Diario Judío México - La actriz cubana de origen canadiense Fanny Kauffman, mejor conocida como “Vitola”, mote con el que destacó en los espectáculos tras su incursión en el Séptimo Arte, con filme clásico del cine mexicano “El rey del barrio”, al lado del comediante Germán Valdés “Tin Tan”, falleció a los 84 años de vida. Fanny Kauffman nació el 11 de abril de 1927 en Toronto, Canadá, pero creció en La Habana, Cuba, donde inició su carrera artística a los ocho años, pues quería ser cantante de ópera, sin embargo, pronto tuvo que abandonar este anhelo, debido su delgadez y gesticulaciones que provocaban la carcajada del público.

Por lo que, mortificada por la actitud de la gente, con apenas 11 años de edad encaminó sus pasos a la actuación, apoyada por sus padres y luego de ganar un concurso para un programa de radio. Años después, tras su llegada a la Ciudad de , incursionó en la escena de la comedia y para 1946 actuó en la película “Se acabaron las mujeres”, dirigida por Ramón Peón, en la que demostró su capacidad histriónica de corte humorístico y explotó su figura física, que le abrió las puertas a múltiples proyectos. Posteriormente, debutó en un pequeño espectáculo teatral, donde un buen día “Tin Tan” fue a verla. El comediante había entrado al Teatro Arbéu de incógnito y de inmediato le ofrecieron un contrato para filmar con él.

“Ah, cómo recuerdo aquel momento en que me propusieron trabajar en `El rey del barrio” (1949). Fue la primera película que `Tin Tan” y yo hicimos juntos y pensar que se volvió un filme clásico del cine mexicano!”, recuerda actualmente la espigada Fanny Kaufman. Así, luego de comenzar a ganarse el reconocimiento de los productores y del público, entre las décadas de los 40 a los 60, vivió la etapa más relevante de su trayectoria, principalmente al lado de Germán Valdés, ya que siguieron numerosos filmes como “Música, mujeres y amor” (1952), “El tesoro del Rey Salomón” (1963) y “Tintansón Crusoe” (1965), entre otras. También, alternó su trabajo con presentaciones teatrales, en su mayoría montajes de cabaret, y frecuentes incursiones en televisión, como en la serie “Estrellas” (1964). Para cine, integró los repartos de “Préstame a tu mujer” (1969), “El valle de los miserables” (1974), “Amor a la mexicana” (1979), “Burlesque” (1980), “El secuestro de Lola” (1985) y “Metiche y encajoso” (1989). Sigue Arrancó.dos.(1989) Sin embargo, poco a poco se alejó de la escena actoral en ; hasta que en la década de los años 70, la actríz consideró que ya no tenía la edad para viajar constantemente y hacer pesadas grabaciones, además de que ya no hacía reír tanto a la gente. En ese sentido, prefirió disfrutar de la vida al lado de su familia, sus hijos, nietos y bisnieta, que aceptar propuestas de trabajo, las cuales, con el tiempo disminuyeron, aunque sí recibió para telenovela, pero actualmente sólo acepta algunas entrevistas, homenajes y cosas sencillas. Fanny Kauffman, uno de los iconos del humor blanco del país, y madre del actor Humberto Elizondo, declaró con nostalgia, en una entrevista anterior, que con el paso del tiempo se ha quedado sin amigos, pues la mayoría “ya partieron” o se encuentran en la Casa del Actor de la Asociación Nacional de Actores (ANDA). En agosto de 2006, “Vitola”, acompañada de Yolanda Montes “Tongolele”, los comediantes Zamorita y Andrés Bustamante, así como la familia Valdés Julián develaron, en la Zona Rosa de la capital del país, la estatua que inmortaliza a Germán Valdés “Tin Tan”. En diversas declaraciones que ha dado a la prensa, la actriz retirada de la actuación acepta que el estrellato no estuvo a su alcance, pero afirma estar conforme con lo que Dios le ha dado, en lo personal y artísticamente.

A “Vitola”, quien afirmó mantenerse vigente por las películas que pasan en la televisión, le satisfijo saber que al igual que el cine mexicano, ella también tuvo “su época de oro”.

Nominado por: Miriam Zachs

FuenteLasNoticiasMexico.com
Las opiniones expresadas aquí representan el punto de vista particular de nuestros periodistas, columnistas y colaboradores y/o agencias informativas y no representan en modo alguno la opinión de diariojudio.com y sus directivos. Si usted difiere con los conceptos vertidos por el autor, puede expresar su opinión enviando su comentario.

SIN COMENTARIOS

Deja tu Comentario

Artículo anteriorEl muro del desprecio
Artículo siguienteEgipto: El Ejército da ultimátum a Morsi de 48 horas