Diario Judío México - Mi bisabuelo Elías, nació en Letichiv, en 1903. Partió para muchos años antes de la Segunda Guerra Mundial. Elias Zack fue el hijo mayor de Benjamín y Jave y fueron sus hermanos Tzipe, Sara e Israel. El negocio familiar en Letichiv era una especie de cafetería-bar de la que se hacían cargo su Elías y su madre, debido a que Benjamín, quien era un hombre muy religioso, se pasaba estudiando todo el día.

Mi bisabuelo perteneció a un grupo juvenil clandestino sionista y su mayor deseo era salir de Letichiv, debido a los constantes progroms y discriminación a que eran objeto debido a su condición de judíos. Junto con un grupo de amigos decide emigrar y emprende camino rumbo a Palestina. Cerca de la frontera con Odessa es encarcelado por problemas con su documentación. Un primo suyo de apellido Gittleman consigue que lo pongan en libertad y lo regresa a su hogar. Después de algún tiempo en Letichiv, la gente comienza a enterarse de que en , el Presidente Calles ha otorgado su anuencia para que la gente pueda emigrar inmediatamente a ese país. Elías partió cuanto antes, llegando a a bordo de un barco el 15 de Septiembre de 1928 al Puerto de Veracruz.

Elías quería traer consigo a toda su familia, pero su padre, siendo tan religioso se rehusó a partir. Sus padres y sus dos hermanas fallecieron dentro de la sinagoga en Yom Kipur, quemados a manos de ucranianos y nazis allá por 1941. Su hermano Israel sobrevivió porque se encontraba sirviendo en el Ejército Rojo muy adentro en el territorio de la ex Unión Soviética. Mi bisabuelo lo trajo consigo en 1960.

En , Elías comenzó trabajando como abonero, vendiendo navajas de rasurar. Cuando el Presidente Pascual Ortiz Rubio prohibió en 1931 el comercio ambulante, abrió un taller de ropa interior, Casa Mil, en la calle de Chile. Mas tarde se asocia con el Sr. Goldsmit y abren El Cedro, una fabrica de encaje.

En 1932 se casa con Sonia Dubovoy con quien tiene cinco hijos: Bertha, Raquel, Celia, Moishe y Jave, mi abuela.

Era un hombre sabio, con un gran corazón quien siempre anteponía a la familia por sobre todas las cosas. En su casa, la familia celebraba todas las “chagim” (festividades religiosas) y esto hacia de su casa el punto de reunión para la familia entera. Ayudaba a quien lo necesitara y siempre estaba abierto a cualquier persona. Era un hombre sin prejuicios.

Como sionista que era, mi bisabuelo viajó a Israel en innumerables ocasiones. En uno de esos viajes tuvo la oportunidad de conocer a Golda Meir, la Primera Ministra. Donaba grandes cantidades de dinero a Israel, y aun después de su muerte siguieron haciéndose donaciones en su nombre a diversas universidades israelíes. Enseñó a su familia a amar a Israel y la importancia de contar con una patria judía.

Gran líder comunitario, ayudó a la comunidad judía de a establecerse, apoyando económicamente a instituciones como el Centro Deportivo Israelita, un centro para las actividades deportivas y culturales, siendo uno de su fundadores y donó la sinagoga Beth Itzjak y la Bnei Akiva, una organización de jóvenes judíos comenzó a hacer reuniones en su casa.

Para mi bisabuelo, la educación era primordial, por lo que se involucró a fondo en la planeación y construcción del Colegio Israelita de , la primera escuela judía en . Todos sus hijos creyeron de igual manera en la importancia de una educación judía; sus hijas fueron maestras ya sea de idish o de hebreo e investigadoras para la Comunidad Ashkenazi.

Elías se mantuvo activo en el Consejo Escolar del Colegio Israelita y de la Yavne. Falleció el 22 de Agosto de 1971 (1 Elul 5731). Sus restos descansan en Jerusalén.


1 COMENTARIO

  1. Pocas personas conocen el alcance de sus esfuerzos por lograr el establecimiento del Estado de Israel. Dio su vida por esta causa, desgraciadamente enferma siendo aún muy joven y muere después. Conoció a todos los líderes que en esa época luchaban por lograr que Israel fuese reconocido. Su historia es como una fábula que llega a las generaciones jóvenes para aprender la importancia de ser reconocidos con una identidad judía plena.

Deja tu Comentario

A fin de garantizar un intercambio de opiniones respetuoso e interesante, DiarioJudio.com se reserva el derecho a eliminar todos aquellos comentarios que puedan ser considerados difamatorios, vejatorios, insultantes, injuriantes o contrarios a las leyes a estas condiciones. Los comentarios no reflejan la opinión de DiarioJudio.com, sino la de los internautas, y son ellos los únicos responsables de las opiniones vertidas. No se admitirán comentarios con contenido racista, sexista, homófobo, discriminatorio por identidad de género o que insulten a las personas por su nacionalidad, sexo, religión, edad o cualquier tipo de discapacidad física o mental.