Diario Judío México - Con gran satisfacción, “Foro” cumple con el presente ejemplar 19 años de vida, tiempo que -salvo 5 meses de interrupción por causas económicas- se pudieron editar 228 ejemplares con el entusiasmo de más de 60 escritores, siendo su producción desde sus inicios, un verdadero ejemplo para afortunadamente muchas revistas de nuevo y mediano cuño con que cuentan las Comunidades e Instituciones judías en México.

Después de casi un año en que la revista milagrosamente restañó sus heridas financieras, y surgió como el Ave Fénix, gracias a la muy buena disposición y total apoyo de la familia Shteremberg, el futuro de la misma con su cargamento intelectual se encuentra más pavimentado y tranquilo; aunque lo ideal es que la Comunidad Judía de México, haga a un lado de una vez por todas algunos de los prejuicios, que por costumbre y malos entendidos, todavía se encuentran muy arraigados, no obstante los llamados que las Prensas Independiente en cada ejemplar hacen, para contar con mayores suscripciones y anuncios, en beneficio de los propios lectores, y de un sector minoritario como el nuestro, que pueda expresar libremente sus puntos de vista y opiniones, enriqueciendo además el horizonte cultural y el quehacer judío local e internacional.

Infortunada o afortunadamente, los Editores y todos los colaboradores de esas prensas que no cuentan con los respaldos de las comunitarias, pensamos como A. Machado: “que hemos andado muchos caminos y que seguiremos haciéndolo al andar”.

Coincide nuestro aniversario con la celebración de un año nuevo judío, el 5769, otro período que se manifiesta difícil para el entorno internacional y local. Se puede palpar en ambos un muy posible cambio en las políticas que se han estado llevando a cabo con los múltiples tratados de libre comercio; por un lado el proyecto de Barak Obama está en favor de un comercio más equitativo; por el otro a nivel nacional y sobre el mismo tema, en la mayoría de los grandes partidos políticos mexicanos, se vive la ilusión de una renegociación para América del Norte, pues el que está en vigor desde 1994, más que ventajas ha generado mayor pobreza y desempleo, incluso para los socios más fuertes.

La inseguridad es otro de los temas preocupantes en el mundo que estamos viviendo; el terrorismo y el narcotráfico siguen haciendo de las suyas y las medidas, ya de por si molestas para los ciudadanos comunes, al parecer no han tenido los resultados que se esperaban.

Hablando de la nación judía, los problemas subsisten, no obstante algunos compases de relativa tranquilidad, que por medidas políticas impuestas se han logrado, pero aún el reconocimiento de la facción palestina más virulenta, continúa sin esperanza palpable a corto tiempo.

Hemos pasado la celebración de otros juegos olímpicos, de una nación anfitriona, que no obstante su particular problemática en materia de derechos humanos, fue ejemplar para el resto de naciones. Esperamos únicamente que estas buenas actitudes se traduzcan en más ladrillos para la construcción hacia una paz mundial, y no se vuelva a establecer un bloque o una cortina de hierro con sus respectivas armas letales, con que algunos jerarcas todavía sueñan.

A todos ustedes les deseamos un año
lleno de felicidad, y prosperidad.

Las opiniones expresadas aquí representan el punto de vista particular de nuestros periodistas, columnistas y colaboradores y/o agencias informativas y no representan en modo alguno la opinión de diariojudio.com y sus directivos. Si usted difiere con los conceptos vertidos por el autor, puede expresar su opinión enviando su comentario.

SIN COMENTARIOS

Deja tu Comentario

Artículo anteriorEventos del Instituto Cultural México-Israel
Artículo siguienteRaíces: Venecia y París
Noticias, Reportajes, Cobertura de Eventos por nuestro staff editorial, así como artículos recibidos por la redacción para ser republicados en este medio.