El Festival Internacional de Cine Judío busca reunir donativos y generar ganancias para realizar su edición número 18, prevista para abril de 2021, la cual está en riesgo de no realizarse debido a la pandemia y a la reducción de apoyos culturales por parte del Estado.

Fredel Saed, su directora, realizó este llamado “para no desaparecer como muchos proyectos lo están haciendo en la industria cultural y sobre todo del cine”, dijo en conferencia de prensa.

“Tuvimos años muy buenos donde no nada más teníamos un montón de donativos o patrocinios, también dinero de gobierno. En esta edición del 2020 nos tocó lidiar con ya no recibir recurso público y sumado a eso, para 2021 estamos luchando contra una pandemia que no está en manos de nadie. Entonces ayúdenos”.

Por esta misma situación, el FICJM no podrá desarrollarse en enero como tiene acostumbrado. Se prevé que el encuentro pueda realizarse del 9 al 30 de abril tanto en salas de Cinépolis y la Cineteca Nacional como vía streaming. Sin embargo resulta imposible anunciar su selección oficial debido a que no se han pagado los derechos legales de las películas.

Para realizar su edición número 18, el Festival Internacional de Cine Judío necesita un presupuesto de tres millones de pesos, que se destinan “para pagar las películas, el subtitulado, derechos, transfers, envíos, todo lo que implica el festival”, dijo Fredel Saed.

Una de las formas de apoyar es rentando y reproduciendo las películas que formaron parte en ediciones anteriores y que pueden encontrarse en la plataforma de Cinépolis Klic. Así como realizando donativos o patrocinios a través de la página de internet del encuentro.

Saed recordó que el número 18 es de vital importancia para la comunidad judía, por lo que realizar esta edición tiene un significado particular para el FICJM. “Independientemente de tener la mayoría de edad, para la cultura judía el es un número importante que significa vida. Y queremos sobrevivir y celebrar nuestros primeros 18 años de existencia”.