Diario Judío México - Con cantos, danzas y música de , la Compañía de Danza Judía en “Anajnu Veatem” celebró anoche su 40 aniversario en los escenarios, durante una función que ofreció en el Teatro de la Ciudad “Esperanza Iris”, de esta capital.

Con gran júbilo y constantes ovaciones, la agrupación conformada por más de 100 bailarines, y fundada por Carlos Halpert en 1971, presentó 12 números de danza que se vieron acompañados de diversos vestuarios y musicalización.

Ante miembros de la comunidad judía residentes en este país, los bailarines festejaron 40 años de representar, a nivel internacional y con honores, a la cultura judía de .

Con teatro casi lleno, la fiesta comenzó con la participación de siete guitarristas integrantes del grupo musical “Anajnu Veatem”, quienes acompañados por una cantante de la tercera edad, deleitaron a los asistentes con “Shejeyanú” y “Anajnu Veatem”.

Enseguida, se proyectó un video sobre los cuatro primeros meses del inicio de las actividades de la compañía judía, en el que además de exhibir gran material fotográfico de sus primeros bailarines, se dio cuenta de la programación y carteles que ofrecían en la década de los 70 en distintos foros de esta ciudad, el Teatro Casa de la Paz, uno de ellos.

Segundos después apareció la danza y con ello, un grupo de más de 100 bailarines para iniciar la gala dancística con la pieza “Aliya Rishona (de los primeros colonizadores)”, de 1980, con la que se ganaron una fuerte y nutrida ovación.

Dicha pieza, está basada en las tonadas que acompañaban las danzas de los primeros inmigrantes que llegaron a la tierra de provenientes de Europa Oriental.

La velada continuó con “Ayartma” (seducción), una danza de Moy Covalin en la que un grupo de cerca de 40 bailarines, ataviados de color naranja, danzaron al compás de la música persa.

Durante la función, destacó además los constantes cambios de vestuario de parte de los más de 100 bailarines, quines presumieron hermosas prendas coloridas, muy populares de .

Entre las obras, resaltó “Morocco”, del coreógrafo Guillermo Treistman, una pieza acompañada de la música popular marroquí, basada en los ritmos musicales desarrollados por los descendientes de los judíos marroquies que llegaron a a mediados del siglo XX.

Del mismo modo, los asistentes se deleitaron con un “Popurri-2008”, en donde la variedad artística y humana de la familia Anajnu Veatem, quedó plasmada en esta iniciativa escénica que sintetiza las características de la compañía. Con música folclórica judía, la celebración concluyó con “Un poco de lo nuestro”, pieza que está inspirada en la relación amorosa.

Anajnu Veatem integra desde música folclórica hasta contemporánea y su propósito primordial es crear nuevas generaciones de artistas judeomexicanos profundamente comprometidos en este ideal compartido con su doble identidad, y aportarlo hacia el interior y el exterior de su comunidad.

*Lo invitamos a ver videos sobre este evento, oprima aquí.