Diario Judío México - 6678_1
Elías Breeskin nació en 1896 en Yekaterinsolav, una pequeña villa de Ucrania que el día de hoy se ha transformada en la ciudad industrial de Dnipropetrovsk.

Sus primeros años

Elías fue el más joven de tres hermanos, dentro de una familia judía ortodoxa. Sus hermanos mayores fueron gemelos y le llevaban diez años de edad y se les tenía como buenos prospectos para la música clásica. A la edad de 19 años Boris y Daniel viajaron a las montañas del Caúcaso a una presentación de violín. Boris salió sin abrigarse y pescó una pulmonía que le costó la vida. Elías quedó profundamente afectado por la muerte de su hermano. Olga, la madre de Elías, se dio cuenta de que él también tenía talento musical y puso su férrea voluntad en proveerle con la mejor educación musical que pudiera obtenerse en Rusia en ese tiempo.

Las ocasiones en que Elías se refería a su madre eran siempre de manera curiosa. Se refería a ella con una mezcla de emociones y sentimientos encontrados. Un fuerte amor, miedo, admiración, reverencia, todas ellas presentes en su rostro. Su padre era un hombre tranquilo, querido, que había aprendido apropiadamente a no contradecir a su indomable esposa, que pesaba cerca de cien kilos y poseía una fuerte musculatura.

Primeros éxitos

En 1903, poco después del que Elías cumpliera 7 años, su madre lo encomendó a un violinista profesional en el Conservatorio de Cracovia, Polonia. A los 8 años, tocó el Concierto en Mi mayor de Bach y causó sensación. Durante los siguientes dos años, hizo gira por Ucrania y Rusia Occidental en donde también recibió instrucción de Leopold Auer, músico personal del Zar. El joven Elías estaba catalogado como uno de los más grandes prodigios musicales que hubieran existido jamás.

La familia abandonó Rusia debido a la masacre judía conocida como el Pogrom de 1905 en Yekaterinsolav. Viajaron a América y se establecieron en Washington, en los en donde tenían parientes. Antes de abandonar Rusia, Elías había tocado en 1906 para el emperador austro-húngaro Francisco José con un tremendo éxito. En pago a su actuación, el emperador le regaló un enorme anillo con tres rubíes que se quitó de su propia mano para dárselo.

Los

Al arribar la familia a los , Olga buscó financiamiento para la carrera musical de su hijo. Se plantó frente a la Casa Blanca y pidió ver a Edith Roosevelt. Los guardias la ignoraron. Sin darse por vencida, regresó a la puerta día tras día hasta que la Sra. Roosevelt solicitó información acerca de la “babushka”. Olga le contó a la Primera Dama acerca de Elías y preguntó si ella o sus amigos podrían patrocinar la educación musical de su hijo. Después de oírlo tocar, la Sra. Roosevelt accedió a hacerlo y reunieron a un grupo de gente incluyendo Frank Damrosch, quien costeó la educación de Elías en la Juilliard School of Music, en ese tiempo llamada Instituto de Artes Musicales (Institute of Musical Arts). [1]

A principios del Siglo XX, el mejor instructor de violín en Norteamérica era Franz Kneisel. El maestro Kneisel tomó a Elías como su pupilo y tuvo una enorme influencia en su carrera. Después de nueve años en la Juilliard, Elías ganó el premio Loeb en 1915. Una parte del premio era un concierto en el Carnegie Hall, que fue bastante bien recibido. Al día siguiente, los críticos hicieron notar en los diarios la tibieza y la pureza de sus tonos, sus habilidades técnicas y la honestidad y refinamiento de su ejecución.

Edward Schafer, un miembro de la Casa de Bolsa de Nueva York le dio a Elías un Stradivarius Rougemont con un arco Tourte como regalo. Schafer había comprado el violín y el arco a la Compañía Randolph Wurlitzer Company en $16,850 dólares. [2] Elías y el violín se volvieron inseparables por los siguientes diez años. Cuando la bolsa cayó en 1929, Elías regresó el violín a su benefactor para ayudarlo a salir de deudas.

En 1917, Elías se convierte en miembro de la Sinfónica de Nueva York, bajo la dirección de Walter Damrosch. Entre otros miembros de la orquesta se encontraban las futuras superestrellas Mischa Elman, Pablo Casals, y Joseph Hoff. Elías recibió grandes críticas por su ejecución en el Aeolian Hall en Febrero de 1918. [3] Elías se ganó una plaza como acompañante de Enrico Caruso en su gira de 1918. Regresó al Carnegie Hall en Abril de 1919 y fue aclamado por su vigoroso estilo. [4]

Primeros problemas de salud

En 1919, Elías conoció a Adelyn Dohme, la hija del hombre mas rico de los en ese tiempo, propietario de la Dohme Chemical Company, que a la postre se convertiría en la Sharp and Dohme Pharmaceuticals y en 1953 Merck Sharp & Dohme. La familia de Adelyn se oponía rotundamente a su matrimonio, el cual se efectuó en 1920. Juntos procrearon tres hijas, Jean, Gloria, y Dorothy.

En esa época, Elías se volvió patológicamente adicto al juego. Esta adicción le ocasionaría horrendas consecuencias tanto para el como para su familia por el resto de su vida.

