Este ciclo escolar me fue otorgada la oportunidad de dar un taller de Primeros Auxilios a los jóvenes de secundaria. El primer bloque que vimos fue el de RCP (reanimación cardio-pulmonar), siguiendo los protocolos que dicta la American Heart Association.

La RCP se puede definir técnicamente como un procedimiento de emergencia para salvar vidas, el cual se utiliza cuando la persona ha dejado de respirar y/o su corazón ha dejado de latir.

En muchas ocasiones a lo largo de nuestra vida nos enfrentamos a situaciones que no sabemos cómo resolver. En algunos de estos casos, el no saber cómo atender estas situaciones no tiene ninguna consecuencia trascendental, sin embargo si esta situación pudiera significar la vida o la muerte de una persona o un ser querido, es cuando tomamos una mayor conciencia de la gran importancia de contar con los conocimientos necesarios para hacerle frente.

Las causas por las que un corazón puede dejar de latir son muchas (asfixia, ahogamiento, ataque cardiaco, descargas eléctricas, accidente cerebrovascular, entre otras), sin embargo, el procedimiento para lograr que esa persona se mantenga con vida en lo que llega la ayuda médica profesional es el mismo, de ahí reside la importancia de que todos como sociedad tomemos conciencia sobre la importancia de saber aplicar la técnica de reanimación cardio-pulmonar.

Distintos estudios a nivel mundial han demostrado que cuando una persona sufre un paro cardio-respiratorio y es atendido de forma inmediata con las técnicas de RCP, se pueden aumentar entre dos y tres veces sus posibilidades de sobrevivir, de ahí que las personas que saben dar RCP pueden marcar la diferencia entre la vida y la muerte.

Estoy muy orgullosa de mis alumnos, del interés que han mostrado, del entusiasmo que muestran por aprender, de la conciencia que han creado sobre la importancia de contar con este tipo de conocimientos para poder hacer frente a una emergencia y de haber entendido que ellos, en un momento dado, gracias a sus conocimientos y su dedicación tienen el potencial de marcar la diferencia en la vida de una persona.

Espero que ninguno de mis 12 muchachos se vea en la necesidad de tener que aplicar lo aquí aprendido, pero de llegar el caso son 12 jóvenes que ahora cuentan con los conocimientos necesarios para poder salvar una vida.

¿y tú, sabrías que hacer?

SIN COMENTARIOS

Deja tu Comentario

A excepción de tu nombre y tu correo electrónico tus datos personales no serán visibles y son opcionales, pero nos ayudan a conocer mejor a nuestro público lector

A fin de garantizar un intercambio de opiniones respetuoso e interesante, DiarioJudio.com se reserva el derecho a eliminar todos aquellos comentarios que puedan ser considerados difamatorios, vejatorios, insultantes, injuriantes o contrarios a las leyes a estas condiciones. Los comentarios no reflejan la opinión de DiarioJudio.com, sino la de los internautas, y son ellos los únicos responsables de las opiniones vertidas. No se admitirán comentarios con contenido racista, sexista, homófobo, discriminatorio por identidad de género o que insulten a las personas por su nacionalidad, sexo, religión, edad o cualquier tipo de discapacidad física o mental.
Artículo anteriorQuien se enoja, como si hiciera idolatría
Artículo siguienteExtraordinario documental de niños de Israel Obra de Gabriel y Moisés Volcovich presente en el Festival de Cine Judío México