Diario Judío México - Durante estas semanas en nuestro Gan tratamos que los yeladim adquieran el ambiente del jag y lo vivencien experimentando los minhaguim (costumbres).

Nos encantó llegar al Gan en pijama y todos con sombreros, lentes y pelucas, para ir preparando el ambiente de disfraces para el gran día.

Preparamos oznei haman de chocolate, rashanim y también masejot.

El día tan esperado llegó: . El Gan se llenó de alegría con yeladim disfrazados de bomberos, policías, doctores, payasos, princesas, reyes y mucho más.

Escuchamos la meguilá en el Beth Hakneset y esperamos el momento de oír el nombre de Haman para hacer ruido con nuestros Rashanim, siguiendo la instrucción de semáforo: con el verde hacíamos mucho ruido y con el rojo guardábamos silencio. Cantamos y bailamos acompañados de la guitarra del more Arale y los bajurim.

En el Salón de Usos Múltiples se adaptó físicamente una escenografía para que los niños, con mucha imaginación, se adentraran en la meguilá donde contamos la historia de y la vivimos en verdad.

Pudimos cumplir con las cuatro mitzvot de y aprendimos que todas comienzan con la letra “MEM”. Los yeladim intercambiaron sus mishloaj manot.

Para complementar el jag, los niños se divirtieron brincando en un inflable.

No por casualidad, es el jag que más nos gusta a todos.

¡¡ Sameaj!!