trámites para cursar ambos programas”.

En diálogo con Ciencia desde la UAM relató que más tarde se doctoró en Matemáticas por la Universidad de California, en Berkeley, , antes de desempeñarse como profesor e investigador visitante en la Universidad de Brasilia, Brasil.

Más tarde regresó a , donde trabajó un año en la Universidad Nacional Autónoma de , (UNAM) antes de incorporarse como académico del Departamento de Matemáticas de la UAM y de ejercer becas sabáticas en las universidades de Dijon, Francia, y de Barcelona, España.

Sistemas dinámicos y Geometría simpléctica

El trabajo de investigación del doctor Lacomba Zamora tiene dos aspectos muy relacionados. En primer lugar están las aplicaciones de la teoría global de las ecuaciones diferenciales ordinarias –conocidas como sistemas dinámicos– en la Mecánica Celeste y la Mecánica Clásica.

Un segundo aspecto tiene que ver con la práctica de la llamada Geometría Simpléctica en los problemas de la Mecánica, la Termodinámica y los circuitos eléctricos.

En cuanto a la Mecánica Celeste ha estudiado la clasificación de los movimientos posibles en problemas de tres o cuatro cuerpos, lo que conduce al estudio de las colisiones o escapes probables.

En los años últimos ha profundizado en el conocimiento sobre colisiones de tres o cuatro vórtices puntuales en el plano. Ese trabajo consiste en describir qué tipo de movimientos de satélites, cometas y planetas tienen lugar dentro del sistema solar, es decir, si pudiese haber estabilidad o caos, o cuándo existiría la probabilidad de colisión entre dos o más cuerpos. Para esto “usamos esencialmente como herramienta el problema de los N cuerpos”.

Colisiones u órbitas periódicas

El científico estudia también problemas de vórtices –flujos turbulentos en rotación espiral con trayectorias de corriente cerradas– puntuales en fluidos que se mueven en dos direcciones.

En cada punto es viable estudiar la velocidad del fluido y el tipo de ecuaciones diferenciales ordinarias que lo definen, por ejemplo pueden estudiarse vórtices en una esfera, lo cual equivaldría al análisis de los huracanes o los tornados sobre la Tierra.

Tanto en vórtices como en pruebas de N cuerpos interesa saber cuándo podrían registrarse colisiones y cuándo órbitas periódicas que estén girando y pasando por el mismo lugar. Así fue como Kepler llegó a las famosas leyes que llevan su apellido, y a partir de ahí Newton pudo obtener –mediante un proceso de inducción– la Ley de la Gravitación Universal y un modelo para describir los movimientos de los cuerpos celestes.

El interés de Lacomba Zamora por estos temas ha estado presente desde hace muchos años, sobre todo a partir de la época en que realizó sus estudios de doctorado, cuando ingresó a un curso de Topología y Mecánica, que era en esencia la parte matemática de la Mecánica Celeste. Del mismo modo en que los astrónomos se preguntan qué pasa con las galaxias, cómo se originaron éstas y toda la materia que existe, “en el nivel del sistema solar es también importante interrogarnos qué pasó antes de que se formara y qué podría suceder con él en el futuro”, subraya el investigador.

El doctor Lacomba Zamora advirtió que de acuerdo con simulaciones realizadas se sabe que los planetas “más o menos seguirán en sus órbitas y que no registrarán actividades catastróficas en el sentido de que salgan de ellas o choquen unos con otros”.

Satisfacción como científico

Aficionado a leer en sus tiempos libres obras relacionadas con la meditación, escuchar música clásica y salir de excursión al campo, el doctor Lacomba Zamora se torna pensativo al afirmar que su satisfacción más grande como científico es haber formado un grupo de investigación en el Departamento de Matemáticas de la Unidad Iztapalapa, en el que participan además dos colaboradores de la UNAM y del Centro de Investigación y de Estudios Avanzados del IPN.

“Es algo que me llena de satisfacción”, aun cuando lamenta la falta de presupuesto destinado al avance de la ciencia y la formación de científicos jóvenes. Pero advierte que esta situación no debe continuar por mucho tiempo, pues está en juego el desarrollo de .

El Premio Silvia Torres Castilleja se agregó a la lista de galardones que el investigador ha recibido a lo largo de su trayectoria científica, entre los cuales destacan la Mención Honorífica del Premio de Investigación Manuel Noriega Morales en Ciencias Exactas, que confiere la Organización de Estados Americanos; el Premio a la Investigación en Ciencias Básicas e Ingeniería de la UAM, y la Presea Lázaro Cárdenas destinada a los egresados distinguidos del IPN.

Nominado por: Miriam Zachs