Diario Judío México - En días pasados, se llevó cabo la presentación de la obra conmemorativa “100 años de presencia judía en ” del artista plástico Art en la Biblioteca Bloomfield (ספריית הר הצופים למדעי הרוח והחברה ע”ש בלומפילד), The Hebrew University of .

La celebración contó con la participación de la Prof.ª. Ruth Fine, directora del Departamento de Estudios Españoles y Latinoamericanos, y Naomi Alshech, directora de la Biblioteca, así como representantes del cuerpo diplomático, estudiantes, y miembros de la comunidad mexicana en Israel.

Durante su intervención, el embajador Pablo Macedo destacó el simbolismo de esta obra y el reconocimiento a las múltiples contribuciones de la Comunidad Judía  de al quehacer nacional, así como a la profunda amistad entre e Israel.

La obra permanecerá en #exhibición de forma permanente en las instalaciones de la biblioteca, ¡no dejes de visitarla!

Sello postal “100 años de la presencia judía en

Ricardo Pachedo / Crónica – Lo que se busca con estos sellos emitidos por el servicio Postal Mexicano y la Secretaría de Comunicaciones es dar un reconocimiento a las comunidades que han portado algo en bien del país, en este caso a la comunidad judía, refirió a Crónica Reneé Dayán Shabot, directora de Tribuna Israelita.

En el marco de la celebración por los cien años de la presencia judía en , el miércoles 7 de noviembre funcionarios mexicanos del sector comunicaciones y Benjamín Speckman, presidente del comité central de la Comunidad Judía en , encabezaron la ceremonia de cancelación de este timbre postal conmemorativo.

En el acto, el subsecretario de Comunicaciones y Transportes destacó las aportaciones que han tenido los judíos para el desarrollo del país, por lo que, dijo, es justo que y sus instituciones reconozcan la presencia y las contribuciones de esa comunidad. “Nosotros creemos que es algo muy relevante, muy satisfactoria para la comunidad judía que exista este sello”, dijo Dayán. “Es un sincretismo de ambas culturas, de la judía y de la mexicana representada por la menorá que es un candelabro de siete brazos”, refirió. Por su parte, , artista plástico mexicano, quien es el autor del sello postal conmemorativo de la presencia judía en , explicó a este diario que “esto se hizo por medio de un concurso, de donde resultó triunfadora mi obra.

La idea es sintetizar la unión de México con los judíos de este país por medio del gran cactus mexicano y de la menorá.” Esta imagen es muy antigua y tiene una gran significación para los judíos: “es el símbolo de la unión de los pueblos. Menorá es el candelabro de la siete velas o de los siete brazos. Y en realidad tiene una connotación de unión de los pueblos, desde el primer templo de Salomón. Con base en todo este contenido me apoyé en este símbolo.” Ahora bien, si tomamos en cuenta que en un timbre no se puede poner demasiados motivos porque no se ve nada, la obra que plasmó el maestro Katz es muy sencilla, pero profunda en su contenido. “El sello se ve muy claro y se entiende perfectamente qué es. Y tanto la comunidad católica como la judía lo entienden perfectamente. Es una síntesis, un aspecto increíble que resultó muy buena para unir a los dos pueblos, a las dos culturas. Porque nosotros todos somos mexicanos. Nacimos aquí y somos de este país al cien por ciento.”

En cuanto a la técnica para producirlo, se puede decir que es una composición fotomecánica: “yo hice el dibujo y después mi esposa que es Iojeved de Katz me ayudó a hacer la composición en la computadora. Mío es el dibujo y toda la idea. En la computadora hicimos la composición con las cien años de presencia judía en México… Fue un trabajo visual muy bonito.” Un total de 200 mil estampillas es el que se emitirá, con un costo de siete pesos con 50 centavos cada una. Mario Duque, presidente del Consejo Directivo de la Comunidad Ashkenazi, destacó que cuando migraron los judíos de a México a principios del siglo pasado llegaron en busca de libertad, respeto y tolerancia lo cual encontraron de inmediato entre los mexicanos de quienes destacó el gran calor humano que tienen.

En la ceremonia de clausura del sello postal, Duque resaltó las facilidades que encontraron “para integrase al mosaico cultural, practicar y conservar sus principios religiosos y culturales”. Puso énfasis en el esfuerzo de los primeros judíos en México: “iniciaron haciendo los trabajos más humildes y poco a poco comenzaron a formar empresas y crearon fuentes de empleo, contribuyendo a la economía y desarrollo del país. La menorá, candelabro de las siete virtudes Dicen de la menorá los expertos: Las siete velas representan los siete rasgos de carácter basados en las siete Sefirot. Éstas son categorías generales de la naturaleza humana, siete tendencias básicas, siete maneras únicas de relacionarse con la vida.

Tal como cada llama toma infinitas formas, cada tipo se presenta de infinitas maneras. Éstas representan las inclinaciones de cada individuo dentro de las categorías y tipos generales. Cada individuo es así una vela de la menorá, cada alma una luz específica (Zohar II:99b). En la menorá cada brazo representa cualidades del espíritu y cada lámpara encendida sobre cada brazo tiene que ver con una cualidad que ha pasado de estar dormida a transformarse en actos constructivos y luminosos. Al respecto decía el profeta Zejariá: “No con ejército, ni con fuerza, sino con Mi espíritu, ha dicho el Eterno de los Ejércitos.”

Cabe recordar que el brazo central, al cual tendían las llamas de los otros seis caños, representa al Shabbat, el día que cronológicamente culmina la semana pero que espiritualmente equivale a su centro.

En cuanto a su empleo, explica el ritual (Shemot / Éxodo 25:37): “le harás siete lámparas, y las pondrás en alto, para que alumbren hacia adelante.” adelante se entiende el centro, el brazo que equilibra y armoniza toda la estructura”. Y finaliza: “Aquel que ha encendido correctamente sus siete lámparas espirituales, está en un estado de armonía interior y de equilibrio con el prójimo.” Tal es la importancia de la menorá.