Diario Judío México - El ajedrez es un juego de destreza mental en el que el cerebro se agiliza y se vuelve más dinámico. Este juego tiene un fuerte impacto en el desarrollo de habilidades intelectuales y permite entrenar al pensamiento.

Como sociedad, muchas veces subestimamos las habilidades de una persona con discapacidad y no nos damos cuenta de que pueden realizar actividades igual que cualquier persona y que sólo necesitan las herramientas necesarias para lograrlo.

La Escuela Nacional de Ajedrez (ESNAJ) ha impulsado la participación de personas con discapacidad intelectual en actividades recreativas que impliquen educar una inteligencia activa y sana. Es por esto que se convocó al Primer Encuentro Ajedrecístico de Educación Especial, en el cual participaron integrantes de Kadima A.C., del Colegio Lancaster y de Comunidad Down A.C. el pasado 17 de mayo de 2012.

Los integrantes de Kadima sorprendieron con su gran habilidad para este juego de destreza mental, obteniendo primeros, segundos y terceros lugares.

¡Muchas felicidades!

Mauricio Venguer – Primer Lugar

Mario Schimelmitz y Estrella Tawil – Segundo lugar

Meyrav Ashkenazi y León Pimentel – Tercer lugar

Las opiniones expresadas aquí representan el punto de vista particular de nuestros periodistas, columnistas y colaboradores y/o agencias informativas y no representan en modo alguno la opinión de diariojudio.com y sus directivos. Si usted difiere con los conceptos vertidos por el autor, puede expresar su opinión enviando su comentario.

SIN COMENTARIOS

Deja tu Comentario

Artículo anteriorDescanse en paz el Sr. Sergio Besquin Volov Z”L
Artículo siguienteYad Vashem y la Compañía Ferroviaria de Francia investigarán la deportación de judíos franceses durante la Shoá

Kadima es una asociación civil que tiene como propósito principal la inclusión y participación activa de niños, jóvenes y adultos con necesidades especiales y/o discapacidad, en cinco diferentes ámbitos: familiar, educativo, laboral, comunitario y social.

Kadima es una institución líder en el área de discapacidad, cuyos objetivos se centran principalmente en defender la equidad, la igualdad de trato y oportunidades, el respeto hacia las diferencias y la libre manifestación de la diversidad.

Su misión es la de promover el crecimiento e independencia para personas de todas las edades con necesidades especiales y/o discapacidad, creando oportunidades de inclusión y participación comunitarias en un marco de dignidad y respeto que les permita alcanzar su máximo potencial, autodeterminación y autonomía personal.