El jueves 22 de abril falleció en la ciudad de Buenos Aires Diana Rabinovich, eminente psicoanalista y profesora emérita de la Universidad de Buenos Aires. Conocí a Diana en 1960 a sus 17 años, a los 16 ya estaba estudiando en la Facultad. Estudiaban juntas la carrera de psicología ella, Marta Davidovich, que ya era mi pareja y Nidia Madanes, en cuya mansión se reunían a estudiar. Acordamos que yo les enseñaría marxismo y a su vez ellas me enseñarían psicoanálisis. A esas tempranas edades ya transmitían y continuarían en ello el resto de sus vidas. Tres mujeres particularmente inteligentes y estudiosas.

Antes de que Marta con nuestros hijos y yo, en 1976, nos exiliáramos en Madrid en 1975 durante el gobierno de Isabel Perón y López Rega, durante las amenazas de muerte de la Triple A, Diana, su esposo, el editor de Manantial, Carlos de Santos y sus dos hijos, se exiliaron en Caracas. Posteriormente supe que en Caracas fundó el movimiento de orientación lacaniano que daba clases de Lacan y que, desde 1978,  viajaba periódicamente a París, en donde trabó relación con Jacques Lacan y amistad con Jacques-Alain Miller y Judith Lacan Miller. De ahí surgió su invitación a Miller a dar un Seminario y posteriormente a Lacan, quien en julio de 1980, se hizo presente en Caracas y en esa ciudad, fundó la primera Escuela del Campo Freudiano fuera de Francia. Caída la dictadura militar, regresó a Buenos Aires en 1983. Miller delegó en ella la revisión y el establecimiento de los textos en castellano del Seminario I y II de Lacan y la traducción de los Seminarios 7 y 20. Fue doctorada en Psicoanálisis por la Universidad La Sorbonne de París VIII. Por su aporte a la difusión de la cultura francesa fue condecorada por el gobierno de Francia con la Orden al Mérito.

No volví a tener contacto con ella hasta 28 años más tarde, en julio de 1988,  con motivo del Vº Encuentro Internacional del Campo Freudiano en Buenos Aires, en el Alvear Palace Hotel. Estábamos ya todos reunidos en el banquete inaugural y entró rauda, como una diva, con su cabellera rubia, envuelta en tules. Sólo me dio la oportunidad de saludarnos brevemente. Estaban reunidos todos los grupos lacanianos de y América Latina, que habían aceptado la convocatoria de Jacques-Alain Miller. En 1990 Diana se alejó de Miller por discrepar con sus ideas acerca de la organización de una Escuela.  El 3 de enero de 1992 casi todos esos grupos se disolvieron y constituyeron la actual EOL, Escuela de Orientación Lacaniana, que constituye una de las seis escuelas de la AMP, Asociación Mundial de Psicoanálisis. Lógicamente, Diana y su grupo no participaron.

SIN COMENTARIOS

Deja tu Comentario

A excepción de tu nombre y tu correo electrónico tus datos personales no serán visibles y son opcionales, pero nos ayudan a conocer mejor a nuestro público lector