Diario Judío México - Pensando en cómo lograr la paz y que el mejor camino es la educación se firmo un importante convenio de colaboración entre los amigos de A.C. y la .

Cabe mencionar que este proyecto conocido como ALIUP está firmado también por universidades como la Anáhuac de i y es la en , la primera Universidad que se adhiere y que se encuentra como diríamos “del otro lado del charco”.

“El camino para la paz es un camino arduo, difícil, de mucho esfuerzo y persistencia; pero, a medida que se sumen los actores y cada quien haga lo que le corresponde, vamos a encontrar los caminos para la paz y la conciliación. Porque la paz requiere atender el problema de la marginación, inclusión y el medio ambiente”.

Es por esto que en un interesante evento, realizado en el centro comunitario de Beth y con la participación del rabino de esa comunidad y que contó con representantes de la comunidad judía de , directivos y presidentes de instituciones así como de las máximas instancias de la embajada de activistas por la paz, el Lic. Francisco Javier Guerra González Vicedirector del Consejo de Proyectos y Coordinador para y el Sr. Jaime Murrow presidente de la Asociación de firmaron este importante acuerdo de colaboración.

La ALIUP está constituida por universidades, institutos superiores de educación, directivos, organismos estatales, organismos internacionales, agencias de acreditación e instancias reguladoras, docentes, líderes juveniles y el sector empresarial.

Su propósito es promover la apreciación de la paz como valor universal, el desarrollo de proyectos, la divulgación de experiencias y creación de redes de instituciones, profesionales y estudiantes que promuevan la cultura de paz y los derechos humanos, así como la creación y desarrollo de una Cátedra Internacional sobre la Cultura de Paz y Valores Universales como ejes transversales en los programas de formación en las instituciones de Educación Superior.

La (TAU) Es el mayor centro de estudios superiores de , y la mayor universidad judía del mundo. Constituye un centro de enseñanza e investigación de la mayor importancia, que comprende nueve facultades, 106 departamentos de enseñanza y 90 institutos de investigación.

Desde una perspectiva de cambios en los paradigmas educativos, sociales y culturales, las naciones hacen votos para que la cultura de la paz, el respeto a la Madre Tierra y la consolidación de la democracia, sean bienes que se fortalezcan al interior de los centros de formación humana como la familia, la
escuela y el trabajo, con el objetivo de proyectar una convivencia plena.

La , con el apoyo de sus voluntarios, genera acciones para el fortalecimiento de los principios y valores universales, y el reconocimiento de la dignidad del ser humano con el fin de fomentar espacios para el entendimiento entre personas de diferentes orígenes, culturas, nacionalidades, creencias y religiones.

Entre sus programas cuenta con Educar para Recordar que tiene como objetivos: fortalecer a través de una educación integral la enseñanza de principios y valores éticos, morales y espirituales; la reflexión y la práctica de acciones de respeto a los derechos universales y la dignidad humana, tomando como base el estudio de la historia del Holocausto y otros genocidios, ya que estos acontecimientos dejaron enseñanzas universales que deben ser transmitidas a las presentes y futuras generaciones, para formar seres humanos que trabajen activamente por la paz de la familia humana.

Las lecciones del pasado dejan enseñanzas vivas para la humanidad; hechos que aunque hayan acontecido en otro continente, permiten a los estudiantes aprender acerca de las consecuencias de la intolerancia, el odio, la discriminación, los prejuicios, los estereotipos, el irrespeto por la vida y la dignidad humana. El reconocimiento de estos hechos permite identificar las señales de alarma ante el surgimiento de Gobiernos, grupos o personas extremistas que realicen estas acciones, las cuales pueden desencadenar un nuevo delito contra la familia humana.

Es una obligación recordar el pasado, concienciando a las presentes generaciones sobre los factores que desencadenaron los diferentes genocidios y las circunstancias que los propiciaron, así como las consecuencias y repercusiones que dejaron en la humanidad. El genocidio es un crimen internacional que debe ser reconocido por todos los Estados, Gobiernos y países, a fin de asegurar el futuro de nuestros pueblos, sobre la base de la justicia, la verdad, la armonía y la equidad.

Educar para Recordar trabaja en cuatro campos de acción:

  • Huellas para no olvidar”
  • Proyecto de Ley “El Holocausto, paradigma del genocidio”
  • Programa Educativo “Educar para Recordar”
  • Cátedra de Derechos Humanos y Holocausto

Por ello es necesario generar sinergias concretas y productivas en el entorno educativo, que fomenten los valores y principios universales relacionados con el respeto a las diferencias en el origen, cultura y creencias.
La (EMAP) es una organización no gubernamental, sin fines de lucro, sin orden religioso, ni subvenciones estatales, solventada por sus voluntarios, cuyo objetivo es fomentar el desarrollo de los valores y principios universales para la defensa de los Derechos
Humanos y el medio ambiente. En la EMAP, la educación de calidad es la vía para construir una sociedad más justa, democrática, incluyente y tolerante,por lo que dichos valores deben permear en la cotidianidad de escuelas y familias.

Entre los proyectos de la EMAP, destaca la Alianza Internacional Universitaria por la Paz (ALIUP), constituida por universidades nacionales e internacionales, directivos, organismos estatales e internacionales, docentes, líderes juveniles y el sector empresarial. y donde ya es parte la .

 

Objetivo general

Construir una cultura de paz a través de la educación de calidad, orientada al desarrollo de competencias profesionales que se fundamenten en principios y valores universales y espirituales, en el respeto y la promoción y protección de los derechos humanos, y en el desarrollo sostenible.

Objetivos específicos

  1. Impulsar en las universidades y centros de enseñanza superior el establecimiento de una educación en valores, que promueva la paz en el ser humano integral y entre las naciones como un bien para el desarrollo de competencias profesionales.
  2. Crear y desarrollar programas educativos que fomenten la solución pacífica de los conflictos y el respeto de los derechos humanos dentro de la enseñanza, investigación y extensión propia de la Educación Superior.
  3. Promover entre las instituciones y profesionales de la Educación Superior una red de intercambio académico, científico y cultural, que desarrollen proyectos y campañas destinadas a la promoción de la paz, educación para el desarrollo sostenible y la felicidad de la familia humana.

La Alianza Internacional de Universidades por la Paz (ALIUP) desarrolla proyectos en el campo institucional, con docentes y estudiantes, aplicados a la extensión universitaria e investigación.