Como Director

Elías y Adelyn se asentaron en Nueva York en donde Elías se convirtió en el maestro concertista de la Orquesta del Teatro Capitol. En 1925 pasaría a ser el Director de la Orquesta Sinfónica Minneapolis. Debido a sus deudas de juego, tuvo que dejar Minneapolis y terminó restableciéndose en la Orquesta Sinfónica de Pittsburgh en 1927. [5]

Al cabo de dos años, Elías había adquirido nuevas y enormes deudas de juego y el padre de Adelyn terminó convenciéndola de que terminara con su matrimonio con lo que también terminó la carrera de Elías en Pittsburgh. Adelyn se convertiría mas tarde en la Directora del Museo de Arte de Baltimore. [6]

Como compositor

Cuando Elías volvió a caer en desgracia en Nueva York, compuso Cosmópolis, una pieza descriptiva que de alguna manera hace recordar Las Fuentes de Roma de Ottorino Respighi. En ese tiempo, Elías sufrió una apendicitis que se complico en peritonitis aguda y que puso en peligro su vida. Después de numerosas intervenciones médicas salvó la vida. Al ser dado de alta y despedirse del personal del hospital, le preguntó a Anna, una de las enfermeras como podría agradecerle el haberle salvado la vida, ella respondió: ¡Casándote conmigo!. Anna le dio a Elías dos hijos: John y Eugene, dos años mas tarde.

La Orquesta Sinfónica Hollywood Bowl

Elías fue arreglista y uno de los músicos del Show de Eddie Cantor; mudándose a Hollywood junto con Anna, Gene y John. Llegaron en 1937 a vivir en un maravilloso vecindario, en la misma calle en donde vivía Bob Hope. En ese tiempo había tanto músico desempleado que Elías formó lo que mas tarde sería la Orquesta Sinfónica Hollywood Bowl, y comenzó a escribir música para cine. Su adicción al juego seguía causando estragos y huye a después de haber echado mano de la nómina entera de la orquesta. Eligió a porque no existía aún un tratado de extradición con los . Al enterarse los músicos de que Elías los había estafado, le prepararon un pergamino dando fe de sus dotes musicales y perdonándole en agradecimiento por haber impulsado su carrera. Elías conservó el pergamino colgado en su pared por muchos años. Si embargo, el gesto de perdón de su orquesta en Hollywood y su arrepentimiento por ese hecho fueron más débiles que su afición lúdica.

En

Una vez en se convierte en artista exclusivo de la estación radial XEB, la radiodifusora más antigua del país y compone temas musicales para el cine mexicano, entre los que destacan Ni Sangre ni Arena de Cantinflas.

En 1941, Anna, Gene, y John Breeskin se reúnen con Elías en la Ciudad de , donde se había ya convertido en director musical de la XEW, la estación de radio más importante del país. John Breeskin describe haber estado en un palco del Palacio de Bellas Artes cerca del presidente de viendo a su padre ejecutar El Cascanueces de Tchaikovsky. También recuerda la mansión en la que vivían con varios sirvientes, incluyendo chofer, jardinero, guardaespaldas, cocinero y dos camareras. Sin embargo, una vez mas, toda esa riqueza se la llevaría su adicción al juego.

En prisión

En Mayo de 1945, Elías es arrestado y enviado a prisión como prisionero político debido a sus deudas de juego y por acariciar ideas políticas contrarias a las del gobierno. Fue enviado a las Islas Marías en donde tuvo de compañero de celda a Ramón Mercader, el asesino de León Trotsky. Elías permaneció encarcelado por 13 años.

En este tiempo su matrimonio terminó. Al salir de la cárcel por perdón presidencial, Elías se casó por tercera vez, en esta ocasión con Lena Torres, con quien tuvo una hija, la famosa violinista, actriz y vedette Olga Breeskin y un hijo, Elias Jr. En prisión, Elías escribió el libro La ciudad de los muertos basado en sus experiencias en la cárcel. A su regreso al Palacio de Bellas Artes fue grandemente aclamado.

Su muerte

Elías, quien nunca se molestaba en voltear al cruzar la calle, fue atropellado por un auto resultando con fractura de cadera. Esta le fue remplazada pero se volvió a fracturar y esta vez, su deteriorado cuerpo no pudo albergar más su fuerte espíritu. Murió mientras dormía a causa de una neumonía el viernes 9 de mayo de 1969 a la edad de 73 años.


[1] “Elias Breeskin’s Training”. New York Times. March 18, 1917. http://query.nytimes.com/gst/abstract.html?res=9A06E6DC163AE532A2575BC1A9659C946696D6CF.

[2] “STRADIVARIUS FOR A YOUNG RUSSIAN”. New York Times. March 7, 1917. http://query.nytimes.com/mem/archive-free/pdf?res=9905EEDC123BEE3ABC4F53DFB566838C609EDE.

[3] “Elias Breeskin, Violinist, Reappears”. New York Times. March 1, 1918. http://query.nytimes.com/mem/archive-free/pdf?res=940CE7DA113FE433A25752C0A9659C946996D6CF

[4] “THREE CONCERTS FILL DAY.”. New York Times. April 2, 1919. http://query.nytimes.com/mem/archive-free/pdf?res=9D02E0DE1E3BEE3ABC4A53DFB2668382609EDE.

[5] “A History of Pittsburgh Symphony Orchestra”. Pittsburgh Symphony. http://www.pittsburghsymphony.org/pghsymph.nsf/web/orchestra.html.

[6] “Breeskin, Adelyn Dohme, neé Dohme”. Dictionary of Art Historians. http://www.dictionaryofarthistorians.org/breeskina.htm.