Las SOFOMES son el centro de la reactivación económica de México, y su crecimiento va ligado a tener un mejor universo empresarial. y nuestro colaborador y amigo Enrique Presburger fue nombrado como nuevo presidente de  ASOFOM (Asociación de Sociedades Financieras de Objeto Múltiple)  que es la asociación más grande de intermediarios financieros en América Latina,

LA ASOFOM ha prestado más de 500 mil millones de pesos a PyMes y personas que no son atendidos por la banca tradicional. 

Enrique Presburguer comentó: "La ASOFOM y sus socios, le apostamos a México" y agregó "agradezco por la confianza, y tener el privilegio de servir."
 
Sobre las Sofomes (Sociedades Financieras de Objeto Múltiple)
En México operan poco más de mil 500 instituciones de este tipo, de acuerdo con datos de la ASOFOM.

Enrique Presburger, quien tomó posesión como presidente nacional el 23 de junio, señaló que durante esta administración, el gobierno federal, a través de la banca de desarrollo, ha preferido entregar de forma directa los apoyos financieros a los mexicanos, en lugar de utilizar estas instituciones, como lo permite la ley, para llevar el dinero a los sectores que lo necesitan.

“Las Sofomes deberían tener mucha mayor participación del fondeo de la banca de desarrollo. Hoy hemos recibido menos recursos y apoyo institucional por parte de ellos. Por el contrario, han empezado a prestarle al consumidor final de manera directa”, aseveró.

Adicionalmente, expresó que estas acciones van en favor de la inclusión financiera del país, que también será importante durante la reactivación económica tras la pandemia.

“Nosotros deberíamos ser más bien el vehículo de la inclusión financiera, y tener un acercamiento mucho más estrecho con la banca de desarrollo, sencillamente porque la inclusión financiera es una de las metas primordiales de este gobierno”, destacó.

Otro obstáculo para la llegada de recursos de la banca de desarrollo a las Sofomes es que se mantiene vigente la figura de las instituciones “no reguladas”, aunque hace más de 10 años cumplen con las normativas correspondientes por parte de la Comisión Nacional Bancaria y de Valores (CNBV), que incluyen procedimientos para prevenir el lavado de dinero.

“Sean pertenecientes a bancos o no, ya todas las Sofomes están reguladas. La regulación es algo que debería quedar claro legalmente, es decir, mayor claridad jurídica para fortalecer a la figura y mayores apoyos en temas de fondeo, porque no podemos captar recursos en general”.

Este último punto ha sido la principal demanda del sector desde hace varios años, pues la banca de desarrollo ha preferido otorgar apoyos o créditos de manera directa, al tiempo que ha reducido los recursos canalizados a las Sofomes.

La banca de desarrollo es un conjunto de instituciones financieras que pertenecen a la administración pública federal, y su labor es promover el financiamiento a proyectos productivos en el país. Algunas de ellas son Nacional Financiera (Nafin), Banobras, o el Banco del Bienestar.

“Más allá de la administración de la Cuatroté, el gobierno en general tiene mucho tiempo sin evolucionar su financiamiento en materia estratégica, y la banca de desarrollo debería ponerse de la vanguardia con la nueva realidad mexicana”, subrayó Presburger.

Recientemente, destacó el presidente de la Asofom, la banca de desarrollo también prefirió otorgar créditos de primera mano a la gente, sin garantías o plazos establecidos. Incluso, consideró, estas instituciones no cuentan con la experiencia necesaria para otorgar financiamientos de manera directa.

  Diariojudio felicita a nuestro colaborador en nuestros diferentes medios y compañero de Mundo Ejecutivo Enrique Presbuerger por este nuevo logro que seguramente traerá enormes beneficios a la ASOFOM y a todo el país

¡Mazl Tov!

SIN COMENTARIOS

Deja tu Comentario

A excepción de tu nombre y tu correo electrónico tus datos personales no serán visibles y son opcionales, pero nos ayudan a conocer mejor a nuestro público lector

A fin de garantizar un intercambio de opiniones respetuoso e interesante, DiarioJudio.com se reserva el derecho a eliminar todos aquellos comentarios que puedan ser considerados difamatorios, vejatorios, insultantes, injuriantes o contrarios a las leyes a estas condiciones. Los comentarios no reflejan la opinión de DiarioJudio.com, sino la de los internautas, y son ellos los únicos responsables de las opiniones vertidas. No se admitirán comentarios con contenido racista, sexista, homófobo, discriminatorio por identidad de género o que insulten a las personas por su nacionalidad, sexo, religión, edad o cualquier tipo de discapacidad física o mental.
Artículo anteriorYa está a la venta "Raíces", una revista única que todos deberíamos leer
Artículo siguienteTimes Square billboard ads shine light on growing anti-Semitism