Diario Judío México - El tiene un vasto número de historias de éxito. Ofrece una educación que no sólo exige a sus alumnos explotar su máximo potencial, sino que pone a su disposición todas las herramientas necesarias para lograrlo. Resultado de dichos esfuerzos, son carreras y vidas exitosas de exalumnos que han sabido aprovechar las oportunidades que han tenido. Un excelente ejemplo es Manuel Farca Azani.

Manny se graduó del colegio en el año 2011 con mención honorífica por su destacado desempeño académico. Desde entonces ha cultivado logros en todos los aspectos de su vida. Estudió Ingeniería Industrial en el Tecnológico de Monterrey, en donde también consiguió una mención honorífica tras haber obtenido el promedio más alto, no sólo de su carrera, sino de todas las carreras de su generación. El compromiso que tuvo con sus estudios profesionales también le valió el reconocimiento de CENEVAL por alto desempeño y excelencia académica.

Parte importante de lo que el pretende lograr con sus estudiantes es que sean capaces de trascender fronteras. El arduo trabajo que Manuel ha realizado a lo largo de su vida, lo puso en la mira de una de las consultorías internacionales más importantes, Courtney Consulting, que lo escogió de entre 10,000 candidatos para colaborar con ellos. De igual manera, la Universidad de Harvard lo seleccionó para realizar un estudio y proyecto de logística para mejorar el movimiento del transporte para compañías de abastecimiento como Bimbo y Coca-Cola. Su proyecto fue considerado para su aplicación en la Ciudad de México.

El día de hoy, Manny trabaja en Xanic, una fábrica líder del sector energético. Sus padres, José y Raquel Farca, están orgullosos de lo que ha logrado en su vida personal y profesional.

El está orgulloso de contar con casos de éxito tan destacados a nivel comunitario, nacional e internacional.